Las cuentas por cobrar saltan en CLC

El indicador se incrementó inusualmente por un gran factor: la disputa con Fonasa por las atenciones prestadas, y aún no pagadas, a pacientes Covid por la pandemia.




Las cuentas por cobrar son hoy un dolor de cabeza para la Clínica Las Condes. La cifra se había mantenido durante los últimos tres años en torno a los $ 100 mil millones, pero en junio de 2021 saltaron a un total de $ 147 mil millones.

Las cuentas por cobrar son pagos pendientes por servicios efectivamente prestados y que las empresas anotan en su contabilidad en los ingresos operacionales y en los activos. En el caso de CLC, la cifra saltó por un efecto en particular: los montos que la clínica reclama a Fonasa por las atenciones realizadas a pacientes Covid del sector público durante la pandemia.

El abultado monto, sin embargo, está en disputa. CLC reclama judicialmente el pago de una cifra que Fonasa desconoce. Mientras Fonasa está dispuesta a pagar esas prestaciones a precios GRD, la Clínica Las Condes reclama esos montos a valores de mercado y a precios de la Ley de Urgencia, los que son el doble.

En sus estados financieros, CLC reportó ganancias por $ 14.831 millones al primer semestre, lo que, según CLC, se explica por un alza de 38% en sus ingresos operacionales y un incremento de tan solo 4,6% en sus costos. Las ganancias del primer semestre de CLC son mayores a las de los seis años previos.

Sin embargo, no todos estuvieron de acuerdo con esos balances. La partida de las cuentas por cobrar -cuya contabilización contribuyó a la mejoría de sus números globales- llevó la semana pasada a dos directores, electos por los accionistas minoritarios, a rechazar los estados financieros de la empresa.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.