Tricel inhabilita a Virginia Reginato de ejercer cargos públicos por cinco años

Fallo de la entidad explica que “entre otras actuaciones, se le imputó haber mantenido una situación permanente de déficit financiero y ocultar la real situación financiera del municipio”. La otrora alcaldesa viñamarina asumió como concejala de la comuna tras resultar electa en las pasadas elecciones municipales del pasado 15 y 16 de mayo. Cuando sea notificada tendrá que dejar su cargo en el concejo municipal.




El Tribunal Calificador de Elecciones acogió un requerimiento de cesación en el cargo de la exalcaldesa de Viña del Mar y actual concejala de la comuna, Virginia Reginato, estableciendo que quedará inhabilitada para ejercer cualquier cargo público por el término de cinco años a contar de la fecha en que la sentencia quede ejecutoriada.

“Se acoge el requerimiento de cesación en el cargo de la exalcaldesa señora Virginia María Reginato Bozzo, por la causal de notable abandono de sus deberes”, expresa el fallo del Tricel.

El texto agrega que “si bien la destitución del cargo de alcaldesa resulta improcedente en estos autos, solo porque en la actualidad la requerida ya no sirve el cargo que ostentaba a la data del requerimiento, no obstante la señora Reginato Bozzo queda inhabilitada para ejercer cualquier cargo público por el término de cinco años a contar de la fecha en que esta sentencia quede ejecutoriada”.

La otrora jefa del municipio viñamarino asumió como concejal de la comuna tras resultar electa en las pasadas elecciones municipales del pasado 15 y 16 de mayo.

En el documento se especifica que “entre otras actuaciones, se le imputó haber mantenido una situación permanente de déficit financiero y ocultar la real situación financiera del Municipio, omitiendo informar en la cuenta pública realizada los años 2016 y 2017 los pasivos existentes en esas anualidades”.

Sandro Puebla, uno de los cuatro concejales que presentó el requerimiento, dijo que “estamos muy conformes. Cuando asumí como concejal inicié una serie de denuncias, las cuales eran ciertas y hoy este fallo nos da la razón, ya que las faltas eran muy graves y es una alerta para que nunca más esto vuelva a pasar en Viña del Mar”.

Andrés Silva, abogado patrocinante del requerimiento, en tanto, explicó que la sentencia se hará efectiva una vez Reginato sea notificada, y que esta es “un precedente importante para que nunca más vuelva a existir tal nivel de irresponsabilidad en una administración comunal, ya sea en Viña o en cualquier ciudad de Chile”.

“El fallo es una muy mala noticia para los malos alcaldes. En la causa todos los hechos estaban acreditados, lo que faltaba era que la justicia electoral declarara que esos hechos eran graves y que ameritaba la máxima sanción” agregó.

Virginia Reginato (UDI) estuvo al mando del municipio por 16 años y medio. No pudo repostular al cargo -por la ley que limitó la reelección de autoridades- pero compitió por un cupo en el concejo y ganó, con la primera mayoría.

Según afirmó la actual alcaldesa Macarena Ripamonti (RD) en una actividad en vivo por redes sociales la noche de este martes, el déficit en el municipio es de $20 mil millones. Solo en el municipio. La cifra no considera a la Corporación, señaló. Se trata de una cifra más alta que la informada por la Contraloría en enero de 2019: $17.585.250.174, correspondiente a la ejecución presupuestaria de 2017. Por eso, el Concejo Municipal aprobó el jueves 8 de julio licitar una auditoría externa, para conocer el estado “real” de las arcas municipales. Ahora resta elaborar las bases para la licitación.

El 20 de marzo de 2019, cuatro de los entonces concejales de la comuna -Laura Giannici, Sandro Puebla, Víctor Andaur y Marcela Varas- habían solicitado al Tribunal Electoral Regional (TER) la destitución Reginato por notable abandono de deberes y faltas graves a la probidad administrativa. El 12 de marzo de este año, en fallo dividido, el TER resolvió suspenderla “en el ejercicio de su cargo por un mes, con el goce del 50% de su sueldo”.El cúmulo de hechos establecidos, denota un descuido de la alcaldesa viñamarina de sus obligaciones legales propias del cargo, y le hace sujeto pasivo del correspondiente reproche. Sin embargo, tal descuido, no alcanza la entidad suficiente para que haya un abandono de deberes en calidad de notable, a lo que cabe agregar que no se acreditó que tal conducta haya afectado la actividad municipal”, argumentó entonces la entidad.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.