Presidente del Banco Central advierte que “en cada retiro (del 10%) se van volviendo más difíciles algunas cosas”

Mario Marcel

Mario Marcel sostuvo que con cada nuevo retiro hay mayores costos y que este aumento no es lineal, sino exponencial. "Desde un punto de vista del manejo financiero, se va volviendo cada vez más difícil que el anterior”, reconoció. En ese sentido el BC explicó que con este tercer giro ya se observa una menor liquidez de parte de las AFP y una potencial mayor venta de activos en el mercado local.




El retiro de fondos previsionales que aprobó el Congreso nuevamente acaparó algunos apartados del Informe de Estabilidad Financiera (IEF) del Banco Central (BC). Y en la presentación del informe que hizo el presidente del BC, Mario Marcel, ante la Comisión de Hacienda del Senado, también se abarcó este tema.

Y fue la gerenta de la División de Política Financiera del BC, Solange Berstein, quien profundizó en ello. Allí dijo que los retiros de ahorros previsionales “han tenido un impacto acotado en los precios de los mercados financieros, gracias a la implementación de medidas por parte del BC y la estrategia de liquidación de activos de las mismas administradoras, lo que ha mitigado el impacto en el mercado”.

Sin embargo, sostuvo que “se generó en el corto plazo fuertes tensiones para liquidar estos activos en el plazo establecido, y esto se pudo superar. En el largo plazo, la menor participación de estos inversionistas, reduce la capacidad de intermediación de recursos en la economía, afectando su desarrollo de largo plazo. Es posible que ello ya se esté reflejando, en el proceso de implementación del tercer retiro, que comenzó esta semana”.

¿Por qué? Berstein detalló que en este tercer retiro que se inició el lunes, “en el primer día de operaciones se triplicó la demanda por operaciones de compra contado con venta a plazo de bonos bancarios del BC, respecto de lo demandado en toda la implementación del primer retiro, sugiriendo entonces menores niveles de liquidez de las AFP, y una mayor concentración potencial de liquidaciones de activos en el mercado local, con ilimitadas contrapartes”.

En ese sentido, señaló que “mas allá de los eventuales ajustes que pueda hacer el BC en sus instrumentos para hacerse cargo de un escenario más exigente, esto ilustra el hecho de que cada nuevo retiro aproxima el desarme de posiciones de los fondos de pensiones en activos locales menos líquidos, con impactos potenciales sobre sus precios considerablemente mayor”.

Por su parte, Marcel indicó que esta “es una muy alta demanda por estas operaciones de CCVP (programa que abrió el BC para facilitar la liquidez de cara a venta de activos por tercer retiro) que ofrece el BC. Para el primer retiro en que se ofreció este mismo instrumento, en todo el proceso las administradoras usaron alrededor de US$4.000 millones de esta facilidad, en el segundo retiro fue menos, fueron alrededor de US$2.500 millones, y en esta oportunidad, en el primer día de apertura de esta ventanilla, las AFP solicitaron incluso más que lo que estaba disponible”.

Marcel continuó diciendo que estuvieron ”revisando las solicitudes en función de los límites que tenemos por emisor respecto de los bonos bancarios, que son los que se pueden comprar y vender a plazo, y por esa vía se ha ido ajustando a la demanda de las administradoras”. Comentó que “esto lo que indica es que a medida que se avanza con los retiros, las inversiones que tienen que deshacer las administradoras, son cada vez activos menos líquidos, o activos que corresponden al mercado local”.

Pero puntualizó que, “al mismo tiempo, las administradoras tienen por cuestiones regulatorias también una presión importante por asegurar un buen retorno a los afiliados, entonces puede ocurrir también que por la evolución de los precios de mercado, sea más conveniente liquidar activos domésticos que activos en el exterior”.

En esa línea, el presidente del BC advirtió que “este es un problema que solo puede aumentar en el futuro, porque si uno se va a un extremo, y dice bueno, los fondos de pensiones tenían al comienzo de todo este proceso más de 80% del PIB en activos. Entonces, ¿es realista pensar que se puede desinvertir el equivalente a 80% del Producto en activos, y no ocurra nada? Yo creo que eso no es realista”.

¿Por qué? Marcel detalló que esto ocurre “porque está la pregunta que hacía el senador Lagos Weber, ¿qué otro actor está disponible para comprar esos activos? Si uno juzga por el primer y segundo retiro, ahí fueron más activos los inversionistas no residentes, en buena medida porque había un tipo de cambio que hacía más atractivo comprar activos en Chile, (pero) hoy día ya no es así”.

Continuó diciendo que también hay “otros inversionistas institucionales en Chile, bueno, tenemos a las compañías de seguros que tienen que liquidar activos, no están en condiciones de acumular activos. Los fondos mutuos tipo 3 y 6 están reduciéndose en tamaño, se habían recuperado algo después de la caída que tuvieron a fines de 2019, pero hoy día nuevamente hay una recomposición hacia fondos tipo 1, que son los más líquidos”.

Así, manifestó que “entonces, eso es una realidad que va desarrollándose, esto es parte de lo que nosotros explicamos tiempo atrás, en el sentido de que cada retiro no es una mera repetición de lo anterior, en cada retiro se van volviendo más difíciles algunas cosas”.

¿Qué significa que se vuelva más difícil? “Uno puede pensar que si hay una oferta de títulos que están liquidando las administradoras, siempre habrá un precio al cual aparecerá un comprador, pero esa caída de precio de esos activos significa aumento de las tasas de esos instrumentos, lo que arrastra toda la estructura de tasas de mercado hacia arriba, por lo tanto, en la medida que se van deteriorando los mercados de renta fija, van aumentando las tasas de interés, especialmente aquellas de largo plazo, que son aquellas donde invierten estos inversionistas institucionales, y por lo tanto, el costo del crédito se va haciendo mayor”, señaló.

Y agregó que este aumento en el costo de crédito es “no solamente para los bancos o empresas, sino que también para el gobierno. Hoy, por ejemplo, dependiendo de lo que vaya ocurriendo con los ajustes de portafolios de los fondos de pensiones, se le va haciendo más costoso al gobierno emitir deuda en el mercado local, por ejemplo”.

Más tarde, en un punto de prensa, Marcel recalcó que “este aumento de costos (que generan los repetidos retiros) no es un aumento lineal, es un aumento exponencial, es decir, cada retiro de fondos, desde un punto de vista del manejo financiero, se va volviendo cada vez más difícil que el anterior”.

Y consultado respecto de si están evaluando ampliar las medidas dada la alta demanda de las AFP por la facilidad que implementó el BC, comentó que “siempre estamos evaluando la efectividad de las medidas que tomamos, qué espacio pueda haber para algún tipo de modificación, pero para eso primero es importante tener un buen diagnóstico de cuál es el fundamento de esa mayor demanda”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.