A partir de las 09.00 horas de este miércoles se realizará una sesión especial en el Senado para continuar la discusión y votación del proyecto de ley sobre matrimonio igualitario.

A casi un mes de que el gobierno concretara el requerimiento de suma urgencia al proyecto de matrimonio igualitario, el texto fue aprobado por la Comisión de Hacienda del Senado el pasado 6 de julio.

Con esta resolución, la iniciativa fue despachada para su discusión y votación en particular en la Sala de la Cámara Alta. Un debate que se inició este martes en una sesión especial del Senado.

Con la senadora Yasna Provoste presidiendo la instancia, la tramitación siguió su curso durante en una sesión que culminó cerca de las 19.50 horas de este martes y que continuará este miércoles 21 de julio, entre las 9.00 y las 13.00 horas en sesión extraordinaria. Se espera que las votaciones se realicen desde las 11.00 horas. La citación se hizo con la intención de despachar la iniciativa que se encuentra en primer trámite constitucional.

Concluida la sesión, en punto de prensa en el Congreso, la senadora Yasna Provoste resaltó que la iniciativa busca “reparar una deuda histórica con la diversidad de nuestro país”.

El debate de este martes en Sala

Lorena Recabarren, subsecretaria de Derechos Humanos, participó en la discusión en Sala y en representación del Ejecutivo y, además de repasar los detalles del proyecto, aseguró: “Tenemos la convicción de que es un paso importante para alcanzar una sociedad mas justa, más libre y más inclusiva. Releva el valor de la autonomía personal y el derecho de cada personas de elegir cómo vivir su vida sin afectar a las demás personas”.

“Y pone a los afectos, al compromiso afectivo, al deseo de vivir juntos, de guardarse respeto, socorro, el deseo de formar una familia, y dotar de estabilidad a los hijos e hijas; en el centro de la reflexión, superando situaciones de asimetría en la aplicación de la ley que impide a las parejas del mismo sexo acceder al vínculo matrimonial”, dijo Recabarren.

Posteriormente, se dio la palabra a la senadora Ximena Rincón para exponer lo acordado en la comisión de Hacienda el pasado 6 de julio, instancia en la que la iniciativa fue a aprobada por tres votos -Ximena Rincón (DC), Ricardo Lagos Weber (PPD) e Isabel Allende (PS)- y dos en contra -Juan Antonio Coloma (UDI) y Juan García-Ruminot (RN)-.

A continuación, se dio inicio a las intervenciones de los senadores. Alfonso de Urresti (PS) comenzó: “Los cambios estructural demoran esfuerzo y muchas veces vamos más lento que la realidad. Este proyecto tiene por objeto reconocer a las parejas del mismo sexo en igualdad de condiciones. Estamos dando un paso fundamental en igualdad de derechos, en no discriminar, en los principios y valores. No puede ser que alguien que tiene una pareja y quiere construir una vida en común, tenga un instrumento jurídico diferente”.

Jaime Quintana (PPD): “Para quienes siguen pensando que el matrimonio es una institución pétrea e indisoluble, no esta de más recordar que hasta el 2004 no existía el divorcio, o que hasta 1989 la mujer casada en sociedad conyugal era considerada una incapaz relativa. O que antes de 1884 el matrimonio estaba sujeto a las leyes canónicas de la Iglesia Católica. Las sociedades avanzan y el derecho debe avanzar con ellas.

José Miguel Insulza (PS): “Vamos rompiendo de que se puede en la sociedad manipular la forma que cada uno elige para vivir y desarrollarse en comunidad. Nunca he entendido por qué existen esos tabúes y hoy estamos fortaleciendo la destrucción de uno de ellos. Esta ley no contiene la obligación para ningún ciudadano de hacer otra cosa que no sea lo que quiere hacer. Permite vivir una relación de amor sin necesidad de tener que responder u ocultarse. Sí declara obligaciones entre el uno con el otro”.

Felipe Kast (Evópoli): “Hoy día somos muchos en la derecha los que entendemos que la libertad no es solo en lo económico. Debemos defender siempre la bandera del liberalismo, no solo donde algunos creen que les conviene. Este paso, que para algunos es menor, es relevante para elegir con quién compartir la vida, amar y casarse. Celebro que se hayan quebrado las estructuras de derecha y izquierda y nos unamos el día de hoy”.

Guido Girardi (PPD): “Si un heterosexual se puede casar, no existe ninguna razón para que una persona homosexual no lo pueda hacer. (...) Hay una larga historia de daño a los seres humanos, de vejámenes, y quedan los derechos de otros mundos. Esta tarde estamos generando la reparación que la humanidad y Chile requiere”.

Isabel Allende (PS): “Ya era hora que nos pusiéramos bajo los estándares internacionales y no se siguiera discriminando. (...) Estamos hablando de legislar para una sociedad. No podemos guiarnos por nuestras creencias religiosas, que tienen otro espacio, pero no son para legislar. Este contrato solemne habla de dos personas para vivir juntos, ayudarse, desarrollar su amor con plena libertad sin ocultar, con dignidad y la frente en alto, y no tener que vivir bajo los terribles episodios que ha sufrido tanta gente”.

Rabindranath Quinteros (PS): “Creo firmemente que la diversidad enriquece y fortalece a las sociedad. Y la igualdad y no discriminación, constituye un pilar de nuestra institucionalidad”.

Iván Moreira (UDI): “Como persona, como cristiano y como político, yo creo en el amor y el compromiso de pareja. Ojalá para toda la vida, aunque no siempre sea así. Estuve a favor de la ley de divorcio porque consideré importante dar ese paso, así que estoy a favor de los cambios, pero no cualquier cambio ni cualquier costo. (...) Tengo razones para estar en contra por motivos morales, humanos y políticos. Voy a actuar bajo mis convicciones”.

Luz Ebensperger (UDI): “Creo profundamente en la igualdad de derechos y deberes de las personas y no en la discriminación, y es una mentira decir que aquellos que estamos en contra de eso, no creemos en dicha igualdad. La definición de matrimonio no busca discriminar ni estigmatizar, simplemente busca respetar la naturaleza propia de dicho contrato”.

Marcela Sabat (RN): “Chile ha tenido una evolución acorde a la realidad y al contexto social en el cual se ha ido desenvolviendo. La Constitución de la República establece a la familia como núcleo fundamental de la sociedad, y como tal, el Estado está obligado a darle protección a todas las familias. Abrir la posibilidad legal de matrimonio a parejas del mismo sexo, expresa el compromiso de una sociedad democrática liberal, de ampliar las garantías de libertad y de igualdad. Ese es el resultado de eliminar una discriminación, avanzar en igualdad ciudadana, en igualdad de estatus y de respeto. Todos factores para la dignidad y la autoestima”.

El proyecto, que modifica diversos cuerpos legales para regular, en igualdad de condiciones, el matrimonio de parejas del mismo sexo; fue ingresado al Congreso originalmente en 2017, en el segundo gobierno de la expresidenta Michelle Bachelet.

Sin embargo, descansaba en la Cámara desde mayo de 2020 tras su aprobación en general en la sala del Senado. La tramitación fue retomada en junio de este año respondiendo a la suma urgencia ingresada por el Ejecutivo.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.