La industria petrolera se enfada ante la promesa de Biden de dejar el crudo

El candidato presidencial demócrata Joe Biden dijo durante el debate del jueves que haría una "transición de la industria petrolera". FOTO: ANGUS MORDANT / BLOOMBERG NEWS

Los comentarios del candidato presidencial demócrata en el debate del jueves molestaron a algunos ejecutivos petroleros, pero fueron bien recibidos por la industria de las energías renovables.




Los comentarios de Joe Biden el jueves de que buscaría eliminar el petróleo fueron bien recibidos por la industria de las energías renovables, pero avivaron las preocupaciones entre algunos ejecutivos de petróleo y gas de que una administración demócrata lastraría aún más a una industria muy afectada por la pandemia de coronavirus.

El interés de Biden en endurecer las regulaciones sobre el petróleo y el gas mientras adopta formas más limpias de energía no es nuevo. El ex vicepresidente ha hecho campaña sobre políticas que incluyen restringir las emisiones de gases de efecto invernadero y prohibir nuevos permisos de petróleo y gas en terrenos federales.

Pero la promesa de Biden de “alejarse de la industria petrolera” durante su debate con el presidente Trump reforzó el malestar que sienten algunos en la zona petrolera, un bastión republicano desde hace mucho tiempo, sobre su candidatura.

El pionero de la fracturación hidráulica Harold Hamm, fundador y presidente ejecutivo de Continental Resources Inc., cercano a Trump, dijo que los precios en el surtidor podrían aumentar si Biden restringiera aún más la producción de petróleo y gas de Estados Unidos.

“Si Biden entra, los consumidores pierden”, afirmó Hamm, advirtiendo sobre la posibilidad de escasez de energía. “Si apagas la energía aquí en Estados Unidos, entonces volverás a entrar rápidamente”.

La magnate de oleoductos Kelcy Warren, quien también apoya a Trump, expresó que el petróleo y el gas seguirán siendo componentes importantes de la combinación energética global a largo plazo.

“Las marcadas diferencias entre las políticas de los candidatos y el impacto que esas políticas tendrán en nosotros personalmente y como nación es fundamental para que la gente las comprenda. Ellos marcarán el rumbo de nuestro futuro económico y la fortaleza de nuestro país”, señaló Warren, director ejecutivo de Energy Transfer LP, el operador del Dakota Access Pipeline, en un comunicado.

La industria de las energías renovables, por el contrario, acogió con beneplácito el compromiso de Biden.

“Joe Biden dijo lo que es obvio para el 90% de los votantes en todo Estados Unidos”, dijo Abigail Ross Hopper, presidenta y directora ejecutiva de la Asociación de Industrias de Energía Solar. “La gente ama la energía solar y la ve como una solución fundamental para el cambio climático. Eso inevitablemente resultará en una reducción de la dependencia de los combustibles fósiles. Estamos orgullosos de liderar la transformación de energía limpia de Estados Unidos y estamos listos para trabajar por nuestra economía independientemente del resultado de las elecciones”.

El exvicepresidente, que ha estado cortejando a votantes en estados productores de petróleo y gas como Pensilvania y Texas, afirmó que buscaría hacer la transición “con el tiempo”. Ha dicho que quiere eliminar las emisiones de carbono del sector energético para 2035 y en la economía de Estados Unidos para 2050.

“No se desharía de los combustibles fósiles”, expresó Bill Russo, portavoz de la campaña de Biden. “La gente no va a perder puestos de trabajo, de hecho, vamos a mantener y crear millones de puestos de trabajo”.

La Agencia Internacional de Energía estima que incluso con un apoyo gubernamental sostenido para inversiones bajas en carbono, el petróleo y el gas natural constituirían casi la mitad de la combinación energética mundial en 2040.

Las empresas estadounidenses de petróleo y gas han tenido problemas durante los últimos cuatro años a pesar del apoyo de la administración Trump, que ha tratado de flexibilizar las regulaciones y ha tomado medidas para retirarse del acuerdo climático de París de 2015. Los inversionistas se han cansado de los rendimientos mediocres y están cada vez más preocupados por los impactos del sector en el medio ambiente. Un fondo cotizado en bolsa de compañías estadounidenses de petróleo y gas ha caído un 73% desde la investidura de Trump, después de aumentar aproximadamente a la mitad durante el mandato del presidente Barack Obama.

El Covid-19 se ha sumado a los problemas de la industria al erosionar la demanda de productos como gasolina, diésel y combustible para aviones a medida que la gente viaja menos. Los precios de referencia del petróleo en Estados Unidos han rondado los US$40 el barril durante meses, por debajo del nivel que requieren muchas empresas para perforar nuevos pozos de manera rentable.

La inversión en energía verde, por otro lado, ha aumentado drásticamente el año pasado, impulsada en parte por fondos que permiten a los inversionistas centrarse en principios “ESG” o ambientales, sociales y de gobernanza.

Algunas de las compañías petroleras más grandes del mundo han comenzado a alejarse de los combustibles fósiles, proyectando que la demanda de petróleo pronto podría alcanzar su punto máximo, gracias al aumento de los vehículos eléctricos y las energías renovables, así como a las regulaciones gubernamentales para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

BP PLC cree que la demanda ya puede haber alcanzado su punto máximo y planea reducir su producción de petróleo y gas en un 40% durante la próxima década.

Otras compañías, incluida Exxon Mobil Corp., continúan invirtiendo en aumentar la producción de petróleo, creyendo que la demanda crecerá en las próximas décadas.

A principios de semana, algunos ejecutivos petroleros minimizaron el impacto que tendría Biden en la industria.

“Si solo miras a Biden y su historia, él no es uno de estos individuos reales impulsados ideológicamente. Tiene una larga historia de apoyo a la manufactura y apoyo a los trabajos sindicales y esas instalaciones”, dijo Rich Walsh, asesor general de la refinería Valero Energy Corp., el jueves durante la conferencia telefónica sobre ganancias del tercer trimestre de la compañía. “Hay muchas razones institucionales y estructurales por las que estos cambios no se producirán como algunas personas piensan. Y entonces, nos sentimos bastante bien”.

El viernes, el director ejecutivo de Valero, Joe Gorder, emitió un comunicado en el que expresaba su preocupación por los comentarios de Biden y señalaba las inversiones de la empresa en biocombustibles con bajo contenido de carbono.

“Nuestra estrategia genera hoy un impacto positivo tangible en el medio ambiente y empleos bien pagados para los estadounidenses de hoy, como una alternativa a la retórica de la campaña y las declaraciones de aspiraciones sobre el mañana”, afirmó Gorder.

Las empresas de petróleo y gas ya han comenzado a hablar sobre su papel potencial en una transición energética. Rich Kinder, presidente ejecutivo y cofundador del gigante de gasoductos Kinder Morgan Inc., expresó el miércoles que el combustible tiene “una pista larga”, pero destacó la capacidad de su empresa para girar mientras el mundo adopta la energía renovable.

“Más allá del uso actual de nuestros activos, nuestra extensa infraestructura de ductos puede jugar un papel importante para facilitar muchos de los cambios que se promueven para disminuir las emisiones globales”, señaló Kinder, y agregó que la compañía podría transportar productos como hidrógeno o biocombustibles. “En resumen, parafraseando a Mark Twain, los rumores de nuestra muerte son muy exagerados”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.