Las primeras cifras oficiales del internet de Elon Musk en Chile: Starlink tenía 1.339 usuarios a diciembre

FILE PHOTO: SpaceX founder and chief engineer Elon Musk looks at his mobile phone in Cape Canaveral, Florida, U.S. January 19, 2020. REUTERS/Joe Skipper/File Photo

A fines de octubre, el servicio controlado por Space X fue autorizado. En el primer mes de debut ya sumaba 1.130 clientes en el país, para luego saltar a 1.339 al cierre de 2021. Los kits vendidos se concentraron básicamente en la Región Metropolitana y en La Araucanía. Sólo cuatro regiones no reportaban aparatos: en el extremo norte y el extremo sur. Hoy, conseguir el servicio es $109.000 más costoso que en 2021.




El 20 de octubre pasado, Starlink recibió la autorización. Ese día, la firma –una división de Space X, controlada por el empresario sudafricano Elon Musk, dueño de Tesla- obtuvo el visto bueno de Subtel para iniciar la comercialización de su oferta comercial de internet en el país; Chile fue la primera nación de la región en contar con el servicio. Se trata puntualmente de un kit de autoinstalación que permite obtener velocidades de descarga de más de 100 megabit por segundo, llegando incluso a 300 mega. La promesa captó rápidamente la atención de los connacionales. Y las cifras comenzaron a mostrar el avance.

Los primeros aparatos llegaron en noviembre a los usuarios; varios de los cuales habían pedido el kit hasta nueve meses antes. Y en marzo pasado, la Subtel reveló las primeras cifras oficiales de Starlink a diciembre.

Según esos datos, en noviembre –el primer mes de la nueva internet en Chile- fueron 1.130 los clientes que alcanzó la tecnología. Esa cifra subió a 1.339 en diciembre. De ese total, 261 se concentraron en la Región Metropolitana; seguido de cerca por La Araucanía, con 218. En tercer lugar se ubicó la V región de Valparaíso, con 206, y luego, la décima de Los Lagos con 168. Al cierre de 2021, sólo cuatro regiones carecían de Starlink: el extremo norte en Arica y Parinacota, Tarapacá y Antofagasta; y Magallanes, en el otro extremo.

Con esos datos, su participación sigue siendo aún menor, pero creciente. De las 4,2 millones de conexiones a internet fija, Starlink tiene apenas un 0,03%.

El 22 de marzo, el vicepresidente comercial de la compañía, Jonathan Hofeller, reveló en una conferencia que la empresa ya tiene 250.000 usuarios en el mundo, más del doble de los 100.000 que Elon Musk daba cuenta en agosto, a menos de un año de su debut. Hoy está en 25 países. Si a fines de 2021, la presencia en Latinoamérica se reducía sólo a Chile, actualmente también está en Brasil. Y existen licencias en trámite en varias otras naciones…incluso, el próximo dueño de Twitter ya anunció que prevé llegar a África prontamente y ofrecer servicios de wifi a los aviones. Delta, de hecho, ya está realizando pruebas con Starlink para entregarlo como proveedor de internet a bordo.

La promesa es clara: entregar un servicio de banda ancha de alta velocidad y baja latencia en todo el mundo, incluso en lugares donde el internet ha sido demasiado costoso, poco confiable o simplemente no está disponible. Ello, mediante la conexión a una constelación que llegará a tener, en una primera fase, unos 12.000 satélites, para luego saltar en un futuro a 42.000. A la fecha, SpaceX ha lanzado del orden de 1.500, lo que hace que la red sea aún limitada para ir sustentando una demanda creciente. “Nuestras solicitudes de licencia están pendientes en muchos más países”, reconocía Musk en agosto. De hecho, sólo se puede comprar un kit por usuario.

Precio al alza

Lo anunció la compañía hace un mes. El precio del kit ya no sería ni cercano a lo que se pagaba originalmente. “Con el único propósito de mantenerse a la par con la subida de la inflación”, justificó la firma en un correo enviado a sus clientes.

Inicialmente se debía pagar una reserva de $ 92.600, para luego -una vez que el kit de autoinstalación estuviera disponible- cancelar el delta de $ 466.700 por el equipo y $ 95.800 por los gastos de envío y gestión.

Ahora, sólo el aparato cuesta $576.400, unos $109.000 más que el año pasado. El costo por el envío se mantiene en $95.800. Y la mensualidad sigue estando en $92.600, tal como era en un comienzo.

Y así, si hace algunos meses las reservas estaban disponibles recién desde este año, e incluso se apuntaba a 2023, hoy no aparece ningún margen de espera en la página.

La venta es directa desde la página de Starlink. La compañía firmó un convenio con DHL Express para la distribución en el país. La firma de courier trabaja, además, con la Agencia de Aduanas Espinosa para todo el proceso de internación. Gran parte de los kits han llegado vía aérea, a través de Latam.

Según se lee en la página web de Starlink, el contrato de pre-orden de servicios de internet se firma con la filial Starlink Chile, cuyas oficinas están en Andrés Bello 2457 en Providencia.

SpaceX creó en 2019 una filial local llamada Tibro SPA. A mediados de 2020, tal sociedad cambió de nombre a Starlink Chile. En 2021, la representante de Starlink Holding en el país era la abogada Marlene Brokering, socia del estudio Brokering Abogados.

Ahora se espera que las cifras del primer trimestre de 2022 se den a conocer recién en mayo. En diciembre fuentes al tanto aseguraban que la cuota de venta para Chile era de 1.500 aparatos iniciales, un volumen que ya estaría cubierto, por lo que el incremento en los números podría no mantenerse de manera tan acelerada como el boom del primer mes.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.