Tan cerca, tan lejos

VALDIVIA-_-Vida-Diaria-7284147.jpg

FOTO.MIGUEL ANGEL BUSTOS / VALDIVIA

"El último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) dejó muy claro que no estamos preparados no solo para los futuros cambios climáticos, sino que ni siquiera para los actuales".




Se me hizo muy difícil escribir esta semana sin que mis ideas se fueran a Ucrania, sentía que escribir sobre cualquier otro tema estaba siendo indiferente frente a una tragedia. Pero la verdad es que uno viene siendo indiferente o perdiendo la capacidad de asombro hace mucho tiempo, atrocidades en el mundo ocurren todos los días. Ningún ser humano merece vivir lo que el pueblo ucraniano está viviendo hoy; y nadie merece ser expulsado de su país como condición para seguir viviendo. ¡Nadie! Cerca de dos millones de ucranianos han tenido que abandonar no solo sus hogares, trabajo, familiares y amigos, sino que han dejado atrás también sus planes de vida y sus sueños. Y es aquí, sin ningún ánimo de comparar o minimizar la brutalidad y sin sentido de una invasión, cuando se me ocurrió que era un buen momento para visibilizar y humanizar una serie de otros acontecimientos que tenemos tan cerca, pero creemos que están tan lejos.

De acuerdo con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh), más de veinte millones de personas al año deben abandonar sus hogares trabajo, familiares, amigos, planes y sueños por causas del Cambio Climático. Es decir, cada mes más de 1,5 millones de personas en el mundo deben desplazarse por fuertes lluvias poco comunes, ciclones, aumento del nivel del mar, sequías prolongadas y desertificaciones. El último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) dejó muy claro que no estamos preparados no solo para los futuros cambios climáticos, sino que ni siquiera para los actuales. En los países más vulnerables, la mortalidad ya sea por sequías, tormentas o inundaciones ha sido 15 veces mayor en la última década comparado con aquellos países de baja vulnerabilidad.

El Atlas de Riesgos Climáticos para Chile (ARClim) es un extraordinario proyecto cuyo objetivo es prevenir los posibles impactos que podría detonar el cambio climático en nuestro país. Fue realizado por el Ministerio del Medio Ambiente, el Centro de Investigación del Clima y la Resiliencia (CR2), el Centro de Cambio Global (CCG-Universidad Católica de Chile) y junto a muchas otras instituciones. Una de sus conclusiones es que casi todas las grandes ciudades costeras tales como Arica, Iquique, Tocopilla, Mejillones, Huasco, Coquimbo, Concepción, Lebu y Valdivia, tienen un riesgo alto o muy alto de anegamiento costero causado por el aumento del nivel del mar y de las marejadas. Aparte del tremendo impacto que tendría un anegamiento en estas ciudades, pensemos el impacto en los puertos donde los barcos sin poder recalar causarían desabastecimientos, incremento de precios en bienes básicos, incremento de la desigualdad, inclusive llegando a estallidos sociales o emigración. Esto es solo un pequeño ejemplo de cómo tragedias que vemos lejos, las tenemos y la tendremos muy cerca. Aún está en nuestras manos el que las futuras generaciones en Chile no vivan estos impactos.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.