Los factores que tensionan la búsqueda de un acuerdo

El ministro de Hacienda, Ignacio Briones. Foto: Dedvi Missene

El rol que jugarán los economistas en este trabajo y algunas propuestas que han comenzado a surgir han provocado fricciones y cuestionamientos cruzados entre el gobierno, la oposición y Chile Vamos. El plan para enfrentar las consecuencias de la pandemia ya tiene sus primeras trabas.




La resistencia opositora al grupo de técnicos

A través de distintos llamados telefónicos, los presidentes de la oposición le hicieron saber este martes al ministro del Interior, Gonzalo Blumel, de su molestia hacia su par de Hacienda, Ignacio Briones. Las alarmas se habían encendido al interior de la centroizquierda luego de que se conociera que el jefe de las finanzas públicas había comenzado un trabajo paralelo a las negociaciones políticas en torno al plan de emergencia para enfrentar la pandemia con un grupo de técnicos y economistas, pese a que el sector ya había advertido su postura contraria a esa idea.

El tema ya había tensionado las negociaciones entre el oficialismo y la oposición, a tal punto que este martes el Partido Radical anunció que se restaría del diálogo que se está llevando a cabo en las comisiones de Hacienda del Congreso. Según la colectividad, Briones no estaría respetando el diseño de trabajo que acordaron el viernes pasado los timoneles desde la UDI al Frente Amplio, en conjunto con Blumel y el ministro de Desarrollo Social, Sebastián Sichel.

“El ministro Briones quiere imponer la forma, los temas y los límites sin respetar los acuerdos adoptados (...). En estas condiciones pierde sentido participar”, sostuvo el timonel radical, Carlos Maldonado.

No obstante, en la centroizquierda aseguran que, más allá de los cambios en el diseño, la presencia de los técnicos -como Rodrigo Valdés (PPD), Juan Andrés Fontaine o el expresidente del Banco Central Vittorio Corbo, entre otros- podría dificultar la negociación con el oficialismo.

Esto, debido a que el ministro habría elegido a los miembros “con el dedo” y que, además, estaría buscando “imponer” sus visiones sobre los posibles proyectos, al ser este un grupo “inclinado” hacia la derecha. Todo esto, dicen en la oposición, ha generado “desconfianza” hacia la figura de Briones y respecto de un eventual acuerdo con el Ejecutivo. “El gobierno está jugando con la paciencia de la oposición”, aseguraba este martes un líder del sector.

En ese sentido, otros dirigentes aseguran que en ese grupo consideran la propuesta del Colegio Médico -documento que cuenta con un respaldo mayoritario- como “el máximo” para efectos de la negociación, mientras que desde la oposición han insistido en que ese trabajo se debe tomar como la base “mínima” de las conversaciones.

Con todo, se espera que la noche de este martes los representantes opositores de la instancia negociadora plantearan su incomodidad directamente al ministro Briones, en lo que sería su segunda reunión de trabajo.

El alcance del plan y las nuevas propuestas

Es uno de los elementos que han complicado consensuar una postura común en el oficialismo desde antes del llamado del Presidente Sebastián Piñera a un acuerdo. Hasta dónde se puede avanzar en medidas -y con el factor latente de la crisis social desatada en octubre- ha generado una suerte de “bandos” en la centroderecha: quienes han impulsado un pacto social amplio, como el timonel de RN, Mario Desbordes, y quienes siempre vieron eso con distancia, principalmente en la UDI, pero también en sectores RN.

Los presidentes de RN, la UDI y Evópoli. Foto: Mario Téllez

Y pese a que la convocatoria del Mandatario terminó siendo para lograr un plan acotado, la tensión en ese sector no ha desaparecido. La opción de incluir medidas como la extensión del posnatal y la condonación de las deudas del CAE -esta última promovida por RN- ha vuelto a friccionar las relaciones en Chile Vamos, y entre esa coalición y el gobierno.

Este martes, de hecho, desde la UDI y Evópoli salieron al paso de la última iniciativa promovida por Desbordes y pidieron no “entorpecer” el acuerdo ni “desviar” el foco. La presidenta UDI, Jacqueline van Rysselberghe, dijo a La Tercera que “empezar a poner temas como ese conlleva una serie de situaciones que lo que hacen es entorpecer el acuerdo”. A su juicio, “cualquier otra cosa atenta contra el espíritu” del pacto que se busca. “Tomamos un acuerdo de restringir esto a la emergencia y a la reactivación. Todos los otros temas, que son súper importantes y que no pueden quedar de lado, los veremos, pero después”, enfatizó.

En la misma línea, el timonel de Evópoli, Hernán Larraín Matte, sostuvo que “hay muchos temas que son importantes, pero tenemos una emergencia, estamos construyendo un diálogo y debemos hacernos cargo de la pandemia y sus efectos económicos y sociales; por lo tanto, y después de ver el Imacec, no nos desviemos en lo fundamental”.

En paralelo, los ministros Ignacio Briones y Raúl Figueroa salían a cerrar la puerta a incluir lo del CAE, lo que generó una fuerte molestia en RN. Si bien también surgieron algunas aprensiones en miembros de ese partido, también provocó un respaldo entre varios senadores y diputados de RN que cuestionaron al Ejecutivo. Y a eso se plegaron desde la oposición, apoyando esa propuesta y presionando para que sea parte de la discusión, pese a la resistencia del gobierno.

El propio Desbordes, además, dijo que “no es el ministro (Briones) quien decide qué se discute”. Y lanzó otro cuestionamiento: “Me sorprende la generosidad que hay para abrir la billetera en ayuda de grandes empresas y que no esté la misma disposición” para atender el endeudamiento estudiantil.

Comenta