Banco Central llama a reactivar el mercado de bonos corporativos para enfrentar la crisis

Banco Central podrá acceder a programa de la Fed que le permitirá tener mayor liquidez en dólares

13 Septiembre 2019 Fachada Banco Central Foto : Andres Perez

Además, en Chile se registraron salidas de flujos "relevantes" en los meses de marzo y abril, totalizando una salida en un año de US$721 millones.




Una serie de efectos en el mercado de deuda son los que revisó el Banco Central en su Informe de Estabilidad Financiera (IEF) del primer semestre, donde destacó el impacto de la deuda high yield en las aseguradoras, la necesidad de reactivar el mercado de bonos y la salida de flujos de inversionistas no residentes.

Respecto de este último punto, el IEF detalló que, según el Emerging Portfolio Fund Research (EPFR), que registra movimientos de flujos de portafolio para un grupo acotado de inversionistas extranjeros, en Chile se registraron salidas de flujos relevantes en los meses de marzo y abril, totalizando una salida en un año de US$721 millones.

Sin embargo, la entidad apuntó que “las condiciones macroeconómicas de Chile se mantienen sólidas, otorgándole al país una posición favorable para enfrentar los efectos de factores externos”, aunque es importante enfatizar que las acciones de emergencia tomadas por diversos países, incluido Chile, ante la crisis del Covid-19 podrían implicar menor espacio de política en el futuro. Por ello, seguirá siendo fundamental complementar el análisis de la efectividad de las medidas implementadas en los últimos meses con el constante monitoreo de la evolución de la situación global y sus implicancias para Chile”.

Pero no es el único efecto que el BC prevé para el mercado de deuda. La entidad estima que es “fundamental avanzar en la activación del mercado de bonos, para ampliar las fuentes de financiamiento para el sector corporativo”, pues el negativo escenario actual se reflejará en un deterioro de la posición financiera de las empresas, limitando su capacidad de pago.

Al primer trimestre de 2020, la deuda total de las empresas alcanzó, en el agregado, 131% del PIB, cifra que si bien muestra un alza respecto al reporte previo, se debe gran medida a la depreciación del peso frente al dólar. No obstante, el BC advierte que “entre las firmas de mayor tamaño que reportan sus balances financieros a la CMF, una fracción necesitará financiamiento adicional para complementar su flujo de caja. Dado su tamaño relativo, estas empresas son relevantes en la generación de empleo, tienen numerosas relaciones comerciales con firmas de menor tamaño y su deuda bancaria es relevante dentro de los portafolios de los bancos. Dado que éstas se han financiado mayormente con bonos, tanto locales como externos, al cubrir sus nuevas necesidades sólo con crédito bancario podrían restar espacio a empresas de menor tamaño”.

Impacto de bonos High Yield

Junto con esto, la entidad presidida por Mario Marcel comentó que de sumarse nuevas rebajas a las clasificaciones de bonos por parte de agencias crediticias, llevando los papeles a niveles por debajo del grado de inversión, “podrían tener un impacto significativo sobre los inversionistas institucionales locales”.

Según el Banco Central, en lo que va de 2020 el volumen de bonos clasificados como investment grade que ha sido rebajado a high yield ya superó el mayor registro histórico, visto durante la crisis financiera global.

De hecho, precisa el Banco Central, estimaciones de bancos privados sugieren que, en los próximos meses, los bonos fallen angel1/ en mercados internacionales se incrementarían en poco más de US$550.000 millones, cifra que tendría efectos sobre la cartera de inversiones de inversionistas institucionales locales, pues el 3,5%, 3,8% y 8,1% de la cartera de inversiones de bancos, fondos de pensiones y compañías de seguros de vida, respectivamente, poseen instrumentos de renta fija en el exterior con ratings clasificados entre BBB+ y BBB-, lo cual totaliza US$13.850 millones expuestos a este potencial shock.

Para la entidad, en el caso de las compañías de seguros de vida, “una rebaja de ratings — asumiendo el parámetro previo donde 15,7% de los bonos caería bajo “grado de inversión”— significaría un aumento en la exposición de bonos high yield desde 4,5 hasta 5,8% de su cartera (US$3.492 millones). Sin embargo, las inversiones en instrumentos de deuda en el exterior con clasificación inferior a BBB están sujetas a un límite de 5% de las reservas técnicas y el patrimonio en riesgo de las CSV”.

Así, el BC advierte que algunas aseguradoras de vida con menor holgura “podrían tener que liquidar ciertas posiciones, en el caso de requerir activos representativos para constituir reservas. Tales liquidaciones podrían implicar pérdidas para las compañías, al vender los bonos a tasas más altas a las que están registradas en sus portafolios, y también producto que deberían reconocer pérdidas en los contratos de cobertura (cross currency swaps) vinculados a estos bonos”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.