China podría optar por modesto relajamiento monetario a puertas de alzas de tasas de Fed

Banco central de China

A raíz de la situación macroeconómica de EE.UU., la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) elevó las tasas de interés. Dado el efecto que esto produce en el valor del dólar, China decidió tomar medidas de relajamiento monetario en su economía local.




El Banco Central de China se apresta a revelar más medidas de relajamiento monetario a fin de amortiguar la desaceleración del crecimiento, aunque es probable que prefiera inyectar más efectivo en la economía en lugar de recortar las tasas de interés de manera agresiva, dijeron expertos y economistas.

Si bien algunos analistas creen que los recortes de tasas modestos aún podrían aplicarse si la actividad comercial se enfría aún más, las expectativas de que la Reserva Federal de Estados Unidos comenzará a endurecer su política monetaria pronto elevan la preocupación por salidas de capital de China.

Los líderes chinos han prometido más apoyo a la economía, ya que la recesión inmobiliaria pesa sobre la inversión y las restricciones del COVID-19 deterioran el consumo, mientras que la reciente propagación local de la variante Ómicron plantea un nuevo desafío.

Las ciudades de todo el país están imponiendo restricciones de virus más estrictas, con la metrópolis norteña de Tianjin realizando pruebas masivas a sus 14 millones de habitantes, lo que llevó a algunos economistas a recortar las perspectivas de crecimiento para 2022.

“Necesitamos una política monetaria relativamente laxa. Cuánto aflojemos depende de las condiciones económicas, pero la dirección de la política es clara”, dijo a Reuters Yu Yongding, un influyente economista que anteriormente asesoró al Banco Popular de China (PBOC).

Es probable que el PBOC reduzca aún más los encajes bancarios (RRR) en los próximos meses, junto con otras herramientas cuantitativas, como impulsar el crédito a través de esquemas de représtamo y una línea de créditos a mediano plazo, dijeron expertos y los economistas. También se espera más apoyo para las pequeñas empresas.

El PBOC recortó por última vez el RRR, la cantidad de efectivo que los bancos deben tener como reservas, en 50 puntos básicos (bps) estándar el 15 de diciembre, su segunda medida de este tipo el año pasado. A esto le siguió un recorte de 5 pb en la tasa preferencial de préstamos a un año (LPR), la tasa activa de referencia, el 20 de diciembre.

Lian Ping, economista jefe de Zhixin Investment, ha apuntado uno o dos recortes de RRR este año, mientras que Xu Hongcai, subdirector de la comisión de política económica de la Asociación China de Ciencias Políticas, espera rebajas más pronunciadas.

“Definitivamente necesitamos aflojar la política ya que la presión a la baja sobre la economía es relativamente grande”, dijo un experto en política monetaria, que habló bajo condición de anonimato.

El espacio para recortar el LPR es limitado dado que las tasas de interés reales ya son bajas considerando los aumentos de precios actuales, dijeron economistas.

La inflación a puertas de fábrica de diciembre se desaceleró más de lo esperado a 10,3% después de las medidas gubernamentales para contener los altos precios de las materias primas, mientras que la inflación al consumidor retrocedió a 1,5%, según mostraron datos oficiales el miércoles.

El tipo de interés de los préstamos de referencia a un año se sitúa en el 3,8%.

El PBOC ha dicho que orientará la política de acuerdo con la situación económica del país, aunque economistas creen que los aumentos previstos de las tasas de la Fed podrían reducir el diferencial de tipos entre China y Estados Unidos, una situación que avivaría las salidas de capital e impactaría al yuan.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.