“Nueva normalidad”: La apuesta del gobierno en la mira del oficialismo

Piñera se sumó ayer al comité político ampliado que se realizó, de manera virtual, con Chile Vamos.

En Chile Vamos criticaron la estrategia y apuntaron a señales contradictorias. Así, pidieron no caer en triunfalismos. Piñera participó del comité político, en el que defendió las medidas, pero admitió un “error” por cómo se anunció el regreso de funcionarios públicos al trabajo presencial.




“¿Me puedo juntar con un grupo de amigos a tomar un café? Probablemente sí. Con unos pocos amigos, con un distanciamiento social”.

Con estas palabras, la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, aludió ayer a la nueva estrategia y apuesta del gobierno, que bautizaron como “nueva normalidad”, para enfrentar la pandemia del coronavirus.

Las nuevas medidas impulsadas por el Presidente Sebastián Piñera contemplan el retorno gradual a las clases escolares; reapertura del comercio, y regreso de los funcionarios públicos a trabajar de manera presencial. Y todas ellas han generado críticas no solo de la oposición, sino que también del oficialismo, que ha puesto en la mira el diseño aplicado por el gobierno. En ambos sectores hay varios dirigentes, de hecho, que advierten que se está cayendo en un triunfalismo, mientras que otros señalan que se está priorizando lo económico en desmedro de la salud de las personas.

En La Moneda se defienden, pero reconocen que existe un dilema para enfrentar la pandemia y que es “una ecuación difícil” de resolver, porque deben ser capaces de mantener la economía andando y, a la vez, resguardar la salud.

Como sea, esta estrategia del Ejecutivo contrasta con las proyecciones que el propio gobierno había hecho en los días previos, respecto a que “lo peor está por venir” y en relación al endurecimiento de medidas: uso de mascarillas en lugares públicos que sean cerrados y continuar con el “distanciamiento social”.

De hecho, el viernes pasado el ministro de Salud, Jaime Mañalich, dijo que “nosotros hemos calculado que en la primera ola debería afectar más o menos al 5% de la población chilena (...); la segunda ola puede comprometer al 20% de la población”.

En el gobierno, sin embargo, afirman que Piñera está convencido de que se está haciendo una buena gestión de la crisis y que los niveles de contagio serán menos de lo esperado. Y este factor fue planteado ayer por el Mandatario durante el comité político ampliado con Chile Vamos, cita en la que usualmente no participa.

En el encuentro -realizado de manera virtual-, el Jefe de Estado justificó las medidas impulsadas. Según presentes, transmitió que se está cerca de alcanzar el peak de contagio, que desde mayo la curva debería empezar a bajar y que, por lo mismo, eso de que “lo peor está por venir”, ya no sería así.

En ese sentido, Piñera recalcó en la cita que ya están cerca de que la cantidad de infectados sea igual a la de recuperados. Esto último, incluso, lo reforzó posteriormente en público, al señalar: “Estamos muy cerca de llegar a un momento en que el número de nuevos contagiados va a ser igual al número de recuperados. Por tanto, el número de enfermos por coronavirus se va a estabilizar y va a empezar a caer”. Y agregó: “Tenemos que aprender a compatibilizar la protección de nuestra salud con la protección de nuestros trabajos”.

En ese sentido, en la cita con Chile Vamos, el Jefe de Estado sostuvo que deben acostumbrarse a la “nueva normalidad”, la que durará -planteó- hasta fines del próximo año. Así, destacó que no puede ser que ante la peor crisis en años los funcionarios públicos estén en sus casas. Además, recalcó que habrá seis meses muy complejos en materia económica y de desempleo, por lo que planteó que tenían que prepararse y mantener activo a ese sector. Finalmente, según quienes participaron de la conversación, Piñera dijo que su pronóstico es que en octubre el problema, justamente, sea el desempleo y no lo relacionado a la pandemia.

Críticas oficialistas

Luego de la intervención de Piñera, dirigentes de Chile Vamos criticaron la estrategia de La Moneda. Si bien transmitieron que estaban de acuerdo con el fondo, recalcaron que se comunicó mal, sobre todo, lo relativo al regreso de los funcionarios públicos.

Según presentes, la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, transmitió que el gobierno no puede tener mensajes contradictorios: por un lado decir que se va a llegar al peak de la enfermedad y, por otro, querer avanzar de un día para otro en normalizar el trabajo de los funcionarios públicos y, menos aún, hacerlo a través de una circular.

“Tiene que ser un proceso para no generar una falsa sensación en la comunidad que puede transformarse en un boomerang”, dijo Van Rysselberghe tras la cita, mientras que su par de Evópoli, Hernán Larraín, afirmó que “estamos disponibles para evitar que cosas como las que ocurrieron con la información sobre los funcionarios públicos o el regreso de clases se vuelvan a repetir”.

En la reunión, el diputado Sebastián Torrealba (RN) insistió en que no se debe caer en triunfalismos, lo que fue respaldado por otros asistentes. Sobre esto, el presidente del PRI, Rodrigo Caramori, dijo: “Hay una delgada línea que existe entre asumir y reconocer los avances que hemos tenido y pasar a un triunfalismo (...). Se tiene que comunicar mejor cada meta que se logra y ponerla en perspectiva con lo que se tiene que avanzar, por ejemplo, el retorno a la nueva normalidad en cuanto al retorno al trabajo presencial y a las clases”.

El Mandatario, en todo caso, según las mismas fuentes, reconoció que hubo un “error” y afirmó que el tema se pudo hacer de mejor manera.

Una vez que Piñera ya se había retirado del comité político, el presidente de RN, Mario Desbordes, realizó -dicen los asistentes- una de las intervenciones más duras y criticó el manejo del Presidente y del gobierno.

El dirigente hizo hincapié en que no les podía ocurrir lo mismo que a Nueva York, en el sentido de que se aceleren los plazos de flexibilizar las medidas y exista un rebrote que genere caos.

El titular del Interior, Gonzalo Blumel, acogió el cuestionamiento e insistió en la unidad de la coalición. Además, pidió emplazar a la oposición, haciendo hincapié en que, a su juicio, critican todo lo que hace el gobierno.

Comenta