Presidente del Senado dice que "es urgente cambiar el Tribunal Constitucional" tras decisión por libertades condicionales

CarlosMontesWEB

Carlos Montes.

Carlos Montes (PS) valoró que dos de los tres puntos cuestionados Chile Vamos fueran rechazados, pero lamentó que haya declarado inconstitucional el arrepentimiento. Parlamentarios de oposición también rechazaron que el TC haya decidido acoger uno de los puntos cuestionados.




"Es urgente cambiar el Tribunal Constitucional". De esta forma el presidente del Senado, Carlos Montes (PS) se refirió al fallo del Tribunal Constitucional (TC) de rechazar los requerimientos presentados por parlamentarios de Chile Vamos respecto al proyecto de libertades condicionales, pero declarar inconstitucional la exigencia de arrepentimiento para condenados por DD.HH.

"Dos de los tres puntos que este Congreso aprobó en la discusión parlamentaria se ganaron, además de la retroactividad de los mismos, cuestión esencial para la aplicación de justicia. La colaboración, particularmente, es un requisito que rompe pactos de silencio que obstaculizan las investigaciones. Lamentamos que el TC haya declarado inconstitucional el arrepentimiento, pues priva de un elemento fundamental para asegurar que hechos de esta naturaleza nunca más vuelvan a repetirse en el país", sostuvo Montes.

Cabe recordar que un abogado del Senado expuso los puntos de la Cámara ante el TC en la fase de alegatos de la causa.

La diputada del Frente Amplio, Claudia Mix se mostró satisfecha por la decisión del tribunal, pero respecto a la incontitucionalidad de la exigencia de arrepentimiento sostuvo que "es una señal a la UDI para evitar que siga haciéndole daño a nuestra democracia. No podemos poner en riesgo las instituciones por sostener un sesgo ideológico que afecta a nuestro país durante décadas".

Para Karina Oliva, presidenta de Poder, "la decisión del TC nos parece razonable y es lo que corresponde. La tercera cámara no puede estar al servicio de quienes quieren instaurar la cultura de la impunidad y el negacionismo en el país".

Mientras que Tomás Hirsh sostuvo que "me parece un grave retroceso que el TC declare inconstitucional la necesidad de arrepentimiento para la libertad condicional a violadores de DD.HH.".

El senador y miembro de la comisión de Constitución, Alfonso De Urresti (PS), señaló que "este proyecto no persigue venganza, sino hacer justicia y entender que con este tipo de criminales y en este tipo de delitos de lesa humanidad tiene que haber un estándar mayor. Nos parece pésimo que el TC, nuevamente en el marco de su actuación como tercera cámara, tuerza la voluntad soberana del Congreso, eliminando el requisito de arrepentimiento, fundamental para una efectiva reparación a las víctimas y a la sociedad".

Su par, José Miguel Insulza declaró, por su parte que "el TC ha dejado en claro que los requisitos para la libertad condicional quedan establecidos también para casos anteriores, como aquellos ocurridos durante la dictadura militar. Este pronunciamiento es esencial, porque sin esa interpretación, la ley se transformaba en una declaración de intenciones, sin dar una respuesta a la historia reciente de nuestro país. Pero no nos parece la eliminación del requisito de arrepentimiento. Creemos que ese es un punto de partida necesario para cualquier tipo de libertad en el caso de crímenes de lesa humanidad".

El senador Felipe Harboe (PPD), aseguró que "era previsible, aunque lamentable el fallo del TC. Sabíamos que la mayoría política que compone ese tribunal iba a estar a favor de los condenados por violaciones a los DD.HH. Eso era evidente. Pero más allá de lo fallado, no pudieron evitar que lo hecho por el Congreso, que es aumentar los requisitos para que un condenado por violación DD.HH. pueda optar a beneficios de libertad condicional, exista".

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Habitantes de la playa de Pingtan, el lugar más cercano de China a Taiwán, expresaron sus esperanzas de ver la unificación pero de manera pacífica, luego de que aumentaran las tensiones tras la visita de Nancy Pelosi a la isla.