Ni tonto que fuera

Al contrario del aumento que registraron las pensiones anticipadas, las de vejez y sobrevivencia observaron caídas de 20% y 13% respectivamente.

"Pero la lógica, la racionalidad y la teoría económica nos explican los retiros como el resultado de un ejercicio de expectativas o esperanza matemática, que no es más que evaluar los posibles escenarios futuros y asignarles una probabilidad de ocurrencia a cada uno de ellos".




En tierra fértil ha caído la discusión acerca de los candidatos y ministros que han realizado sus retiros de los fondos de pensiones, en especial entre el periodismo de farándula, y ciertamente muy azuzados por parlamentarios y candidatos de izquierda, que no pierden oportunidad para ganar votos en sus carrera eleccionaria. A los ministros y candidatos que han retirado el 10% se les ha acusado de inconsecuentes, se les ha quitado el derecho a replica y se les ha querido anular, utilizando estas acciones como herramientas y armas de ataque.

Pero la lógica, la racionalidad y la teoría económica nos explican los retiros como el resultado de un ejercicio de expectativas o esperanza matemática, que no es más que evaluar los posibles escenarios futuros y asignarles una probabilidad de ocurrencia a cada uno de ellos.

Los escenarios que hoy tenemos al frente son varios proyectos de ley que proponen la nacionalización de los fondos de pensiones o de las inversiones de los fondos de pensiones, (que son exactamente lo mismo, pues los fondos de pensiones están invertidos en activos), 3 de ellos firmados por Yasna Provoste, la candidata presidencial de “centro” izquierda.

Pese a que la constitución prohíbe las iniciativas de ley parlamentarias en materia de pensiones, uno de estos proyectos de ley ya empezó a ser tramitado en el Congreso, y considerando la debilidad que ha mostrado el Tribunal Constitucional para defender nuestra constitución actual y vigente, y la incapacidad de nuestros parlamentarios de respetarla, existen probabilidades radicalmente distintas de cero de que finalmente nacionalicen los fondos de pensiones, es decir, que tomen los fondos de pensiones ahorrados en nuestras cuentas individuales y se los lleve el Estado, para repartirlos como a éste se le ocurra.

Para decirlo en palabras claras, existe una posibilidad real que el Estado nos robe nuestros ahorros de pensiones.

Si estos ministros y candidatos creen que es probable que nos roben nuestros ahorros de pensiones y nos quedemos sin nada, y nos entregan la posibilidad – por Ley – de poder salvar un 10% de esos ahorros al retirarlos hoy, más allá que uno siga creyendo que es una muy mala política pública, hay que ser descerebrado para no retirarlos,… y nadie quiere autoridades descerebradas.

Por tanto, ante la crítica de la inconsistencia de las autoridades, yo les respondo con dos análisis, el primero es que una cosa estar en contra de los retiros de los fondos de pensiones, por ser una muy mala política pública, y otra muy distinta es ser idiota y no tratar de salvar los ahorros que la ley te permite, si ante la constante amenaza de la nacionalización, uno cree que existe una posibilidad real que el estado te los robe.

El segundo es que inconsistente es quien no cree en nuestro sistema de pensiones, habla y firma para eliminarlo, pero pone sus ahorros en APV, tal como lo ha hecho la candidata Provoste.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.