Patricio Contesse cumple hoy seis años de arresto domiciliario por el caso SQM: su pena está casi cumplida

2 de septiembre del 2019/SANTIAGO En Centro de Justicia, se realiza audiencia de preparación de juicio oral contra 16 personas por delitos tributarios en el marco del denominado caso SQM. Patricio Contesse. FOTO: SEBASTIAN BELTRAN GAETE/AGENCIAUNO

El ex gerente general de SQM fue formalizado por primera vez el 30 de abril de 2015. Ese día el tribunal decretó su arresto domiciliario total, el que luego fue reducido a 12 horas diarias. Aquello, sin embargo, debe computarse como días completos para el cumplimiento de la pena. La Fiscalía pidió siete años por delitos tributarios y dos más por soborno. Según su abogado, la pena ya está cumplida.




Patricio Contesse González (69 años), el histórico gerente general de SQM, lleva seis años entre su casa en Lo Barnechea y su fundo en Curicó, en la Región del Maule. No ha salido del país. Casi tampoco de su casa. Pieza central del caso de los pagos irregulares a políticos de todos los sectores, Patricio Contesse fue formalizado por delitos tributarios hace seis años, el 30 de abril de 2015.

Ese día de 2015, la Fiscalía pidió la prisión preventiva para Contesse, una medida que había sido concedida en el caso de los protagonistas del caso Penta. En el caso de Contesse, el tribunal la rechazó. A cambio, decretó su arresto domiciliario total. Sin salir, así estuvo un año, hasta el 2 de mayo de 2016, cuando la medida fue modificada por arresto domiciliario nocturno, la que se mantiene hasta hoy. Contesse debe permanecer en su domicilio entre las 20 horas y las 8 de la mañana.

Su defensa, encabezada por el abogado Samuel Donoso, no ha pedido en todos estos años levantar esa medida. Pero aquello no es una negligencia: es una decisión deliberada que tendrá un efecto legal relevante para su futuro. Si resulta condenado, el exgerente general de SQM tendrá ya cumplidos hasta ahora seis años de la pena. Donoso pidió a los tribunales que el encierro domiciliario fuese de 12 horas diarias - desde las 20 horas a las 8 de la mañana-, lo que le permitiría a Contesse computar cada día de arresto domiciliario como un día completo de cumplimiento de la pena, según su abogado.

En 2018, la Fiscalía acusó a Contesse de diversos delitos y pidió para él dos penas. Como autor de delitos tributarios reiterados solicitó 7 años de presidio mayor en su grado mínimo y una multa de $ 1.193 millones, la mitad de los tributos eludidos por él en el caso SQM. Además, pidió para el exbrazo derecho de Julio Ponce otros 818 días por el presunto delito de soborno al exsenador Pablo Longueira. En total, nueve años y 88 días. Si los tribunales conceden esa petición a la Fiscalía, su defensa podría argumentar que más de la mitad de la pena está cumplida y pedir, en consecuencia, el cumplimiento del resto de su pena en libertad condicional, dicen penalistas consultados.

El cumplimiento de su pena ya fue un tema al que su abogado aludió el año pasado al pedir el sobreseimiento definitivo de su cliente, lo que fue rechazado por el Octavo Juzgado de Garantía de Santiago el 29 de septiembre. Donoso, entonces, presentó un recurso de amparo en la Corte de Apelaciones e insistió en el sobreseimiento, entre otras razones, por la falta de participación de su cliente en el delito imputado, la violación de la garantía a ser juzgado en un plazo razonable y por la pena cumplida. El tribunal rechazó el recurso en octubre por dos votos a uno. En sus alegatos, Donoso recordó que Contesse cumplía entonces 1.986 días sometido a medidas cautelares de alta intensidad (5 años y cinco meses), tiempo que debería, según el artículo 348 del Código Procesal Penal, abonado a la pena que se le imponga. Ese artículo establece: “La sentencia que condenare a una pena temporal deberá expresar con toda precisión el día desde el cual empezará ésta a contarse y fijará el tiempo de detención, prisión preventiva y privación de libertad impuesta en conformidad a la letra a) del artículo 155 que deberá servir de abono para su cumplimiento. Para estos efectos, se abonará a la pena impuesta un día por cada día completo, o fracción igual o superior a doce horas, de dichas medidas cautelares que hubiere cumplido el condenado”.

Donoso agregó en esa causa que el Servicio de Impuestos Internos había pedido una pena de 5 años de presidio y que “el tribunal no podría condenar a una pena superior a la solicitada por los acusadores”, por lo que la pena “fue cumplida con creces”.

El abogado Samuel Donoso ha estimado que el juicio durará al menos un año, ya que el Ministerio Público contempla, entre otras cosas, una prueba de 14.609 documentos, 651 testigos y 52 peritos. Si Contesse se mantiene con arresto domiciliario, podría abonar otro año al menos a su pena.

Patricio-Contesse

El exfiscal Carlos Gajardo, quien formalizó al ex ejecutivo de SQM hace seis años, coincide en que Contesse puede abonar todo ese período a su condena, pero agrega que “en el evento que el tribunal lo condene a una pena superior a lo que haya cumplido, podría pasar algunos meses en prisión”. Ello porque, para optar a la libertad condicional, hay dos condiciones, explica. Primero, que haya cumplido la mitad de la pena, lo que en este caso podría ser acreditado. Y segundo, porque el condenado debe acreditar buena conducta y para eso debe iniciar su condena en un recinto penitenciario.

Más de un año de juicio

Tras casi cinco de investigación y casi dos desde la acusación fiscal, el Octavo Juzgado de Garantía de Santiago decidió finalmente el 15 el abril pasado programar la audiencia, que se realizará vía teleconferencia, para el 1 de junio a las 10 de la mañana. Para ello, además, ordenó notificar a los ocho imputados que aún mantiene la causa. Entre ellos está Patricio Contesse y dos exparlamentarios: el exsenador Pablo Longueira y el exdiputado Marco Enríquez-Ominami. A ellos se sumarán Cristián Warner, exasesor de Enríquez-Ominami; Roberto León Araya, hijo del diputado DC del mismo nombre; Carmen Luz Valdivielso, asesora de Longeuira; Marcelo Rozas, un histórico DC que asesora a Julio Ponce des los años noventa; y Marisol Cavieres, exsecretaria de la UDI.

Contesse es un egresado de ingeniería forestal que hizo toda su carrera al alero de Julio Ponce. En los años setenta lo asesoró en Conaf y Celulosa Constitución, fue gerente general de Soquimich a comienzos de los ochenta y en 1989 volvió a la minera no metálica junto a Ponce. Entre medio dirigió Codelco. Se hizo gerente general de SQM en 1990 y permaneció en el cargo hasta marzo de 2015, cuando dejó la compañía arrastrado por el escándalo de los pagos a dirigentes políticos de todos los sectores. Declaró durante tres días ante el exfiscal Pablo Gómez, ya avanzado el caso, ante quien asumió la responsabilidad de los aportes políticos y desligó a Julio Ponce de esas irregularidades. “Mi intención en esos casos no era no pagar impuestos, sino que efectuar una contribución a la política”, declaró a comienzos de 2018.

En estos seis años, el arresto domiciliario lo ha cumplido intermitentemente en su casa en Lo Barnechea y en el fundo Corral de Pérez, ubicado en Upeo, Curicó, donde ha pasado gran parte de la pandemia. La tenencia Potrero Grande ha debido certificar periódicamente la presencia en su domicilio de descanso de Patricio Contesse.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.