La épica carrera de dos años de la industria tecnológica se desmorona

La capacidad de almacenamiento de Amazon ha superado ya su demanda, según los ejecutivos de la empresa. FOTO: SEBASTIAN HIDALGO/ THE WALL STREET JOURNAL

Los inversores están divididos con respecto a si las empresas de tecnología están preparadas para una reducción profunda, o si el crecimiento simplemente se está desacelerando desde los máximos de la pandemia. Las compañías que han surgido como gigantes de la creación de empleo en los últimos dos años, han comenzado a congelar la contratación o incluso a despedir empleados.


La industria tecnológica, que impulsó la economía estadounidense durante la pandemia y creció a gran escala durante una década de tipos de interés ultrabajos, se enfrenta a una de las etapas más duras de los últimos años.

Las potencias mundiales y las nuevas empresas están sufriendo las consecuencias de una serie de factores económicos, industriales y de mercado, lo que ha provocado turbulencias pospandémicas en el comercio electrónico, la publicidad digital, los vehículos eléctricos, el transporte por carretera y otros segmentos.

Las empresas que han surgido como gigantes de la creación de empleo en los últimos dos años, añadiendo colectivamente cientos de miles de trabajadores a sus nóminas en trabajos de ingeniería, almacén y entrega, han comenzado a congelar la contratación o incluso a despedir empleados.

Preocupados por el hecho de que algunas de las fuerzas que han impulsado el crecimiento de la tecnología han comenzado a desvanecerse, los inversores han enviado los precios de las acciones de una serie de empresas, incluyendo Lyft Inc. y Peloton Interactive Inc., cayendo en picada por resultados financieros decepcionantes u otras noticias. Las acciones de Netflix Inc, la matriz de Facebook Meta Platforms Inc. y Amazon.com Inc. han bajado más del 30% este año, superando la caída de más del 13% del S&P 500.

Los inversores están divididos sobre la cuestión de si la desaceleración es temporal -ya que las empresas bien posicionadas atraviesan un periodo de estancamiento después de una expansión ultrarrápida en los últimos años-, o si se trata de los primeros signos de un repliegue más profundo para el sector y sus inversores.

“El mercado se ha disparado”, afirma Kevin Holt, gerente senior de Invesco, que administra más de 1,6 billones de dólares y posee acciones de las principales empresas tecnológicas. Los accionistas están tratando de entender si se han centrado demasiado en el crecimiento durante una época en la que las tasas de interés eran históricamente bajas. “¿Estaban estas acciones tecnológicas valoradas de manera poco realista debido a eso?”, preguntó.

Holt y otros se cuestionan si acaso ha llegado el momento de que algunas empresas tecnológicas reduzcan sus ambiciones. “Nunca he visto que una empresa de cualquier sector intente ser todo para todo el mundo y que tenga éxito”, sostuvo.

Incluso, cuando algunas empresas tecnológicas se han enfrentado a una temporada de desgaste, el mercado de trabajo se ha mantenido fuerte en EE.UU., sin que haya señales amplias de un golpe en la desaceleración tecnológica. Los empresarios añadieron 428.000 puestos de trabajo en abril -el duodécimo mes de ganancias por encima de los 400.000- y la tasa de desempleo se mantuvo en el 3,6%. El PIB estadounidense cayó a un ritmo anual del 1,4% en el primer trimestre.

El segmento de transporte por carretera es uno de los más afectados por diversos factores económicos, industriales y de mercado. FOTO: LAURA MORTON/ THE WALL STREET JOURNAL

Y aunque algunos segmentos de la industria tecnológica están sufriendo, sigue habiendo puntos brillantes. La computación en la nube, que ha crecido enormemente en la pandemia, sigue siendo muy rentable y un negocio de alto crecimiento para Amazon, Microsoft Corp. y otras.

A lo largo de la pandemia, Amazon y Facebook estuvieron entre las empresas tecnológicas que contrataron rápidamente a medida que aceleraban su crecimiento. Amazon incorporó a unos 800.000 trabajadores en 2020 y 2021 en una oleada de contrataciones que no se parece a nada en la historia reciente, ya que buscaba satisfacer la enorme demanda de sus servicios de comercio electrónico. En los últimos cinco años, Meta, Apple Inc, Microsoft y la matriz de Google, Alphabet Inc., casi duplicaron su número combinado de empleados a tiempo completo, hasta un total colectivo de unos 563.000.

Las empresas tecnológicas proporcionaron el tipo de crecimiento que rara vez se encuentra en otras partes de la economía. En 2020, Meta, Amazon, Google, Apple y Microsoft produjeron colectivamente 1,1 billones de dólares en ventas, eclipsando el PIB de los Países Bajos, Suiza, Turquía y Arabia Saudí, según datos del Banco Mundial.

La pandemia no hizo sino reforzar el dominio de la industria tecnológica. Mientras la economía se paralizaba, muchos consumidores confiaron en la tecnología como nunca antes lo habían hecho, ayudando a elevar las fortunas y los precios de las acciones de los minoristas en línea, las plataformas de videoconferencia y los servicios de streaming a nuevas alturas.

Ahora bien, una confluencia de factores ha alterado esta dinámica este año. La inflación ha alcanzado el nivel más alto de las últimas cuatro décadas, presionando los salarios de los conductores y de los trabajadores de los almacenes, y reduciendo el poder adquisitivo de los consumidores. La subida de los tipos de interés ha empezado a frenar la afluencia de capitales que buscan altos rendimientos en las inversiones tecnológicas. La reapertura de restaurantes y tiendas físicas ha mermado la demanda de artículos pedidos por Internet, lo que ha llevado a las empresas de comercio electrónico a recalibrar su expansión. Los confinamientos de Covid-19 en China crearon nuevas interrupciones en la cadena de suministro de iPhones y otros aparatos.

A finales de abril, Amazon comunicó el crecimiento más lento de sus ingresos trimestrales en unas dos décadas, ya que su maquinaria de comercio electrónico se ha desacelerado recientemente, mientras que los gastos operativos han crecido más rápido que las ventas. Los ejecutivos han dicho que la capacidad de almacenamiento de Amazon ha superado su demanda, y que tenía exceso de personal en algunas áreas.

Meta Platforms puso fin a un periodo de grandes contrataciones, planeando detener -o disminuir- la contratación de algunos puestos de trabajo. Foto: Brittany Hosea-Small/ Reuters

La semana pasada, Meta comunicó que detendría, o en algunos casos disminuiría, la contratación de puestos de nivel medio y superior, siete meses después de haber anunciado nuevas e importantes contrataciones e inversiones para su impulso en el llamado metaverso.

Netflix perdió suscriptores durante su primer trimestre por primera vez en más de una década y señaló que las pérdidas van a continuar, una noticia que hizo que los inversores redujeran su valor de mercado en 54.000 millones de dólares en un día. El servicio de streaming culpó por sus resultados en parte al reparto de cuentas y al aumento de la competencia.

Apple advirtió que el resurgimiento de Covid-19 en China podría amenazar con obstaculizar las ventas en hasta 8.000 millones de dólares en el trimestre actual.

“Los inversores quieren quitarse el riesgo, y la tecnología es el lugar más fácil para hacerlo”, anunció Mark Stoeckle, director ejecutivo de la firma de inversión Adams Funds. “Muchos de estos valores se construyeron pensando que no había moros en la costa, y eso no es necesariamente el caso ahora mismo”, agregó.

Por otra parte, a muchas empresas públicas más pequeñas y emprendimientos emergentes les ha ido peor.

Las empresas de comercio electrónico eBay Inc. y Etsy Inc., cuyas ventas se aceleraron durante la crisis sanitaria, pronosticaron esta semana pasada unas ventas más débiles de lo previsto para el trimestre en curso, lo que hizo que los precios de sus acciones se desplomaran. Además, los inversores se han vuelto cautos con las empresas de vehículos eléctricos como Rivian Automotive Inc.

También se han producido recientemente despidos en empresas emergentes como el emprendimiento de delivery GoPuff, la plataforma de inversión Robinhood Markets Inc. y la famosa aplicación de videos Cameo. Otras empresas se encuentran luchando por el talento a pesar de la desaceleración.

“La guerra por el talento es muy extrema”, declaró Will Price, fundador y socio general de la empresa de inversión tecnológica Next Frontier Capital. “La economía se está desacelerando. Al mismo tiempo, se observa una preocupación por las previsiones de ingresos. Y se están perdiendo empleados en favor de los competidores, y los empleados que se conservan necesitan cobrar entre un 8% y un 9% más cada año sólo para mantenerse al día con la inflación. Da la sensación de que las empresas están siendo exprimidas por dos lados”, explicó.

Algunos inversores dijeron que planean evitar algunas áreas -como los diseñadores de semiconductores o las empresas que subieron debido a la demanda relacionada con la pandemia- y buscar oportunidades en otros espacios.

“Sobre la forma en que lo veo, saca tu lista de compras”, sostuvo Robert Schein, director de inversiones de Blanke Schein Wealth Management, con sede en Palm Desert, California. Añadió que su empresa se ha centrado principalmente en las empresas tecnológicas más antiguas con sólidos balances, en oposición a las nuevas empresas más jóvenes con menos historial a sus espaldas.

Dicho esto, Schein, al igual que muchos otros inversores, está preocupado por cómo el aumento de las tasas puede afectar desfavorablemente las valoraciones de las acciones tecnológicas. En general, los inversores están menos dispuestos a pagar un bonus por las acciones tecnológicas cuando pueden obtener rendimientos crecientes y garantizados de los bonos del Estado.

“No sé si vamos a comprar tan agresivamente si los tipos de interés siguen subiendo”, advirtió Schein.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Espectaculares imágenes aéreas muestran el avance del material piroclástico a lo largo de la isla, luego de que el macizo hiciera erupción después de casi 40 años.