Las isapres registran su peor primer trimestre histórico sumando pérdidas por $ 13.000 millones

15 Junio 2010. Sucursal de Isapre Mas Vida en calle Morande con Com

Fotos: Ximena Navarro / La Tercera - Santiago - Region Metropolitana - Chile - Ximena Navarro - Ximena Navarro.

Si en 2021 tuvieron el peor resultado de su historia, ahora la industria tuvo su peor primer trimestre. Desde el gremio señalan que este balance se explica principalmente por el congelamiento del precio de los planes que se aplicó durante 2020 y 2021.


El peor resultado de su historia fue lo que registraron en 2021 las isapres. Y al cierre de marzo de este año anotaron un nuevo hito: cerraron su peor primer trimestre. Esto, considerando que acumularon una pérdida superior a los $ 13 mil millones en dicho periodo, encadenando cinco trimestres consecutivos de pérdidas.

Antes, el peor primer trimestre histórico lo tenía 2021, ya que a marzo del año pasado la industrias anotó pérdidas por $810 millones. Previo a ello, no hay un registro de un primer trimestre con pérdidas, al menos no en la última década.

En ese contexto, la isapre que sigue registrando las mayores pérdidas de la industria es Consalud, que a marzo perdió $11.726 millones. Le sigue Nueva Masvida, con $2.595 millones, y Banmédica, con pérdidas por $2.288 millones. En terreno positivo está Colmena, con ganancias por $1.179 millones, y Vida Tres, con utilidades por $2.404 millones. Para hacer este balance no se incorporan los resultados de Cruz Blanca.

Desde el gremio señalan que estos números se explican principalmente por el congelamiento de los precios de los planes que se aplicó durante 2020 y 2021.

Las pérdidas también responden al fuerte incremento del gasto en prestaciones de salud, que creció en $ 42 mil millones en enero-marzo 2022, comparado con el primer trimestre de 2021, ya que pasó desde $ 381 mil millones a $ 423 mil millones, lo que implica un alza del 11%. Algo similar ocurrió con las licencias médicas, cuyo costo subió en $ 15 mil millones a marzo de este año, elevándose desde $ 168 mil millones (del primer cuarto de 2021) a $ 183 mil millones, es decir, un 9%.

Otro elemento que se suma a los factores que explican este resultado, es la judicialización contra las isapres, la que ha implicado costos por $13 mil millones.

Respecto del balance, el presidente de la Asociación de Isapres, Gonzalo Simon, sostuvo que “son cifras que preocupan y que dan cuenta de la crisis financiera e institucional que enfrentan las aseguradoras, que custodian la salud de más de tres millones de afiliados”.

El ejecutivo también advirtió que “la situación está bien compleja para el sistema de isapres. Si se mantienen estas condiciones hacia adelante, efectivamente se puede dar un situación en que alguna isapre no pueda seguir operando. La situación está bien complicada. Y tenemos una discusión política que también agrega incertidumbre”. Esto, porque según lo aprobado por el pleno de la Convención Constitucional, las isapres no formarán parte de la seguridad social, pues se crearía un Sistema Nacional de Salud de carácter público.

Simon aclaró que si bien durante 2020 la demanda de prestaciones mostró una desaceleración asociada a la pandemia, el año pasado el flujo se incrementó por sobre lo normal entre las personas que habían postergado sus requerimientos de salud.

Dicha actividad se acrecentó aún más durante el primer trimestre de este año, añadió el representante del gremio, a la vez que indicó que, producto del congelamiento de los planes, los ingresos no lograron equiparar el gasto que demandaron los afiliados.

“Si consideramos los últimos dos años en que los precios se congelaron, el aumento de los costos para el sector fue de 25,7%. Sin embargo, al aplicar la Ley 21.350 que regula la adecuación de los precios, la Superintendencia de Salud mandató que el alza no podrá superar el 7,6%”, detalló Simon.

También añadió que, solo en el último año, “Fonasa aumentó el gasto en un 11,7%, es decir, un incremento mucho mayor al que se les permitió a las aseguradoras privadas”.

En todo caso, al comparar con los trimestres inmediatamente anteriores, las pérdidas de las isapres tuvieron su peak en el tercer trimestre de 2021, y desde entonces se han venido reduciendo trimestre a trimestre. El tema es que por lo general enero, febrero y marzo suelen ser meses positivos en resultados para la industria, pues anteriormente acumulaban un superávit en esos períodos, para luego hacerse cargo del invierno, donde aumentan las atenciones de salud.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Los “desaparecidos no localizados” se dispararon de 265 a 10.366en 2021, acumulando un total de 108 mil casos desde 1964.