Beatrice Pierre, desde Haití a una gerencia general en Chile

Ingeniera química y bioquímica, ocupa desde mayo la gerencia general de la Fundición Altonorte de Glencore, tras trabajar en Estados Unidos y Canadá, país al que arribó a los 12 años, junto a su mamá y a su hermana.


A los 12 años, cuando junto a su familia abandonó Haití -el país más pobre de América- para radicarse en Canadá, Beatrice Pierre nunca imaginó que años más tarde su trabajo en distintas operaciones de Glencore la haría arribar a Chile.

La ingeniera química y bioquímica llegó al país el 2015 para instalarse como superintendenta de la planta de ácidos de la fundición Altonorte, ubicada en la Región de Antofagasta, tras lo cual se convirtió en gerenta de Operaciones y en mayo de este año, en la primera gerenta general mujer de la compañía.

“Nací en Haití y con mi familia nos mudamos a Canadá. Desde niña me encantaba construir, por lo tanto en la universidad estudié ingeniería química, lo que me enamoró. Cuando egresé, vino Falconbridge, que después cambió el nombre a Glencore y me preguntó si quería hacer minería. Me pidieron mudarme a un lugar de 500 habitantes que siempre estaba congelado”, rememora la ejecutiva.

De esa manera, inició una exitosa trayectoria que antes de su llegada a Chile, le hizo establecerse en distintas ciudades de Canadá y Estados Unidos, pasando a lo largo de 15 años, por fundiciones, refinerías, concentradoras y un centro de innovación, todos ellos pertenecientes a Glencore.

“Todo este camino me llevó a estar en Chile. En 2015 me mudé para ser superintendente de la planta de ácido, lo que fue excelente como escuela para aprender el idioma y conocer a la gente. Luego pasé a gerenta de operaciones y desde el 1 de mayo soy gerente general de Altonorte. Este fue un camino de 15 años, donde he visto de todo, desde casi el nacimiento del concentrado hasta el cobre fino hecho. Una experiencia en distintos países y todo esto es lo que me ha traído hasta acá”, dice emocionada.

En ese contexto, destaca que su desafío en Altonorte tiene que ver con varios aspectos: asegurar la salud y seguridad de sus trabajadores; el cuidado del medio ambiente; y la relación con las comunidades que rodean la operación.

“Tenemos un portafolio bien generoso para asegurar el crecimiento de la empresa, porque tenemos a la vista mejoras continuas. El plan es multiaño, con inversiones mirando al futuro del negocio. Sabemos que queremos ir más allá. Hay un decreto de emisiones que hoy estamos cumpliendo, pero queremos ir siempre más allá, no solamente ser feliz con el statu quo”, comenta.

Altonorte alcanzó en el último período su récord de producción, con más de un millón de toneladas de metal fundido, por lo que en ese sentido, también hay visión de mejora continua.

“Hay proyectos para mejorar eficiencia y productividad para elevar las tasas de producción cada año. Altonorte sigue siendo una fundición muy estratégica para Glencore y una fundición estratégica es una fundición rentable”, dice.

Haitianos en Chile

Según registros del Ministerio del Interior a 2017 residen en suelo nacional 73.098 haitianos, cifra 4.433% mayor a la de 2014, cuando las personas de esa nacionalidad que habitaban nuestro país ascendían a 1.649. Frente a este tema, Pierre prefiere hablar en base a su propia experiencia, resaltando que es posible salir de la pobreza.

“Nací y viví muchos años en Haití, uno de los países más pobres del mundo, por lo que salir de la pobreza y llegar a tener oportunidades es una esperanza para mucha gente. No por nacer en un lugar muy pobre te vas a quedar así, siempre se puede querer algo distinto en la vida”, señala.

En esa línea, al hablar de sus logros destaca el papel de su madre.

“Puedo hablar por mi misma. Por ser una persona muy orgullosa de mi herencia. Creo que lo que aprendí, lo hice de una mamá excepcional, que me ha criado sola con una hermana. La fortaleza que tiene esta mujer viene de haber vivido en un país que es el más pobre del hemisferio oeste. Por lo tanto, puedo hablar por mí y mi familia (…). Soy feliz con todo lo que he vivido. Soy haitiana de nacimiento, canadiense de crianza, orgullosa de vivir en un país como Chile y siempre estaré feliz de vivir en países en los cuales pueda entregar algo de mí”, confiesa.

Así, otros de los méritos de Pierre tiene que ver con que es la primera mujer en asumir la gerencia general de Altonorte, compañía cuya dotación femenina alcanza al 10% y en la que no existe una política de cuotas, ya que es la expertise lo que se privilegia.

“Siempre queremos estar más representadas en la minería, pero para hacer una buena minería entiendo que queremos a las mejores personas. Por lo tanto, no me estoy fijando una cuota, porque no quiero que se vea que las mujeres llegamos para cumplir una cuota ya establecida. Quiero que la inclusión sea de forma más fluida. No algo forzado. Esto se da por tu aprendizaje, por tu camino, por la fortaleza de tu CV y eso independiente de tu género”, sostiene, añadiendo que los desafíos humanos no tienen barreras por países.

“Los desafíos que veo en Chile son los que han tenido las mujeres en Estados Unidos y Canadá. Siento que Chile no es único en entender que la inclusión por tema de género o de otro ámbito es importante para asegurar la salud de una empresa. Todos los países están haciendo el camino juntos. Las mujeres nos hemos empoderado”, concreta.

De acuerdo con cifras de la Corporación Chilena del Cobre (Cochilco), solo el 8% de la dotación del sector minero, es decir 17.482 personas, son mujeres.

Seguir leyendo