Activos refugio: dónde invertir en tiempos de incertidumbre

El dólar es el activo refugio por excelencia en tiempos de incertidumbre. Los especialistas en inversiones principalmente recomiendan la renta fija internacional. Pero también ven opciones en el mercado local.




Cuatro días turbulentos ha tenido el mercado local luego de las elecciones del fin de semana pasado. La Bolsa de Santiago se desplomó 10,8% hasta los 4.079,99 puntos. El dólar escaló $18 hasta los $718,5. Las tasas largas también se dispararon.

Lo cierto es que la incertidumbre inició tras el estallido social, se acrecentó en medio de la pandemia, pero el fin de semana pasado fue el golpe final, donde se concretó el peor escenario que tenían previsto los inversionistas, algo que veían posible pero poco probable: los partidos políticos tradicional no lograron ni la mitad de los cupos en la convención.

¿Dónde refugiarse en tiempos de incertidumbre? Los especialistas en inversiones tienen varias alternativas en mente, principalmente en el extranjero pero también en el mercado local. Uno de los activos refugios por excelencia es el dólar.

El gerente de Asset Allocation de LarrainVial Asset Management, Andrés Vicencio, comenta que “la experiencia financiera, especialmente en Latinoamérica, nos muestra que la inversión en dólares es un buen refugio en momentos de incertidumbre. En países vecinos, por ejemplo, que no cuentan con maneras de protegerse contra la inflación (como el caso de la UF), es una alternativa extendida entre inversionistas como una manera de resguardar el poder adquisitivo de los ahorros, y es lo que estamos viendo actualmente”.Más allá de comprar dólares, también se puede invertir en activos que estén denominados en la moneda norteamericana.

En ese sentido, Carla Barrientos, gerente de advisory en Credicorp Capital, comenta que han visto “una marcada tendencia en el inversionista local por aumentar la exposición a dólares e inversiones internacionales, en especial desde el estallido social hasta la fecha”. Barrientos dice que “la mayor exposición a dólares la canalizamos en vehículos de inversión de renta variable y fija internacional”.

Daniel Soto, jefe de Estrategia de Inversiones de SURA Asset Management Chile, cuenta que han visto “una mayor preferencia por activos de refugio desde octubre-noviembre de 2019, la que se refleja en el crecimiento de la inversión en dólares, principalmente a través de renta fija internacional”. En esa línea, recomienda que si una persona tiene una perspectiva menos favorable del panorama local, podría refugiarse en este tipo de activos, idealmente de baja duración para evitar volatilidad.

El ejecutivo de LarrainVial Asset Management también dice que “la clase de activo más defensiva ante la incertidumbre en general suele ser la renta fija soberana, en especial la internacional (como los bonos del Tesoro de EEUU), aunque en este momento dada la situación de los mercados está bajo presión por las mayores expectativas de inflación, que a nuestro juicio son ´naturales´ en un proceso de crecimiento económico, y por tanto transitorias”.

En renta fija del exterior, Barrientos privilegia “vehículos de inversión que puedan realizar un manejo activo de duración, así como también aquellas clases de activo con mayores niveles de spread”.

La diversificación también es clave. A eso apunta Barrientos, quien señala que los portafolios deben tener exposición a moneda local e internacional. En tanto, el estratega de inversión de Banchile Inversiones, Rodrigo Ibáñez, cree que “en tiempos en donde se incrementa la incertidumbre local, la alternativa es diversificar internacionalmente las inversiones tanto en renta variable como en renta fija”.

Para clientes de fondos mutuos, Ibáñez dice que “en términos de productos lo anterior se puede lograr invirtiendo en los portafolios activos equilibrados, que tienen un mix entre activos locales e internacionales, tanto de renta fija como de renta variable e inversiones alternativas. Estos portfolios siguen nuestra estrategia activa de asset allocation”.

Mercado local

Sebastian Senzaqcua, gerente de economía y estrategia de BICE inversiones, dice que no se puede descartar que las inversiones nacionales se vean afectadas por la alta incertidumbre local, tanto de renta fija como de renta variable. En esa línea, comenta que el paso inicial es bajar la volatilidad de las inversiones, y hay distintas vías según el perfil de riesgo.

Para los más conservadores que solo invierten en renta fija nacional, Senzaqcua recomienda invertir en fondos mutuos que se enfocan en bonos de corto plazo y en UF, “con el fin de resguardarse del riesgo de inflación. Aunque de corto plazo existe el riesgo de variaciones negativas en el IPC dependiendo de si se aprueba o no la baja transitoria del IVA, creemos que de mediano plazo la inflación seguiría siendo positiva, por lo que vemos espacio de apreciación en las inversiones de renta fija en UF de corto plazo”.

El ejecutivo de Sura Asset Management también cree que otra opción de refugio, son “los fondos de renta fija local de baja duración, los que también presentan tasas más atractivas de las que exhibían hace 3 meses -cuando estaban mucho más bajas- y que tienen buenas perspectivas de cara al mediano plazo”. Barrientos dice que “en el contexto local creemos que activos líquidos en UF son una alternativa de refugio ante eventuales presiones inflacionarias”.

Mayor tolerancia al riesgo

Para los perfiles de mayor tolerancia al riesgo, el ejecutivo de BICE Inversiones recomienda aumentar la exposición a inversiones de mercados internacionales, especialmente de renta variable internacional. En términos de regiones, favorecen EEUU, Europa y Latinoamérica, “en donde este último en el caso de Brasil, contaría con espacio de alza de la mano de una recuperación económica”.

En tanto, el ejecutivo de Sura para este tipo de perfiles dice que “la recomendación serían fondos de renta variable internacional, donde EEUU surge hoy como una buena alternativa”.

Altos patrimonios

Para clientes de alto patrimonio, el ejecutivo de Banchile explica que “en el actual ciclo, la clave es invertir en activos internacionales que se beneficien de la recuperación, entre los que se encuentran las acciones de Eurozona, Latinoamérica, los bonos High Yield, los sectores de valor (financiero, industrial, materiales en EEUU)”. Añade que “todo este set de activos debe tener un complemento con activos del sector tecnológico -que en términos regionales- tiene un atractivo mayor en Asia Emergente”. Por su parte, Barrientos dice que “una clase de activo que ha tomado cada vez mayor relevancia en los clientes de altos patrimonios corresponde a activos alternativos, en especial internacionales”.

Ricardo Morales, socio HMC Capital, cuenta que “los inversionistas de alto patrimonio tienen hoy día varios dilemas que resolver, adicional a la incertidumbre generada por la pandemia y en el caso específico de Chile, por el proceso constituyente”. Detalla que el primero de esos dilema, es que “tradicionalmente tenían una porción importante de sus activos en renta fija (Bonos del Tesoro, Euro Bonos, bonos corporativos Latam y bonos en UF), los cuales, por el escenario de tasas bajas y en EEUU casi cercanas a cero, no están generando mayor aporte al portafolio y más bien, tienen un riesgo importante de pérdida de valor si la inflación en EEUU se empieza a disparar”.

A raíz de lo anterior, Morales dice que “la forma que han abordado este escenario es invirtiendo una parte importante del portafolio en Deuda Privada, ya sea internacional o local, con la expectativa de generar retornos cercanos al 8% anual”.

Y en el caso específico de la incertidumbre política en Chile, señala que esto “se genera dentro de un entorno de recuperación económica, recursos adicionales producto del tercer retiro de las AFP y precios del cobre tocando su nivel más alto en años. Eso ha permitido que el tipo de cambio se mantenga contenido y sólo en la bolsa se están ajustando los sectores que el mercado percibe afectados por los cambios que se vienen”.

Por lo tanto, dice que “el desafío es encontrar alternativas para el exceso de liquidez que hay en Chile con un escenario muy bajo de tasas. Creemos que en las estrategias ilíquidas locales sólo generarán interés aquellas que entreguen algún tipo de dividendo recurrente y sean de plazos relativamente acotados (4-5 años máximo), ejemplo la Deuda Privada o Mezzanine”.

En el caso de las inversiones internacionales, el socio de HMC comenta que “probablemente siga el sesgo hacia inversiones en dólares con foco en EEUU. La economía americana está en franca recuperación y los planes de infraestructura propuestos por el presidente Biden van a acelerar aún más esa tendencia. Sin embargo, la bolsa parece estar en niveles muy elevados y, por ende, hay una mayor volatilidad y por el lado de la renta fija, con las tasas casi en cero y algún tipo de inflación emergiendo, tampoco son una alternativa atractiva en el entorno actual. Por ello, creemos que la demanda por activos alternativos con sesgo hacia este mercado se incrementará significativamente y en todo tipo de estrategia (Real Estate, Private Equity, Deuda Privada o Venture Capital)”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.