Los primeros acercamientos para un acuerdo transversal sobre Sistema Político en la Convención

De manera inédita se reunieron ayer los colectivos desde la izquierda a la derecha en una cita que se extendió por casi cinco horas para transparentar sus posturas con miras a alcanzar a un acuerdo tras el fracaso del informe de la comisión de Sistema Político. El entendimiento entre los sectores es considerado el más relevante para la elaboración de una nueva Constitución. En la jornada se evaluó, entre otras materias, que la segunda cámara que reemplazará al Senado se denomine Cámara de las Regiones o Congreso Regional en vez de territorial.




Hasta la casa central de la Universidad de Chile llegaron este miércoles en la mañana los integrantes de la comisión de Sistema Político. La cita fue la primera, de carácter extraordinario, tras el fracaso del informe en la votación del viernes pasado -el que es considerado de manera transversal por los expertos y convencionales como el más relevante para la propuesta de una nueva Constitución y que es clave para que no fracase el proceso-, y donde solo se aprobaron tres de 95 artículos.

Así, el encuentro -que duró cerca de cinco horas y que tuvo entremedio una pausa-, fue el primero en el que participaron, de manera inédita, los convencionales de la derecha con miras a intentar alcanzar un amplio consenso antes del sábado, día en el cual deben presentar las indicaciones al texto original para incluirlas en el informe de reemplazo que tiene que estar listo a más tardar el próximo 2 de abril.

La antesala de la cita estuvo marcada por diálogos informales entre los colectivos y algunas reuniones por separado. Pero también por una serie de recriminaciones cruzadas entre los distintos grupos, principalmente, entre el Colectivo Socialista y el Colectivo del Apruebo versus el Frente Amplio y Chile Digno, los cuales previamente, en febrero, alcanzaron un acuerdo base que contemplaba mantener el régimen presidencialista y crear un Congreso Plurinacional y un Consejo Territorial, que reemplazaría al Senado. Junto con eso, se agregarían las figuras del vicepresidente de la República y el ministro de gobierno.

Sin embargo, según argumentaron convencionales del FA y de Chile Digno, el acuerdo no se respetó, lo que anticipó el fracaso de la comisión ante el pleno el pasado viernes.

La reunión, según presentes, fue franca porque todos expusieron, sin filtros, sus posturas y transparentaron cuáles son sus “líneas rojas” para continuar avanzando en un eventual acuerdo.

Fue el coordinador de la comisión, Ricardo Montero (Colectivo Socialista), quien convocó la cita y abrió la conversación, poniendo énfasis en la necesidad de llegar a un acuerdo debido al riesgo de quedarse sin una nueva Constitución. Algo similar ya había dicho el domingo en un programa de televisión.

Tras su intervención cada colectivo planteó sus posturas. Quienes conocieron el tenor de la conversación sostienen que se dio una suerte de consenso para la mantención de un sistema presidencialismo atenuado y que -debido a la situación contra reloj en que se encuentran- el camino más viable sería un bicameralismo asimétrico. Pero lo cierto, según presentes, es que continuaron las diferencias.

Según las mismas versiones, Fernando Atria (Frente Amplio) planteó la idea de no encasillar con una definición la estructura del Poder Legislativo, sin embargo, no concitó apoyo de los presentes quienes instaron a que había que marcar una preferencia entre bicameralismo asimétrico o unicameralismo.

El FA y el PC insistieron -de acuerdo a varios presentes- en que la segunda cámara que reemplazará al Senado tenga solo atribuciones relativas a las regiones. Sin embargo, el Colectivo Socialista, del Apruebo y la derecha fueron enfáticos en plantear que debe tener más facultades, entre ellas, que pueda revisar normativas de carácter constitucional. También se abordó la posibilidad de que se denomine Cámara de las Regiones o Congreso Regional en vez de territorial.

Respecto al Ejecutivo también existen diferentes posturas centradas particularmente en la figura que acompañaría al Presidente de la República. Hasta ahora la opción que hay sobre la mesa es la de un vicepresidente, elegido al mismo tiempo que el Mandatario, y un ministro de gobierno, que se designa una vez electo el Jefe de Estado, constituyendo una triada que dirige el Ejecutivo. En la reunión de este jueves hubo coincidencia en la inviabilidad de mantener esta figura. Así, el FA siguió defendiendo la figura del ministro, mientras la derecha y el colectivo socialista insisten en que éste debería eliminarse y mantenerse sólo el vicepresidente.

El convencional Fuad Chahin (Colectivo del Apruebo) aseguró que “hay que resolver es cuál es la figura que acompañaría al presidente de la República. Está claro que no pueden ser tres. Hay que optar entre vicepresidente, ministro de gobierno o ninguno de los dos”.

Un tercer punto no menor que dificulta un consenso, según comentaban algunos convencionales, es que desde colectivos como Movimientos Sociales y Pueblo Constituyente reiteraron lo fundamental que es para ellos que existan “movimientos políticos” que equiparen a los partidos, que incluso podrían participar en elecciones de representación popular.

Las primeras reacciones

Una vez de vuelta en el ex Congreso, algunos de los convencionales compartieron sus impresiones sobre la reunión. El consenso es que fue una instancia positiva, en que no se lograron hacer propuestas, pero sí sincerar posturas.

El convencional Maximiliano Hurtado (Colectivo Socialista) dijo que “es un ejercicio valioso, donde la mayoría fuimos capaces de transparentar nuestras posiciones”. De todas formas, advirtió que la conversación aún es preliminar, pero que marca un paso para avanzar en “una propuesta que sea coherente”.

Además, sobre la posibilidad de presentar alguna indicación que lleve las firmas de todos los colectivos -como pasó en la comisión de Forma de Estado, por ejemplo-, Hurtado añadió: “Esa decisión es de cada uno de los colectivos y de los convencionales, pero por cierto la invitación fue amplia, realizada desde la coordinación de la comisión. Y acudimos todos los colectivos a ese llamado”.

Marcela Cubillos (Un Chile Unido), por su parte, afirmó que fue “una buena reunión, en la que nosotros reiteramos lo que ha sido nuestra actitud desde el inicio, que es nuestra disposición a votar a favor y apoyar aquellas iniciativas que compartimos, independiente de qué colectivo sea el que las proponga”

Sobre esto último, de hecho, en enero de este año los representantes de la derecha en la comisión de Sistema Político votaron a favor de propuestas del PC en materias de régimen presidencial, así como también lo hicieron con la iniciativa del PS de un Congreso bicameral.

Su par, Hernán Larraín Matte (RN-Evópoli-IND) sostuvo, por su parte, que “lo que pasó el viernes fue durísimo. Ojalá se pueda construir un buen acuerdo. Es cierto también que hay puntos donde no hay convergencia, pero queda hasta el sábado y yo creo que hay voluntad para construir un buen sistema”.

Como sea, los distintos colectivos reconocen que están contra el tiempo y que deberán decidir qué temas están dispuestos a ceder y cuáles no. Por lo mismo, hasta el cierre de esta edición, concluía una una segunda reunión en el ex Congreso de todos los integrantes de la comisión, salvo la UDI, que se excusó pero transmitió que Larraín Matte los representaba.

Según comentan algunos de los asistentes, se habría llegado al consenso sobre llamar Congreso de Diputadas y Diputadas a la cámara de representación política y Congreso de las regiones a la cámara territorial. En tanto, también habría acuerdo sobre que la segunda cámara tenga iniciativa legislativa.

Se espera que continúen los diálogos y que ocurran algunos encuentros bilaterales entre convencionales, así como también que los coordinadores de la comisión citen a un nuevo encuentro entre todos.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.