Presidente Piñera interrumpe vacaciones y encabeza reunión telemática con gremios de Tarapacá para abordar políticas migratorias y de seguridad en la región

El gobierno -a través del ministro del Interior, Rodrigo Delgado, quien viajó a Iquique- presentó un plan para reforzar el trabajo policial en distintas zonas, además de un aumento de recursos para el Ministerio Público. Participaron representantes de gremios, trabajadores del transporte y la Zofri, autoridades de gobierno y de las policías. En la víspera, la situación en Iquique había tensionado a las autoridades del Ejecutivo y de la administración entrante de Gabriel Boric.


Tras las marchas contra la delincuencia y la migración irregular que se desarrollaron el sábado en Alto Hospicio y el domingo en Iquique, además del paro que tuvo lugar en la capital de Tarapacá el lunes, en demanda de acciones para controlar la situación, el Presidente Sebastián Piñera hizo un alto en sus vacaciones para encabezar este martes un encuentro telemático y abordar el tema.

Así, lideró una reunión de coordinación en la que participación del ministro de Interior y Seguridad Pública, Rodrigo Delgado -quien viajó a la zona durante la jornada-, la subsecretaria de Prevención del Delito, María José Gómez, el delegado presidencial regional de Tarapacá, Miguel Ángel Quezada y los generales de Carabineros Esteban Díaz y Enrique Monrás.

En representación de los gremios y agrupaciones asistieron Marcelo Acuña, director de la Asociación de Transporte; Harold González, presidente de la Federación Regional de Transporte Tarapacá; Jorge Michel Daved, vicepresidente de la Federación Regional de Transporte Tarapacá; Nolberto Muñoz, presidente Federación de la agrupación Taxis “FERETAC”; Marco Torres, presidente Sindicato Cargadores Zofri; Issa Sayed Jaafar, presidente Asociación Gremial Zofri y Joaquín Bezares Fuentealba, presidente de la Asociación de Taxistas de la región.

Dentro de los puntos principales del acuerdo alcanzado en la instancia destacan la presencia de una mayor dotación de Carabineros en la zona; patrullajes e intervenciones en barrios de mayor conflicto; inicio de capacitaciones para implementar a la brevedad la reconducción de migrantes según lo establece la nueva Ley de Migraciones; y un aumento de recursos para el Ministerio Público de la región.

Esta dotación de Carabineros tendría un total de 80 uniformados extra en la zona. Se sumarían otros policías de civil en el lugar para hacer control migratorio en las ciudades, detalló Delgado tras la cita.

Según dijo el secretario de Estado, los operativos comenzarán la noche de este martes. De hecho, Carabineros informó que dispuso el traslado a la zona del nuevo contingente policial para apoyar las labores de orden y seguridad. El plan será implementado hasta el 11 de marzo, fecha en que el actual gobierno termina su mandato.

Visita de Delgado

A eso de las 9.30 de este martes el ministro del Interior tuvo la primera reunión en Iquique, en las oficinas de la Delegación Presidencial Regional de Tarapacá, para abordar la actual crisis migratoria y de seguridad en la zona.

Junto a Delgado también viajaron a Tarapacá la subsecretaria Gómez; el subsecretario para las Fuerzas Armadas, Alfonso Vargas, el director (s) de la Policía de Investigaciones, Claudio González y los generales de Carabineros Díaz y Monrás.

La visita se concretó a 24 horas de la movilización que paralizó la capital regional con bloqueos en las rutas, marchas y barricadas. El aeropuerto de la ciudad y la Zona Franca no estuvieron operativos el lunes.

La semana pasada se había registrado un hecho que fue detonante de las movilizaciones: un grupo de cuatro sujetos, de nacionalidad venezolana, agredió a dos Carabineros en medio de una fiscalización por drogas en la playa de Cavancha. Uno de ellos golpeó a un policía con una manopla en la cara, provocándole una fractura en el rostro. Los cuatro fueron detenidos y quedaron en prisión preventiva, mientras el gobierno anunció que serán expulsados cuando finalice el proceso judicial.

El hecho se sumó al secuestro extorsivo y homicidio de un comerciante, ocurrido el 6 de enero en esa ciudad.

“Tenemos una agenda, primero con los gremios, después con algunas juntas de vecinos, vamos a estar con el alcalde de Iquique (Mauricio Soria) con el gobernador (José Miguel Carvajal), con el delegado y, en la tarde, vamos a hacer una capacitación a Carabineros en reconducción”, dijo el ministro antes de ingresar a la primera reunión en Iquique. Una vez iniciada la cita se incorporó el Presidente Piñera por Zoom.

A eso del mediodía Delgado anunció las mencionadas medidas que tomará el gobierno.

El jefe de gabinete se refirió también a las expulsiones que, según anunció el lunes, seguirán efectuándose por parte del gobierno a los inmigrantes que cometan delitos: “Todo aquel extranjero que cumpla las condiciones para ser expulsado va a ser también notificado de la expulsión para un vuelo que va a salir a fines de febrero o principios de marzo, eso también ha sido parte de los acuerdos”.

Por la mañana, el gobernador Carvajal se había referido -en radio ADN- a lo que sería la reunión con Delgado. “Lo único que espero es que el ministro tenga dos actitudes, la primera de diálogo (...) Y también que se reúna con los gremios que hemos conversado y que están siendo parte de la movilización. Y creo que lo más importante es que se reúna con las policías y con la fiscalía, donde nosotros vemos una necesidad de apoyo importante”, dijo.

En tanto, respecto a la visita con el ministro, el alcalde de Colchane, Javier García, dijo que no recibió ninguna información formal ni una invitación. A su juicio “su visita no sirve si no viene con el reglamento en mano de la nueva Ley Migratoria y no sirve si no viene con el decreto firmado de la apertura del complejo fronterizo de Colchane para, al menos, controlar un porcentaje de migrantes que cumplen con los requisitos para ingresar al país (...). Si no viene con un mecanismo de efectivo control fronterizo a través de Carabineros y el Ejército que impida el ingreso indiscriminado de migrantes a la región, lamentablemente no sirve su visita”.

Tensión entre el gobierno saliente y el entrante

En medio de la situación en Iquique y del viaje del jefe de gabinete, en la mañana el ministro vocero de gobierno, Jaime Bellolio, abordó la crisis en el norte del país hablando de una “migración forzada”.

“Sabemos lo que están viviendo también algunos venezolanos al llegar a Chile y que hoy día tienen una situación de migración forzada por parte de una dictadura asesina en Venezuela, de la cual tampoco la izquierda acá en Chile se hace cargo (...). Resulta que Chile tiene casi 600 mil venezolanos viviendo con nosotros”, señaló en Tele13 Radio.

El lunes, el tema había tensionado al gobierno actual con la administración entrante de Gabriel Boric. La futura ministra del Interior, Izkia Siches, consultada por la crisis migratoria en el norte, señaló ese día que había quepreguntarle al ministro Delgado cuáles son las medidas que van a tomar”. En respuesta, el titular de Interior apuntó al Presidente entrante por su rol -como diputado- en la tramitación de la Ley de Migraciones.

Y este martes, el próximo ministro de la Secretaría General de la Presidencia, Giorgio Jackson, reforzó un concepto que habían instalado en la víspera tanto él como la futura vocera, Camila Vallejo, en línea con que es la administración de Piñera la que tiene hoy atribuciones frente a la crisis. “Nosotros lo que hemos dicho de manera bastante clara es que el gobierno tiene el deber constitucional de gobernar hasta el día 11 de marzo. Desde ese momento nosotros nos estamos preparando para poder instalarnos desde ese día y poder asumir las responsabilidades de todas las cosas que vienen desde el pasado”, dijo Jackson.

En tanto, en una entrevista con una radio M24 de Uruguay, Boric aseguró este martes que “en la situación de Venezuela por cierto que incide el asedio que ha tenido permanentemente por parte de Estados Unidos, pero también ha habido un retroceso en las condiciones democráticas que ha sido muy brutal y para qué decir las condiciones económicas de vida, el éxodo de 6 millones de Venezolanos es la prueba más fehaciente de aquello”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Un estudio de la U. de Hong Kong mostró cuál es la posibilidad de morir para aquellos que tuvieron Covid respecto a quienes no tuvieron la enfermedad. El estudio, fue realizado a más de 150 mil personas en Gran Bretaña, utilizando registros médicos y de defunciones de ese país.