BC: ayudas fiscales y retiros suman más de seis veces lo perdido en ingresos del trabajo por pandemia

ANTOFAGASTA: Cuarentena en COVID-19

FOTO CAMILO ALFARO/AGENCIA UNO

De acuerdo al instituto emisor, las inyecciones de liquidez llegan al cuarto trimestre de este año a un total acumulado de US$85 mil millones, lo que contrasta con los US$14 mil millones perdidos por los hogares debido a la falta de empleo.




El Banco Central actualizó sus datos sobre sobre la evolución de las ayudas fiscales y de los retiros de pensiones para hacer frente a la pandemia, con datos hasta el cuarto trimestre, dando cuenta de la fuerte abundancia de liquidez en el mercado.

En el Ipom de diciembre, el instituto emisor señaló que las inyecciones de liquidez que acumularon los hogares al cierre del presente año 2021 llegaron a un máximo desde el inicio de la pandemia, totalizando US$85,4 mil millones, lo que se componen principalmente de US$55,8 mil millones de los retiros de fondos de pensiones y US$24,5 mil millones del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE). Esto está en línea con lo proyectado por el propio Banco Central en su informe de septiembre.

Estos US$85,4 mil millones es un monto seis veces mayor que los ingresos del trabajo perdidos por culpa de la pandemia, los que llegan en el actual trimestre a un acumulado total de US$14 mil millones perdidos. Así, la liquidez actual de los hogares alcanza a US$71,4 mil millones, equivalentes al 28% del PIB de Chile del año pasado.

El trimestre donde hubo mayor inyección de recursos fue el segundo, tras la aprobación del tercer retiro de los fondos de pensiones y el aumento del alcance del IFE. En ese momento, se sumaron US$21 mil millones en relación al trimestre anterior, con lo que la liquidez total de los hogares alcanzó a US$61 mil millones.

“La Encuesta de Ocupación y Desocupación (EOD) en el Gran Santiago muestra que alrededor de dos tercios de quienes reciben el IFE y un tercio de quienes han retirado parte de sus ahorros previsionales dedican estos recursos mayoritariamente a gastos de consumo. Además, estas proporciones crecen para los quintiles de más bajos ingresos”, destaca el informe del BC y agrega que “de todas formas, el mismo estudio refleja que una parte relevante de los impulsos es utilizada como ahorro o para la disminución de deudas. De hecho, desde comienzos del año pasado hasta octubre del presente los saldos de las cuentas de ahorro voluntario de las AFP y las de ahorro a plazo también se duplicaron, con un incremento aproximado de US$10 mil millones. Asimismo, según información de la CMF, Suseso y la Superintendencia de Pensiones, entre el primer trimestre del 2020 y el segundo trimestre de este año la deuda no hipotecaria de los hogares había disminuido en más de US$6 mil millones”.

Este aumento del consumo, dice el Central, “se ha dado en un contexto en que se han continuado recuperando los empleos perdidos durante la pandemia, con una demanda de trabajo por parte de las empresas que muestra un dinamismo importante”. De hecho, los mismos datos señalan que la mayor caída trimestral en los ingresos del trabajo se dio en el tercer trimestre de 2020, es decir, en el peor momento de la pandemia, pero a partir del tercer trimestre de este año se ve una estabilización, sin caídas mayores, mientras las inyecciones de las ayudas y los retiros seguían.

Fogape

En uno de los recuadros del informe, el Banco Central analiza también las políticas de apoyo a las empresas durante la crisis sanitaria. En ese estudio señala que hasta mayo de este año 250 mil empresas habían obtenido un crédito Fogape-Covid, con la mayoría siendo micro y pequeñas firmas, lideradas por las de los sectores comercio e industria manufacturera. Estos créditos sumados desde el inicio de la pandemia llegaron a mayo a 6% del PIB.

Las conclusiones respecto al impacto de estos créditos son positivas. De acuerdo al BC, “las empresas que accedieron a créditos Fogape-Covid fueron aquellas cuyas ventas cayeron más con relación a aquellas que no accedieron” y, además, “se observa que sus ventas se recuperaron más rápidamente”. Mientras, por el lado de la inversión pasa algo similar, cayendo más rápidamente al inicio de la pandemia quienes accedieron a estos fondos que las que no, para luego recuperarse más rápido.

Asimismo, la evidencia señala que las firmas que accedieron a estos préstamos tuvieron una menor probabilidad de dejar de reportar ventas en los meses siguientes y una mayor probabilidad de volver a reportarlas si es que habían dejado de hacerlo.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.