5 consejos para una correcta higiene dental

¿Crees que sabes lavarte bien los dientes? Tres especialistas dan consejos de cómo cepillarse adecuadamente y recomiendan productos para mantener nuestra boca limpia.




La higiene dental no es una preocupación reciente para el ser humano. Incluso desde antes de ser Homo sapiens, el Neandertal usaba palillos para limpiarse los dientes, según rastros arqueológicos encontrados hace diez años.

En un artículo de la BBC destacan que la costumbre de lavarse los dientes se remonta a millones de años: dependiendo de la época —fuera la India Medieval o la era de los Tudor en Gran Bretaña— se cepillaban con una ramita deshilachada o se lavaban con trapos.

En la Antigua Roma, por ejemplo, los aristócratas tenían esclavos para que les cepillaran sus dientes y aplicaban cuerno de ciervos en polvo para iluminar el esmalte. Como enjuague bucal, uno de los más exclusivos era la orina humana importada desde Portugal. En Inglaterra, varios siglos después, se prefirió durante mucho tiempo el enjuague de vinagre ácido o el vino.

Hoy encontramos una abrumadora cantidad de marcas y productos exclusivos —no tan orgánicos como las ramas, los orines o el vinagre— para el cuidado dental. ¿Cuántos de ellos son realmente necesarios? Conversamos con tres odontólogos que nos explicaron cuáles son los pilares fundamentales en una buena limpieza dental.

Cepillo y su técnica

“Lo primero es el cepillo, que debe ser de corte recto”, asegura Fernando Concha, periodoncista e implantólogo en Clínica O. Agrega que ojalá “todas las cerdas —los pelitos del cepillo— sean del mismo porte”.

Este especialista comenta que antiguamente los cepillos venían graduados en suaves, medios y duros, sin embargo, hay que intentar de optar por los de cerda “suave o ultra suaves”. El cabezal también es importante, dice Concha, ya que “si uno quiere acceder a rincones más difíciles necesita un cabezal más pequeño”.

“Lo crucial no es solo tener estos implementos, sino que saber cómo ocuparlos bien”, asegura la dentista Montserrat Gutiérrez, especialista en ortodoncia, ortopedia y disfunción en Clínica Gutiérrez. “No me sirve de nada tener un cepillo suave, pasármelo súper fuerte y que el cepillo me dure una semana”, complementa.

En cuanto a la técnica, Fernando Concha explica que consiste en “colocar el cabezal del cepillo en un ángulo de 45º entre el diente y la encía”. Acto seguido se hace un “movimiento corto, como una vibración, para encajar las cerdas del cepillo sobre la superficie del diente y los rincones entre ellos”, para posteriormente “barrer”.

“Esa es la técnica más efectiva”, afirma el especialista, ya que “remueve más placa bacteriana, depósitos duros, blandos, interdentales y cuida también el margen gingival, que es donde se une la encía al diente”. Este proceso debe repetirse en todos los dientes, caras internas, externas y oclusales, es decir, en las que muerden.

“El cepillado debe ser diario, a lo menos 4 veces al día, de preferencia después de alimentarse”, asegura Matías Contente, odontólogo de la Universidad de Chile. “El cepillado por cada cara del diente debe durar a lo menos 20 segundos”

Cepillado para niños

La técnica entre grandes y pequeños difiere en cuanto a destreza. Fernando Concha explica que una técnica sencilla y eficaz es la de hacer círculos sobre los dientes. “Uno va enseñándole a los niños chicos que hagan círculos en cada diente sin parar, y que vayan avanzando uno por uno, por fuera y por dentro”, explica. En cuanto a las caras oclusales, estas se cepillan “con movimiento anteroposteriores: hacia delante y hacia atrás”.

Limpiar la lengua

Montserrat Gutiérrez es una odontóloga entusiasta de los limpia lenguas. “Es fundamental, sobre todo en esta época de Covid-19”, pero para que dimensiones su importancia, la dentista invita a imaginarte que tu lengua es como un basurero en donde “todo se queda pegado”.

“Es tan poco frecuente limpiarse la lengua que cuando tú vas a una farmacia, ni siquiera venden los limpiadores de lengua”, asegura la profesional. Y si llegas a encontrar uno, seguro será de plástico. Los mejores —según su experiencia— son los de acero inoxidable, los que ella solo ha encontrado en Ali-Express. Sin embargo, tiene una solución casera al alcance de todos: “pueden agarrar una cuchara que ya no ocupan y usarla única y exclusivamente para limpiarse la lengua”. Sugiere dejar la cuchara en la ducha para generar el hábito. “Otro beneficio que suma el limpiarse la lengua es que sientes los sabores de la comida mucho mejor”, puntualiza.

Seda dental

Probablemente, aquí varios estén al debe, solo porque les da nervio la sensación de pasar una hebra entremedio de los dientes. Sin embargo, este implemento es clave para el cuidado de las encías.

“La encía que está entremedio de los dientes es la que más tenemos que cuidar”, explica Fernando Concha. El nombre de esta zona es papila interdental, y las puedes reconocer como “esas puntitas de encía que se meten entremedio de los dientes”.

La única forma de limpiar este espacio estrecho es gracias a las cintas dentales, y el tipo a usar depende del gusto de la persona. “Hay cintas dentales que son más planas, hay otras que son de teflón, muy cómodas, existen las circulares, unas gruesas y otras más finas, algunas mentoladas, otras que no, con cera o sin cera”, enumera el especialista. Sin embargo, lo más importante es usar la técnica adecuada.

¿Cuál es esa? Fernando Concha asegura que se debe “pasar la cinta dental entremedio de los dientes y hacer que abrace una de las dos caras que se están mirando”. El siguiente paso es “arrastrar hacia arriba todo lo que está pegado en esa superficie”. Esta secuencia se hace entremedio de todos los dientes. “En un espacio uno entra dos veces para un diente y para el otro”, relata.

“Si la encía te sangra, probablemente es porque hace mucho tiempo que no te pasas el hilo o porque te lo estás pasando muy fuerte”, dice la dentista Montserrat Gutiérrez. Ella tiene un tutorial donde explica cómo se debe hacer un cepillado eficiente, además de consejos para usar el limpiador de lenguas y la seda dental.

En este video invita a pasarte la seda dental en las muelas de atrás. Luego debes olerla. En el caso de que tenga un aroma desagradable, es porque tus dientes lo estaban pidiendo a gritos. “El mal olor de boca se debe en un 90% al no uso de hilo dental, y lo produce la comida que queda en nuestros dientes”, puntualiza.

Cuidado de encías

El proceso de cepillado no es sinónimo de dolor, sino que de cuidado, meticulosidad y perseverancia. “Los dientes y las encías son tejidos vivos”, comenta Matías Contente. “A pesar de que son duros, si se cepillan con exceso de fuerza se pueden dañar”.

Una comparación más drástica es la que hace Montserrat Gutiérrez. “¿Si a ti te sangrara el brazo todos los días cuando te duchas, irías al doctor a verte? Lógicamente sí”. Cuando hay un sangrado frecuente al cepillar los dientes, significa que “la encía está enferma y que puede estar con una infección”, más conocida como “gingivitis”.

“Es muy importante revisársela e ir a consultarla, porque de lo contrario esa infección puede pasar a una enfermedad bastante más grave, que se llama periodontitis”, reitera Gutiérrez. Fernando Concha explica que el procedimiento que él haría en ese caso sería “eliminar los depósitos duros que se están acumulando, como también la placa bacteriana, lo que provoca que esta encía se mantenga inflamada”.

Las ayudas

Además de todas las técnicas que se han discutido, aún no mencionamos a las “coadyuvantes”, como las cataloga Matías Contente. Es decir, la pasta dental y los enjuagues.

“Mejoran la eficacia del cepillado, aunque nada lo reemplaza”, afirma el especialista. En el caso de las pastas dentales, él sugiere usar “con flúor”, y en cuanto a los enjuagues, que sean de preferencia “sin alcohol”.

Si aún tienes dudas con el procedimiento de limpieza, puedes ver el tutorial que hizo Montserrat Gutiérrez sobre higiene bucal a continuación.


A raíz de las recomendaciones de estos especialistas, seleccionamos estos productos que podrían mejorar tu limpieza dental.

Cepillo suave vitis

Esta es una alternativa de cepillo con cerdas suaves, que puedes encontrar en distintos supermercados y farmacias.


Cepillo de bambú

Una alternativa para aquellos que no quieran contaminar el medio ambiente. El bambú es una materia prima sostenible y además tiene cualidades antibacterianas.


Pasta de dientes Pepsodent 3x2

Lo importante de las pastas de dientes es escoger aquellas que tengan flúor. Con esta oferta, además de los dientes, cuidarás un poco el bolsillo.


Hilo dental

Como lo comentaron los especialistas, aquí depende del gusto de quién lo use. Hay distintos tipos y lo importante es que el usuario se sienta cómodo con la seda que se pase entre los dientes.

Cinta dental Vitis


Cinta dental ecológica


Seda Oral B


Limpiador de lengua

Para los que se entusiasmaron con el limpiador de lenguas de acero inoxidable, existen buenas alternativas de precio. El problema, como el producto no lo venden en Chile, es la espera del despacho, el que podría demorar más de lo normal por la pandemia.


Porta hilo dental

Si sientes que tus dedos están muy resbalosos, puedes intentar pasarte el hilo dental usando un porta hilo dental. Es más cómodo y así aseguras incorporar este hábito.


Pasta dental de manzana

Esta pasta de dientes contiene betaína, xylitol, alantoína, flúor y sales minerales. Además de sana, promete mantenerte la boca hidratada.

Comenta