Un debate con todos los elementos sobre la mesa

"Resulta necesario y oportuno recordar -siendo hoy el tema de pensiones una de las primeras urgencias de las personas- que el gran objetivo de una reforma de pensiones debe apuntar a mejorar las jubilaciones de los chilenos, razón por la que la evidencia técnica debiera ser prioritaria para un debate responsable".




El inicio de la discusión de una Ley Corta de Pensiones es una nueva oportunidad para abrir un debate amplio y profundo sobre el futuro de las pensiones en Chile, que sume todas las visiones y ponga sobre la mesa todos los elementos de análisis.

Los últimos resultados de la encuesta Criteria vienen a confirmar las tendencias que han arrojado otros sondeos sobre la mirada que, respecto del sistema de pensiones, tienen las personas en Chile. Y aunque en nada nos extraña, sí sorprende que frente a esta reiterada y contundente evidencia, prevalezcan en el debate político un conjunto de aseveraciones e interpretaciones que derechamente contradicen las opiniones y preferencias de la gente.

En efecto, y de manera mayoritaria y transversal, un 69% se inclina por un sistema de capitalización individual para el 100% de sus futuras cotizaciones ante a un nuevo sistema de pensiones. En tanto, sólo un 8% optaría por un fondo colectivo y un 24% preferiría que sus ahorros se distribuyan entre su cuenta de capitalización individual y un fondo colectivo.

Junto a la propiedad de los fondos, otro tema que aparece con fuerza es la centralidad de la libertad de elegir, ya que, pese a que las opiniones están divididas entre una administración privada o pública de los fondos, casi dos tercios manifiesta que esa decisión debe ser de los cotizantes y afiliados.

Contra todo lo que hemos escuchado, sólo un 29% de los encuestados cree que un sistema de reparto le ofrecería una mayor pensión que la que tendría con el actual sistema de pensiones, al punto tal que, de concretarse una opción semejante, el 60% preferiría retirar o disponer de sus actuales ahorros en las AFP.

Lo que finalmente nos revela este estudio, es que la mayoría de la gente adhiere a un sistema mixto de pensiones, donde junto con el ahorro personal, la capitalización individual y la libertad de elegir, más del 80% está de acuerdo con la implementación de una Pensión Básica Universal pagada por el Estado y, por lo tanto, financiada con nuestros impuestos y no con nuestros ahorros. De paso, y contra todo lo que hemos escuchado de nuestros dirigentes políticos, más de la mitad de las personas consultadas afirma que esa ayuda debe focalizarse en las personas con pensiones más bajas.

En momentos tan importantes y decisivos para el país, cuando junto con enfrentar una elección presidencial y parlamentaria, estamos también debatiendo sobre una nueva Constitución para Chile, resulta necesario y oportuno recordar -siendo hoy el tema de pensiones una de las primeras urgencias de las personas- que el gran objetivo de una reforma de pensiones debe apuntar a mejorar las jubilaciones de los chilenos, razón por la que la evidencia técnica debiera ser prioritaria para un debate responsable.

* Martín Mujica, Gerente General AFP Cuprum.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.