4 cosas que no debes hacer con tu dinero en tiempos de crisis

Es extremadamente difícil a estas alturas no estar asustados por las consecuencias financieras que generará el avance del coronavirus. Sin embargo, los expertos recomiendan mantener la calma, porque el exceso de nerviosismo y el pánico no son buenos consejeros.


A pesar del anuncio de las medidas económicas que dio Presidente el día de hoy, y del esfuerzo de planes de ayuda de las grandes potencias para frenar las consecuencias de esta pandemia, el futuro sigue siendo muy incierto e inestable.

No se sabemos qué pasará, ni cuando volverá la normalidad, pero los expertos parecen estar seguros de que la cosa empeorará un poco más antes de mejorar.

¿Cuál es la mejor manera de proteger tu dinero durante esta tormenta aterradora? Haz una pausa, respira y cumple con tu plan a largo plazo, no lo deseches a tontas y a locas. Si sospechas que tu plan a largo plazo requiere una reestructuración a corto plazo, por ejemplo, si te faltan pocos años para jubilarte, habla con un asesor financiero.

Por mientras, para ayudarte a mantener la calma y encontrar un poco de luz en el camino, en Práctico conversamos con dos economistas, Luis Felipe Alarcón y Roberto Darrigrandi, para dilucidar esas cosas que NO debes hacer cuando la economía se contrae:

1. (NO) Dejes de ahorrar si la situación te lo permite

Cuesta tomar decisiones en estos minutos, porque estamos acostumbrados a tomarlas generalmente -si de ahorros se trata- siempre con una visión de un futuro más lejano, como por ejemplo, nuestra vejez, momentos de vacas flacas, etc; pero en una crisis mundial como la que estamos viviendo, esas expectativas que solían ser lejanas se vuelven cercanas.

En materia de ahorros, Roberto Darrigrandi nos recomienda replantearnos prioridades. Cuando uno ahorra voluntariamente, aún tienes trabajo y tienes capacidad de ahorro, no tiene sentido no seguir haciéndolo.

Además, el ahorro no tiene por qué ser a gran escala, puede ser en cosas pequeñas. Luis Felipe Alarcón aconseja no gastar en cosas que no sean estrictamente necesarias, como alimentos o elementos de limpieza. “Una vez que la crisis sanitaria pase, es muy probable que venga una recesión y ahí los ahorros son vitales” explica el economista.

2. (NO) Te deshagas de tus inversiones (al menos que sea estrictamente necesario)

Es una pésima idea intentar vender, cualquiera sea tu inversión, porque en periodos como el que vivimos todo el mundo quiere vender pero nadie quiere comprar y claro, eso es pura pérdida, aclara Darrigrandi. El caso cambia, si eres dueño de una empresa que está pasando por un pésimo momento y necesitas liquidez, pero si esta no es tu realidad no es el mejor momento para vender, por ejemplo, tus acciones.

Pero qué pasa si tengo mis ahorros en un depósito a plazo y necesito esa plata. Roberto Darrigandi explica, “tiendo que en cuenta que lo más probable es que la bolsa siga cayendo, si quiero sacar mi dinero que tengo en un depósito a plazo, quizás no hay mucho que perder". No obstante, hace hincapié en que la situación es completamente distinta si es que tu dinero está en acciones o inversiones, “este es el peor periodo para vender” asegura, ya que posiblemente fondos mutuos y acciones se recuperarán.

¿Y es muy irracional transformar en activos líquidos algunas inversiones? Luis Felipe Alarcón cree que, “no es una mala idea liquidar parte de esas inversiones y transformarla en activos líquidos como caja o fondos en cuenta corriente. Hoy tener liquidez es muy importante en caso de tener que afrontar gastos en medio de una temporada en que los ingresos se pueden ver mermados de manera importante por una menor actividad, una eventual cuarentena o una temporada sin empleo”, explica.

Eso sí, coincide en que si las inversiones están hechas en acciones, liquidarlas hoy implicará hacer una gran pérdida, eso debe estar totalmente claro. “La decisión que uno debe tomar es si hacer la pérdida o no. Si las acciones están relacionada con sectores muy afectados como turismo, restaurantes, hoteles o líneas aéreas, es altamente probable que esas acciones puedan perder aún más su valor, por lo que no sería una mala recomendación liquidarlas ahora”. No es la misma situación para aquellas acciones que pertenecen a sectores que podrían recuperarse rápidamente post-coronavirus. En ese caso, su recomendación es mantenerlas.

Otro consejo adicional que entrega este economista es, dentro de lo posible, diversificar las inversiones, por ejemplo, una parte en activos muy líquidos como caja en pesos o dólares (a pesar de que están caros, pero puede seguir subiendo), otra, en depósitos a plazo u otros instrumentos, ojalá no tan riesgosos como las acciones.

3. (NO) Dejes de invertir en tu pensión

Seguimos poniéndonos en la posición de que hemos mantenido nuestro trabajo. Si es así, por supuesto, uno seguirá aportando involutariamente a su fondo de pensiones. Pero, ¿qué pasa con el ahorro voluntario? ¿conviene continuar aportando a tu APV?

Si es posible sí, coinciden ambos economistas. Independiente de que los activos financieros viven un muy mal momento, esos activos tarde o temprano volverán a subir de precio, en particular si pertenecen a sectores cuyo impacto no se encuentras directamente relacionado con actividades restringidas por el coronavirus.

Pero no es una mala idea, aclara Alarcón, revisar exhaustivamente en qué se está invirtiendo el ahorro previsional voluntario y si se requiere realizar ajustes desviando esos ahorros a sectores con mejores perspectivas, hacerlo a la brevedad.

4. (NO) Gastes más allá de tus posibilidades

Esto es esencial. Es momento de apretarnos el cinturón. Todos debemos esforzarnos por gastar menos. No están las cosas para tentarte porque las tasas de endeudamiento están cayendo.

Si no puede pagar las cuotas de un auto nuevo o el dividendo de una casa nueva (y todos los costos que conlleva la propiedad de la vivienda) o pagar el saldo de una tarjeta de crédito, no gastes ese dinero, ya que lo que viene es un periodo de recesión.

Comenta