Los guiños a la campaña del NO en video por el Rechazo a nueva Constitución

Figuras como Javiera Parada, la senadora Ximena Rincón y el exconvencional Felipe Harboe aparecen en la pieza audiovisual.


La campaña que permitió el triunfo del NO en el plebiscito de 1988 es la “piedra angular” del marketing político en Chile. Un himno pegajoso, un arcoíris como símbolo, gente sonriente y un Santiago a pesar de todo colorido, la misma ciudad que Silvio Rodríguez había descrito como “acorralada por símbolos de invierno”, definieron la franja electoral ganadora.

En abril de este año la exjefa de la campaña presidencial de Ignacio Briones, Javiera Parada lanzó una iniciativa que buscaba que a la comisión de Armonización de la Convención Constitucional otorgara la facultad de “modificar y mejorar” el borrador de nueva Constitución con la intención de que el texto pudiera convocar “a una amplia mayoría”.

La campaña se denominó “Una que nos una”.

Con el texto definitivo, los impulsores de la iniciativa optaron por hacer campaña en favor del Rechazo.

Esta jornada divulgaron un video en el que se aprecian una serie de guiños a la campaña del NO, para respaldar la opción de rechazar la propuesta de nueva Constitución el próximo 4 de septiembre.

En la pieza audiovisual se alude la emblemática toma de Joaquín Astaburuaga bailando en el puente Racamalac, frente a la calle Condell y se recuerda con una voz en off al plebiscito de hace casi 34 años.

“Hoy volvemos a decir que no para tener la Constitución que Chile merece”, dice la voz en off mientras se ve cruzando un puente sobre el río Mapocho a un grupo de personas sonrientes, con Javiera Parada, la senadora Ximena Rincón y el exconvencional Felipe Harboe a la cabeza y el cerro San Cristóbal de fondo.

Luego se ve una animación digital de un arcoíris y cierra el video de 30 segundos con el logo multicolor de “Una que nos una” con dos manos en lo que parece ser un saludo.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Imperdibles




El análisis se basa en 489 estudios de poblaciones de hormigas que abarcan todos los continentes donde habitan estos insectos.