La refriega en la derecha por subir o no el tono en contra del gobierno

Foto: Leonardo Rubilar/Agencia Uno.

En Chile Vamos ha recrudecido el debate interno sobre cómo enfrentar a La Moneda y qué tipo de oposición ser. Varios son conscientes que se les puede criticar por ser "pasivos" frente al Ejecutivo y no empujar una agenda fiscalizadora. Por lo mismo, algunos parlamentarios están presionando para que el sector tome una posición más dura y avance con interpelaciones o acusaciones constitucionales.




“Es hora de comenzar a arremeter”. Con esas palabras, un diputado de RN resumía ayer parte del debate que se ha instalado en la derecha en los últimos días: Si ya es momento de endurecerse como oposición frente al gobierno del Presidente Gabriel Boric, o si todavía es prematuro. El análisis se profundizó en el sector luego de que la ministra de Desarrollo Social, Jeanette Vega, dijera el domingo en Tolerancia Cero que en Chile “existen los presos políticos”. Esto porque en Chile Vamos comenzaron a cuestionarse si se debían aplicar nuevas estrategias como oposición para enfrentar al Ejecutivo, tales como las interpelaciones o acusaciones constitucionales.

En un principio en la derecha la idea era ser una “oposición constructiva” para marcar un contraste con el rol que tuvo la izquierda cuando Sebastián Piñera era Presidente. En ese sentido, en Chile Vamos recalcaban que la estrategia era que el gobierno siguiera cometiendo errores propios sin que la oposición interviniera. Sin embargo, luego de una seguidilla de autogoles -como la falsa denuncia de la ministra del Interior sobre un avión de migrantes o la incapacidad de la ministra de Justicia de calificar a Celestino Córdova como autor de un homicidio- en un sector de la derecha comenzaron las dudas.

Así, varios calculan que no avanzar en una línea “más dura” les podría jugar en contra, y temen que se les critique por ser una oposición con una actitud “pasiva” frente a La Moneda. Esto, dado que todos los errores del gobierno han sido cometidos por ellos mismos y no gracias a una labor fiscalizadora de la oposición.

El tema ha sido discutido, en más de una oportunidad, durante los almuerzos de bancada de Chile Vamos, en conversaciones de pasillo e, incluso, en los grupos de WhatsApp que comparten los legisladores. Pero este lunes, el debate volvió con fuerza tras los dichos de Vega. “Es hora de comenzar a arremeter, así como lo hicieron ellos, con interpelaciones y acusaciones constitucionales. Se están juntando demasiadas cosas en el gobierno como para estar pasivos y hay que juntarse las fuerzas políticas de distintos partidos para ver de qué manera pasamos a otro estado”, dijo el diputado Miguel Mellado (RN).

Con Mellado también se identifican otros legisladores RN que apuestan por ser más firmes con La Moneda, entre ellos, Camila Flores, Jorge Rathgeb y José Miguel Castro. Sin embargo, en la otra vereda están aquellos que buscan fiscalizar con “mesura” y actuar con proporcionalidad. Ahí, el argumento principal es mantener la estrategia de dejar que el gobierno siga cometiendo “autoerrores”.

En esa vereda se encuentran principalmente las directivas presididas por Javier Macaya (UDI), Francisco Chahuán (RN) y Luz Poblete (Evópoli); y los jefes de bancada Jorge Alessandri (UDI), Andrés Longton (RN) y Francisco Undurraga (Evópoli). Todos ellos, dicen en el sector, apuestan a seguir promoviendo a una derecha “preocupada por la gente”.

En ese sentido, Undurraga señaló que “siempre vamos a poner a la gente por delante. El problema no es la ineficiencia e ineptitud del gobierno, sino que cómo ayudamos a la gente a salir de esta crisis económica y de seguridad que hoy día estamos viviendo”.

Asimismo, algunos parlamentarios del sector sostienen que las interpelaciones y las acusaciones no son buena idea, porque pueden conseguir el efecto contrario al deseado: Que el oficialismo se una, y que los ministros cuestionados terminen generando empatía en la gente. “No podemos andar victimizando a los ministros y subsecretarios todavía. No sería buena estrategia”, manifestó el diputado Juan Manuel Fuenzalida (UDI).

Los primeros pasos para endurecer la ofensiva

Pese a las intenciones de algunos en el sector, debido a las diferencias internas que tienen para enfrentar al gobierno, no ha habido muchas acciones concretas y el endurecimiento todavía no ha despegado con fuerza. De todas formas, algunos en Chile Vamos comenzaron a dar los primeros pasos en esa línea.

Luego de los dichos de Vega, la derecha primero promovió ayer una sesión especial para abordar el tema este martes en el Congreso en Valparaíso, mientras que por la tarde anunció una comisión investigadora para recabar información, entre otras materias, sobre la concesión de permisos de parte de Gendarmería a algunos condenados como Celestino Córdova. Será en esa instancia, dicen fuentes de RN, donde se podría citar a la ministra Vega para que explique sus declaraciones.

Previamente en el sector habían promovido otros hitos fiscalizadores de menor relevancia política, como el envío de oficios, citaciones a comisiones del Congreso e ingresos de requerimientos a la Contraloría.

De esta manera, los parlamentarios del sector que están empujando estas acciones apuestan a ir endureciendo la ofensiva. Así, algunos creen, por ejemplo, que hay méritos para una eventual interpelación o acusación constitucional contra la ministra Siches. Además, advierten que existe mucha presión de las bases de las colectividades para que tomen acciones concretas, y que, si no lo hacen, podrían terminar pagando un costo político.

En la derecha, otros que se encuentran en la línea dura son los integrantes del Partido Republicano. En esa colectividad, liderada por el Rojo Edwards, intentaron, en marzo pasado, empujar una interpelación en contra de la jefa de gabinete, sin embargo, no consiguió los apoyos necesarios para concretarla.

El diputado de ese comité, Leonidas Romero, aseguró que, “a título personal, creo que la oposición ha sido demasiado débil respecto de los chascarros y las actuaciones de los ministros del gobierno. Yo no compartí muchas cosas de lo que hizo Sebastián Piñera, pero la oposición ahí fue terrible. No dejaron gobernar prácticamente. Actuaron en forma desmedida. Nosotros hemos sido bastante cobardes en ese sentido”.

Su par, Cristián Araya, en tanto, sostuvo que “espero que Chile Vamos sea más firme con el gobierno y que respalden nuestra interpelación a la ministra Siches. Inexplicablemente han dilatado su respaldo”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.