Partido Republicano anuncia acusación constitucional contra ministra Siches y tensiona a la derecha

Diputados del Partido Republicano.

El partido de José Antonio Kast aseguró ayer que presentará un libelo contra la titular de Interior, desmarcándose de esta manera de la estrategia adoptada por Chile Vamos, que ha optado por ser una oposición "más constructiva". La ofensiva generó malestar entre parlamentarios RN, la UDI y Evópoli, quienes intentaron, sin éxito, frenar el anuncio del partido encabezado por el senador Rojo Edwards.




Una reunión de bancada tuvieron este martes los diputados del Partido Republicano, fundado por el expresidenciable José Antonio Kast. En el encuentro, los legisladores tomaron una definición que hace días les venía rondando: acusar constitucionalmente a la ministra del Interior, Izkia Siches.

La secretaria de Estado llevaba días siendo cuestionada por el manejo de su cartera. Temas como la falsa denuncia que hizo sobre un avión que iba a expulsar a migrantes y que supuestamente volvió con todos sus pasajeros y un fallido viaje a Temucuicui la tenían bajo la mira de esa colectividad.

En concreto, según señalaron desde la bancada a La Tercera, se acusará a la jefa de gabinete de “haber comprometido gravemente el honor o la seguridad de la nación, por infringir la Constitución y las leyes, y por haberlas dejado sin ejecución”. Una decisión que posteriormente fue anunciada, en un punto de prensa en el Congreso en Valparaíso, por el diputado Luis Sánchez, quien estuvo acompañado de toda la bancada republicana.

“Esto que tengo en mis manos es una bala loca”, dijo Sánchez junto a un proyectil, para luego agregar que “esto es producto de la inacción, del actuar de este gobierno y de la ministra del Interior, que se han negado reiteradamente a aplicar y hacer aplicar el derecho en nuestro país”.

Para concretar una acusación constitucional se requieren 10 firmas, por lo que el partido tiene los patrocinios requeridos, considerando que cuentan con 15 parlamentarios que integran la bancada.

Libelo tensiona a la derecha

Fue en la mañana que los Republicanos se juntaron con los jefes de bancadas de Chile Vamos: Jorge Alessandri (UDI), Francisco Undurraga (Evópoli) y Andrés Longton (RN). En la reunión, los parlamentarios intentaron persuadir al Partido Republicano de que una acusación constitucional en estos momentos no era adecuada.

Esto, porque este miércoles, en la sesión de sala, se verá la acusación constitucional que un grupo de parlamentarios -principalmente del PDG- está impulsando contra el excanciller Andrés Allamand (RN), por lo que el libelo podría incentivar a la izquierda a apoyar esta acción acusatoria. En ese sentido, en Chile Vamos transmitieron que el libelo contra Siches podría haberse postergado hasta que se resolviera el de Allamand, o esperar hasta después de la próxima semana, que es distrital.

Así, en la cita, Chile Vamos les ofreció a los republicanos otro tipo de acciones acusatorias, por ejemplo, una interpelación a Siches o contra otra secretaria de Estado, como la titular de Desarrollo Social, Jeanette Vega, quien afirmó que en Chile “existen los presos políticos”.

La acusación constitucional generó malestar, porque, además, rompió con la estrategia de Chile Vamos de ser una “oposición constructiva” y diferenciarse de la izquierda que, durante el gobierno de Sebastián Piñera, impulsó varios libelos, incluyendo dos contra el exmandatario. Además, se dio en momentos en que en la derecha se debatía si endurecer el tono contra el gobierno o no, lo que finalmente se ha transformado en un dilema para el sector.

En ese escenario, también hizo gestiones el presidente de la UDI, Javier Macaya, y su par de RN, Francisco Chahuán. Ambos hablaron con el timonel del Partido Republicano, Rojo Edwards, para intentar frenar la ofensiva. De hecho, en la derecha algunos parlamentarios transmitían que Edwards no estaba de acuerdo con empujar el libelo.

Pese a las tratativas, Chile Vamos fracasó y solo ganó tiempo, ya que la acusación en un principio iba a ser anunciada ayer por la mañana, algo que finalmente los Republicanos desistieron. Con todo, después del almuerzo de bancada, el Partido Republicano insistió con la idea. Votaron entre los diputados y finalmente la decisión fue comunicada a la opinión pública.

De todas formas, la duda sobre si empujar la ofensiva se mantuvo hasta último minuto. La bancada iba a anunciar la decisión a las cinco de la tarde, y luego de que algunos diputados bajaran para dar el punto de prensa y se fotografiaran con afiches, toda la bancada regresó a sus oficinas para seguir discutiendo el tema. En ese momento, existía incertidumbre sobre si finalmente iban o no a presentar la acción. De hecho, en esos momentos hubo intercambios de palabras entre Guillermo Ramírez (UDI) con el jefe de bancada del Partido Republicano, Cristóbal Urruticoechea.

Así, mientras los republicanos anunciaban la acción acusatoria, en Chile Vamos escuchaban el punto de prensa y manifestaban su desacuerdo. “Es un error”, le comentaba el diputado Juan Antonio Coloma (UDI) a su par Sofía Cid (RN) en los pasillos del Congreso.

En el sector, además, existía molestia porque la acción no fue consensuada con las bancadas de la coalición.

El libelo requiere de la mayoría de los diputados en sala para deducir la cuestión previa, por lo que los republicanos también necesitarán de los votos de sus pares de Chile Vamos. En este bloque reconocían que una vez que se viera en el hemiciclo la acción acusatoria, los parlamentarios de derecha estarían presionados para votar para que se acuse a Siches.

Como sea, también llamó la atención entre algunos parlamentarios que el anuncio se hiciera sin tener el escrito redactado, algo que presentarán después de la semana distrital. En el punto de prensa del anuncio, algunos diputados republicanos fueron incapaces de decir cuál de las causales contempladas en la Constitución para las acusaciones constitucionales eran las que estaban convocando.

“Hemos conversado con Chile Vamos, ellos tienen su posición, nosotros la nuestra y se verá dentro de la sala la posición de ellos ante Chile y sus votantes (...) Han tenido una posición muy cambiante, que no genera mucho espacio para la confianza respecto de estos temas y por eso hemos preferido presentar la acusación por nuestra cuenta”, dijo sobre las diferencias Sánchez.

No es la única arremetida fiscalizadora que ha tensionado a la derecha, ya que anteriormente los republicanos habían anunciado una interpelación contra Siches, pero en esa oportunidad tampoco contaron con el apoyo de la UDI, RN ni de Evópoli.

Diferencias internas

No pasó desapercibido que en el punto de prensa fuera el diputado Luis Sánchez quien anunciara la acusación contra Siches, y no el jefe de bancada del partido. En la derecha se comentaba que, al interior del Partido Republicano, no había total acuerdo en impulsar el libelo.

Al ser consultado por esto, Urruticoechea dijo que “la bancada del Partido Republicano tiene una sola voz, y esa voz dice que estamos todos de acuerdo”. Sin embargo, sobre si iba a aportar con su firma para la acusación, añadió: “Veremos quién interpela y quién firma”.

Sobre el mismo punto, el diputado republicano Mauricio Ojeda reconoció que “como bancada de Republicanos, y como todo ser humano, tenemos nuestras propias diferencias. Esas diferencias acostumbramos a conversarlas en casa. Como bien dice el dicho, la ropa sucia se lava en casa”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.