Banco Central reconoce que el “shock migratorio” podría explicar en principio la desaceleración de los salarios

Sin embargo, el instituto emisor señaló que el dinamismo del mercado laboral ha ayudado a absorber el flujo migratorio.


El presidente del Banco Central, Mario Marcel, señaló que la tasa de desempleo, que en el trimestre agosto – octubre se ubicó en 7,1%, no es excepcionalmente alta si se mide en términos históricos y sostuvo que el impacto de la migración en el mercado laboral, por tanto, se estaría dando más bien en los salarios.

“No estamos con una tasa de desocupación que sea anormalmente alta. Quizás podríamos querer que fuera más baja, pero en su comparación histórica, estamos por debajo”, dijo Marcel.

“En ese sentido, es posible que el flujo migratorio como un shock de oferta haya tenido más impacto sobre la evolución de las remuneraciones y por eso explicar algo de la desaceleración de las remuneraciones en el último tiempo, pero no necesariamente sobre el desempleo”, agregó.

Marcel realizó estas declaraciones en el marco de la presentación del Informe de Política Monetaria (Ipom) ante la Comisión de Hacienda del Senado,  el que incluyó un estudio especial sobre el funcionamiento del mercado del trabajo, que va más allá de las cifras coyunturales y que busca entender las características que inciden sobre su comportamiento en el curso del ciclo económico y en plazos más largos.

El estudio concluye que el mercado del trabajo en Chile se caracteriza actualmente por una alta heterogeneidad y movilidad interna. “Estas características han permitido que el mercado del trabajo responda con mayor flexibilidad al ciclo económico y al shock migratorio de los últimos años sin generar grandes cambios en materia de desempleo”, afirma. 

Sin embargo, el informe reconoce algo de impacto en los salarios. “El análisis indica que la revisión metodológica de las encuestas de remuneraciones, así como el reconocimiento de que las encuestas de empleo no están diseñadas para lidiar con cambios poblacionales sorpresivos, lleva a reconocer un mayor dinamismo en el mercado laboral en los últimos años. En particular este ha sido capaz de absorber un importante flujo migratorio, el cual podría explicar en principio la desaceleración salarial mostrada por diversos indicadores”, sostiene el informe.

El Banco Central añade que esta explicación es coherente con la información cualitativa que se recoge del Informe de Percepciones de Negocios, donde se reconocen menores presiones salariales por efectos de la mayor oferta laboral.

Al mismo tiempo, por tratarse de un shock de oferta, este mayor dinamismo sólo lleva aparejada una presión acotada sobre la inflación, indica el informe.

Empleo subestimado

El documento sostiene que”el flujo de inmigración en los últimos años ha sido muy significativo, contribuyendo al crecimiento de la fuerza de trabajo y el empleo. En promedio, los inmigrantes tienen niveles de educación algo mayores que los de la población local”.

En este sentido precisa que respecto del mercado laboral, uno de los aspectos que resaltaba en los últimos trimestres era determinar por qué el crecimiento del empleo que se obtenía de las encuestas parecía no reaccionar a la recuperación de la actividad. Más aún cuando otras fuentes de información, las denominadas registros administrativos, sí mostraban un mejor desempeño.

“En este Ipom incluimos un recuadro donde revisamos cuál es el efecto que la fuerte inmigración de los últimos años está teniendo en el empleo. Concluimos que, de ser considerado, en los últimos tres años el empleo habría crecido entre uno y dos puntos porcentuales anuales por encima de lo que han venido arrojando las encuestas –es decir, entre el doble y el triple de lo que indica el dato de encuestas para los últimos años, confirmando la visión de un mercado laboral que evoluciona acorde con el ritmo de crecimiento observado desde mediados del 2017”, señaló el BC.

Rotación

Al mismo tiempo, el informe señala que hay segmentos de la fuerza de trabajo para los que la alta rotación no conduce a mejoras salariales ni ganancias de productividad. En esta dimensión, la desigualdad económica y un menor potencial de crecimiento de largo plazo parecen tener un factor de interacción que debe ser analizado en profundidad, indica.

El análisis muestra que ha aumentado la participación de las mujeres en la fuerza de trabajo mientras que se ha reducido la de los jóvenes, en línea con la mayor cobertura de educación superior para las nuevas generaciones.

Asimismo señala que el capital humano ha crecido de manera importante. No obstante, indica, respecto de países desarrollados, se mantienen rezagos en cobertura y especialmente en calidad. El informe sostiene que el retorno a la experiencia laboral de los trabajadores chilenos es bajo en el contexto internacional, con amplias diferencias entre personas de distinto nivel educacional.

Trabajo informal

El informe concluye que el trabajo informal ha disminuido en Chile y tiene un menor peso que en otros países de América Latina, pero continúa muy por encima de los estándares de países desarrollados (en torno a 30% de la fuerza de trabajo, en comparación con el 12% promedio en la OCDE).

Además precisa que el mercado laboral es muy dinámico, con una alta rotación en comparación internacional, en un contexto de alta incidencia de empleos a plazo fijo y que el empleo asalariado se concentra crecientemente en empresas de mayor tamaño. De hecho más de la mitad de este empleo es contratado en ese tipo de empresas.

Agrega que los salarios reales han crecido con fuerza para todos los niveles de ingresos. Sin embargo, advierte que persiste una alta dispersión salarial que se correlaciona con las diferencias en la duración del empleo (rotación). Es decir, salarios más altos tienden a coincidir con relaciones laborales más duraderas.

El BC indica que la tasa de desempleo agregada muestra una tendencia a la baja, en parte importante por la caída en la participación relativa de los trabajadores más jóvenes.

Seguir leyendo