La pandemia, un testeo a nuestra adaptación

FOTO:PATRICIO FUENTES Y./LATERCERA

"La discusión sobre el trabajo híbrido, en realidad es una discusión sobre los tipos de relaciones que queremos construir al interior de las empresas y con la sociedad, pero estas relaciones y comportamiento estarán en permanente cambio".




La pandemia nos ha mostrado nuevas formas de conectarnos con nuestros hijos, parejas, familiares y/o amigos dentro del refugio de nuestras casas, en nuevos momentos del día y entremedio del trabajo. Preguntas del por qué trabajo en esta empresa, cuánto me valoran, cómo son mis relaciones con otros miembros del equipo, tienen una ponderación creciente en estos dos últimos años. Tal vez, algunas respuestas a estas preguntas podrían explicarse en parte por, empleados renunciando a sus empleos sin tener otro asegurado o muchas ofertas de trabajos sin ser ocupadas. Es un fenómeno mundial que tiene muchas aristas, pero este último tiempo me vengo haciendo la pregunta sobre una de ellas: el trabajo híbrido o remoto. Estas diferentes maneras de trabajar que estamos adoptando, ¿Están a la altura del propósito de las empresas y de las expectativas de nuestros equipos?

Debemos tener claro que el COVID no es temporal y que más bien nos ha venido a testear nuestra capacidad de adaptación. Un ejemplo positivo de adaptación de las empresas es que, de acuerdo con unos estudios de McKinsey, antes de la pandemia, una empresa demoraba 454 días en establecer un ambiente y proceso de trabajo híbrido, post pandemia en promedio son 11 días. El 92% de los altos ejecutivos de empresas prepandemia pensaba que el lugar de trabajo debía ser de más de cuatro días en la oficina, post pandemia este número se redujo a un 52%. Pero el tema de trabajo remoto, muchas veces lo hemos simplificado en cuantos días en la semana se trabaja desde la casa y si tenemos las herramientas y normas que se requieren. Personalmente creo que los directores y cabezas de las empresas no sabemos cómo se ve ese futuro híbrido del trabajo, ni tampoco creo que los empleados de las empresas lo sepan tampoco. ¿Entonces cómo avanzamos hacia un modelo remoto de trabajo que ni siquiera los propios empleados tienen clara sus expectativas? Primero, por reconocer que no tenemos las respuestas hoy y que será un proceso de prueba y error sin final. Segundo, verlo como una oportunidad de demostrar cercanía, humildad, escucha y respeto con nuestros equipos, para así interpretar sus ideas y en conjunto trazar este camino híbrido. Mostrar las ventajas del trabajo más horizontal y colaborativo en un contexto muy incierto y volátil.

La discusión sobre el trabajo híbrido, en realidad es una discusión sobre los tipos de relaciones que queremos construir al interior de las empresas y con la sociedad, pero estas relaciones y comportamiento estarán en permanente cambio. ¡Acostumbrémonos a la adaptación continua!

*El autor de la columna es CEO de Westfalia

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.