Loreto Seguel, presidenta del Sistema de Empresas Públicas: “Estos no son ministerios, no son cargos políticos”

La presidenta del SEP recuerda que los nueve consejeros del organismo, del cual dependen 20 empresas y designan 84 directores, terminan su período el 11 de marzo. "No me cabe duda que el nuevo gobierno va a tener el compromiso con mantener los estándares que se necesitan para conducir las empresas públicas”, afirma sobre el cambio de gobierno. Entre esos requisitos, dice, designar personas con capacidades y con experiencia empresarial.




Queda poco más de dos meses para que asuma el nuevo gobierno. El mercado está a la espera de conocer al gabinete que acompañará a Gabriel Boric desde el 11 de marzo, pero hay muchos otros cargos que el futuro presidente deberá nombrar. Por ejemplo, tendrá que dar a conocer los nombres del Consejo del Sistema de Empresas Públicas. Son 9 consejeros: tres de ellos los designa el Mandatario; tres Corfo, dos el Ministerio de Hacienda y uno Economía. Esa instancia será la encargada de nombrar a los directores de empresas como Metro, EFE, Correos de Chile, Casa de Moneda y 10 puertos estatales. Son en total 20 empresas y 84 directores. Hoy casi la mitad son mujeres.

Loreto Seguel, presidenta del SEP desde febrero de 2021, dice a Pulso que es fundamental que las empresas públicas trasciendan los ciclos políticos, y que quienes asuman en el próximo Consejo y en los directorios con la administración entrante, sean personas con expertise empresarial y vocación de servicio público. Advirtió además que “los desafíos son grandes y quienes sean parte de los gobiernos corporativos no me cabe duda que estarán a la altura de esos desafíos”.

¿Cómo ha sido su experiencia en el cargo?

-Ha sido fascinante. Tiene dos cosas. Es un tremendo orgullo poder ser parte del Sistema de Empresas Públicas, y aportar desde esta vereda al desarrollo de Chile, pero también una gran responsabilidad. Tiene desafíos personales, profesionales. Y es una diversidad de empresas con distintos desafíos y cuyo impacto es en el desarrollo del país, porque las empresas estatales tienen ese sello que es tan relevante. Uno se siente orgullosa, pero también muy responsable. Desde el punto de vista más político, los desafíos, creo que es muy importante para Chile, para las empresas y los trabajadores, trascender a los ciclos políticos de manera de poder mantener el estándar y la estabilidad. Creo que hoy no va a ser la excepción: una preocupación importante para poner a las mejores personas para el desarrollo empresarial de las empresas estatales. En esa posta que hay que entregar hemos puesto un foco importante en eso: estándar, estabilidad, trascender a los ciclos políticos. Y lograr una posta que sea al servicio de que las empresas se sigan desarrollando. Tiene que ser una posta muy profesional, con mucho corazón.

¿Siente que el próximo gobierno debería seguir construyendo sobre lo que ya hay? En estos últimos 16 años hemos tenido cambios de bandos políticos cada 4 años.

-Es un deber que las empresas públicas trasciendan a los ciclos políticos. Cuando uno mira a las empresas públicas, el desempeño, desarrollo y crecimiento que han tenido en estos años no cabe duda que lo hay que hacer es mantener lo que se ha hecho y seguirlo mejorando. Siempre he creído que esto es una posta, y la posta como todo en la vida lo que uno espera es que quienes vengan sigan aportando. Pero ese aporte es sustentado en lo que se ha logrado. Tenemos que cuidar las empresas públicas, las empresas públicas son importantes, para Chile. Han cumplido un rol fundamental estos años y nuestra visión es que lo sigan cumpliendo.

Decía que una de las clave para estos nuevos cargos dentro de las empresas públicas es que sean las mejores personas...

-Primero, es importante la vocación de servicio público, tener una convicción país. También es importante una mirada empresarial. Las empresas públicas son empresas con impacto país, donde no solo nos importan los Ebitda, por supuesto que no, pero son empresas. Necesitamos empresas competitivas, innovadoras, preocupadas del impacto social, medioambiental. Las empresas públicas merecen tener las mejores personas en capacidades, con talentos empresariales y con experiencia empresarial. Eso es algo que se ha trabajado. Tenemos un código muy importante que es el código SEP, que de alguna manera es un conjunto de normas, reglas, buenas prácticas que están amparadas en las mejores prácticas de gobiernos corporativos de la OCDE. Hoy día los gobiernos corporativos de las empresas estatales se rigen, y de alguna manera miramos, por modelos de las mejores prácticas de gobiernos corporativos de empresas estatales. Tenemos que ser rigurosos en la selección, hay que ser riguroso en entender cuales son las competencias, porque hay industrias muy distintas.

Me imagino entonces que hay que conocer y entender la industria a la cual se accede...

-La diversidad de competencias, de talentos, siempre va a ser importante. Las empresas del SEP tenemos algo que es muy bueno que es la Ley de Representatividad de Género. En el segundo gobierno de la presidenta Bachelet se inició, y era que siempre tenía que haber mujeres en los directorios, y que ninguno de los dos géneros tiene que pasar en un 60% al otro. Lo que un minuto fue compromiso, voluntad, convicción, hace pocos meses se aprobó como ley. Hoy las empresas públicas tienen garantizado por ley que en sus gobiernos corporativos van a participar y deben participar mujeres. Es una gran noticia, porque da diversidad, aporta talento, aporta esa mirada femenina que es tan importante en los gobiernos corporativos. Una serie de factores influyen. Es importante conocer las industrias, es importante la experiencia que se tenga de participar en gobiernos corporativos. No es lo mismo haber ejercido en cargos de administración o haber ejercido en cargos de gobiernos corporativos. El 2020 fue de resiliencia. El 2021 fue de reactivación, y estamos en 2022 con un cambio de gobierno, pero estamos seguros que va a primar la excelencia desde el punto de vista de empresas al servicio del desarrollo de Chile y donde el tema más político quede fuera de la mirada, porque creo que ha sido el sello de las empresas estatales.

¿Habría que dejar de lado entonces el tema político para la elección de estos cargos?

-Uno es respetuosa de la mirada que el presidente electo tiene. Pero también es cierto que en el SEP hay una institucionalidad que garantiza diversidad y que refleja lo importante que es mantener ciertas continuidades. Antes de llegar al nombramiento de los directorios de los gobiernos corporativos de las distintas empresas está el Consejo del SEP. Ese Consejo está conformado por 9 consejeros, que son nombrados por distintos ministerios y también la Presidencia de la República. Hay 3 consejeros que son nombrados por el Presidente, 3 por Corfo, 2 por Hacienda y uno por Economía. Eso muestra que hay diversidad en los nombramientos. Estos no son ministerios, no son cargos políticos. Por mucho tiempo se ha puesto un sello que sean personas cuyo expertise empresarial se pone al servicio del mundo público. Deben ser las mejores empresas, porque son las empresas de todos los chilenos y chilenas.

¿Cómo ha sido el proceso de cambio en las empresas públicas en esta administración con respecto a lo que había con Michelle Bachelet?

-La robustez del SEP radica en el consejo del SEP. Es el consejo del SEP el que nombra a los distintos gobiernos corporativos de las empresas. Dentro del consejo SEP tenemos establecidos distintos comités. Hay un comité especial de nominación y selección. Eso garantiza que hay revisión de perfiles, de candidatos, entrevistas, para asegurarnos que tenemos a las mejores personas en los gobiernos corporativos. Cómo ha sido el cambio, ha sido así. Hay comité de nominaciones, es un proceso de transición. En las próximas semanas sabremos cómo va a ser el proceso de traspaso. Para nosotros es importante un traspaso bien hecho, con la mayor cantidad de información. Chile merece que sus empresas estatales puedan mantener la estabilidad. La institucionalidad permite lograr eso, lograr una buena posta, y el nombramiento de los siguientes directores va a ser resorte del nuevo Consejo del SEP. No me cabe duda que el nuevo gobierno va a tener la responsabilidad, la sabiduría y el compromiso con mantener los estándares que se necesitan para conducir las empresas, además en tiempos difíciles. Los desafíos son grandes y quienes sean parte de los gobiernos corporativos no me cabe duda que estarán a la altura de esos desafíos.

¿Cuántos cargos debe nombrar el nuevo gobierno?

-Son nueve consejeros en el SEP, y desde ahí, desde el Consejo, tenemos 20 empresas estatales y es diversa la cantidad de directores que tienen. Hay puertos que tienen 3 directores y otros que tienen 5. En general, se mueven entre 3, 5 y 7 directores. El Consejo está trabajando para hacer una entrega adecuada, oportuna y que el 11 de marzo el nuevo presidente nombre a quienes ellos crean que son las personas idóneas... Siempre ha habido una mirada técnica, empresarial, respecto de estos consejeros, porque en estos consejeros radica la importancia de elegir a los mejores directores para las empresas públicas. Es un ente autónomo, que se encarga de nombrar a los distintos gobiernos corporativos. Lo importante es que el perfil y mi expectativa es que sean personas con profunda vocación de servicio público, pero también con profunda experiencia en el tema empresarial.

¿Es inmediato el cambio?

-No es inmediato, porque lo inmediato puede ser el nombramiento del Consejo del SEP. Es el Consejo quién nombra a los distintos gobiernos corporativos de las empresas. Hasta que no esté constituido el consejo del SEP, las empresas mantienen su continuidad hasta el nuevo nombramiento por parte del Consejo. Eso es para asegurar un buen traspaso. Lo que hay que hacer es garantizar la continuidad de cada una de las empresas. Es resorte del nuevo gobierno, va a depender de los plazos que ellos tengan, lo único que puedo asegurar es que el traspaso va a ser profesional y que garantice transcender a los ciclos políticos, y que va a garantizar darle estabilidad y estándar a las empresas estatales. Las fechas y como se haga el traspaso va a depender del presidente, del nombramiento que haga del consejo y como el consejo genere los nombramientos de los distintos directores. Hay distintas experiencias, entre el gobierno de Bachelet 1 y Piñera 1, hay cargos que se llenaron en marzo, abril o mayo. Otros se han demorado más, otros menos. Es super diverso. Los consejeros del SEP terminan sus funciones el 11 de marzo.

¿Qué pasa en el caso de las gerencias de las empresas?

-En general, se ha dado continuidad en las administraciones. No son cargos políticos, no son cargos por cuoteos políticos, por lo tanto han sido cargos muy técnicos, bastante empresariales. Lo que realmente pesa son el nombramiento de nuevos directores, de nuevos gobiernos corporativos. Siempre se ha mantenido más o menos estable la continuidad de la administración y los equipos de trabajo. Lo que está claro son los gobiernos corporativos. El SEP tiene resorte directo respecto de los gobiernos corporativos, hasta ahí llega el ámbito de acción que tenemos.

¿Cuáles son las exigencias de ADP para los cargos de estas empresas públicas?

-En el SEP no tenemos todavía esa institucionalidad. Por eso hemos armado lo que son los comité dentro del consejo del SEP. Hay iniciativas en el Congreso, pero lo concreto es que tenemos procesos de comité interno de selección, pero es hacia donde se está avanzando. Hay empresas estatales que no son parte del SEP y que tienen los procesos de selección de ADP. Enap y Codelco ya han avanzado en eso. Hacia allá hay que avanzar.

¿Si se mantiene el nombramiento como se ha hecho hasta ahora no debería haber grandes cambios en las empresas?

-Eso es lo que buscamos: estándar y estabilidad. Por supuesto que el nuevo gobierno tiene todas las atribuciones y me parece muy bien que las ejerza. Si mantenemos lo que se ha venido haciendo desde el punto de vista de los grandes ejes es una buena noticia para las empresas estatales. Las empresas estatales debemos ser un aporte para el Estado y no que necesiten del Estado. Para eso tenemos que ser competitivas.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.