Quiebra startup del fondo Equitas en la industria salmonera, culpa a la pandemia y acusa cuantiosas pérdidas por estallido social

SALMON - SALMONES SALTANDO SOBRE EL AGUA - INDUSTRIA SALMONERA - PECES - PESCADOS - EFECTO FOTOGRAFICO - EFECTO VISUAL

El abogado de Equitas Capital, Nicolas Lama, explicó que la “startup nació en 2014 como una apuesta vinculada con la innovación y que buscaba prestar un servicio in situ a la industria salmonera, específicamente en lo relacionado con el proceso de cosecha”.


Al costado de la Isla de Los Curas en el sector de Chinquihue, Puerto Montt, Región de Los Lagos, dos barcos de grandes proporciones, que eran utilizados en la industria salmonera, se encuentran a la espera de ser retirados por su nuevo dueño.

Las embarcaciones denominadas Biomar V y Pelagos II, eran utilizadas para la cosecha de salmones a través de un innovador sistema que mejoraba la bioseguridad. Ambas naves tienen un valor libro que supera los $4.000 millones y prontamente se aguarda que salgan a remate.

Los dos barcos forman parte de los bienes de la empresa Costa Austral, propiedad del fondo Equitas -ligado a Cristián Shea Carey-, que solicitó el 18 de julio su quiebra debido a una pesada mochila de deudas y una serie de complicaciones.

En su presentación ante la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento, Costa Austral explicó que “con un primer barco refaccionado en astillero chileno el primer semestre del año 2016, la Sociedad comenzó a prestar sus servicios a un primer cliente, lo que se desarrolló con éxito –márgenes operacionales positivos– hasta la segunda mitad de 2019″. En 2019, Costa Austral refaccionó un segundo barco, también en un astillero chileno, pero sus planes por hacer más eficiente su gestión “desgraciadamente se vieron frustrados por el estallido social, y luego por la pandemia, seguido por un fuerte aumento de costos y sobreinversiones en el sector”.

También agregó que para palear las cuantiosas pérdidas de arrastre del estallido social, seguido por la pandemia, sumados al significativo incremento en costos de mano de obra, transporte y dique, y la alta inflación e incremento de costos financieros, Costa Austral requería incrementar sustancialmente el volumen de peces cosechados a contar del 2022.

“Ello, desafortunadamente y no obstante los esfuerzos de la administración de la Sociedad, no fue posible obtener contratos por estos volúmenes. En efecto, los volúmenes mensuales de producción debían alcanzar al menos 3.000 toneladas sin eviscerado, o bien, 2.500 con eviscerado, en forma mensual y continua”, consignó la compañía en su presentación, a la que tuvo acceso Pulso.

El abogado de Equitas Capital, Nicolas Lama, explicó que la “startup nació en 2014 como una apuesta vinculada con la innovación y que buscaba prestar un servicio in situ a la industria salmonera, específicamente en lo relacionado con el proceso de cosecha”.

La liquidadora a cargo del proceso, Loreto Ried, indicó que “la idea es que esta licitación se haga en un plazo no muy extenso y que permita a cualquier interesado hacerse cargo pronto de estas naves y poder explotarlas y reactivar esta labor que se desarrollaba en la región y recuperar la fuerza de trabajo”.

Millonarios aportes

Según el mismo escrito, tanto Costa Austral como sus accionistas, “persuadidos de la importancia de apoyar en Chile inversiones innovadoras, de valor agregado y riesgo, no han escatimado esfuerzos en buscar y explorar todas y cada de las alternativas que le permitieran a la Sociedad enmendar esta crítica situación, para lo cual, entre otras acciones, efectuaron, en total, aportes de capital a la sociedad por $5.439 millones, de los cuales $1.470 millones fueron aportados en los últimos 12 meses. También se exploraron posibles asociaciones con clientes, las que no prosperaron”.

“Desgraciadamente, y no obstante los encomiables esfuerzos de la Sociedad y sus accionistas, el negocio de la sociedad se hizo inviable, obligándola a adoptar la decisión de someter a Costa Austral a un procedimiento de liquidación concursal voluntario. No resulta prudente ni beneficioso seguir endeudando a la Sociedad a expensas de sus empleados y acreedores. En especial, si el flujo operacional necesario no está -ni estará- debidamente asegurado, más allá de que los activos (considerando su avaluación valor libro) de la Sociedad puedan exceder el monto al que ascienden sus pasivos”, se agregó en el texto.

En esa línea, concluyó que “el objetivo de la sociedad y sus accionistas es conducir un proceso responsable y ordenado de liquidación voluntaria de Costa Austral, donde los pasivos de la Sociedad sean debidamente solventados, creando, además, la oportunidad para que algún otro actor de la industria pueda llevar adelante este emprendimiento”.

Según los documentos presentados por Costa Austral sus pasivos suman $4.147 millones y los acreedores financieros acumulan $2.705 millones, entre los cuales están Banco Santander ($2.084 millones) y Banco Itaú ($621 millones).

Quién es Equitas

Equitas Capital es una administradora de fondos privados con más de 15 años en la industria de capital de riesgo, orientada a negocios ambientales y tecnológicos. Administra seis fondos, activos por US$320 millones, un portfolio con ventas agregadas de US$75 millones, ebitda combinado de US$14 millones y más de 850 empleados.

Mediante el análisis de tendencias mundiales, Equitas Capital invierte primordialmente en un portfolio de empresas de vanguardia en transformación medioambiental (residuos, reciclaje, revalorización, remediación, biogás, logística de especialidad, riles, etc.) y/o tecnología (edtech, SaaS, fintech, protección infantil, etc.) con alto impacto, potencial de crecimiento y valor agregado, tanto en Chile como el extranjero.

Conocedores del proceso explicaron que el efecto de la liquidación para Equitas Capital es menor, considerando que el capital total invertido en Costa Austral representa en torno al 2% de los activos administrados, y esta situación es compensada por el desempeño del resto de los negocios.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

"Respetando su condición, usted no puede exigir su derecho a abortar porque jamás podrá abortar y tampoco puede exigir su derecho a menstruar” le dijo el diputado a la parlamentaria de Comunes.