Confianza de consumidores anota fuerte alza en febrero por mejores expectativas de empleo e ingresos

Actividad económica registró una fuerte contracción de 3,1% en enero y el desempeño fue mucho peor a lo esperado

De acuerdo al Índice de Percepción del Consumidor (Ipeco) elaborado por la Universidad del Desarrollo, en el segundo mes del año la medición subió marcadamente (15,9 puntos), pasando del nivel muy pesimista a pesimista.




La economía chilena se contrajo 6% el año pasado y el desempleo persiste en dos dígitos. Pese a ello, los consumidores registraron en febrero una fuerte mejora en la confianza, en buena medida por mejores expectativas respecto del mercado laboral y de sus ingresos.

De acuerdo el Índice de Percepción del Consumidor (Ipeco) elaborado por la Universidad del Desarrollo (UDD), en el segundo mes del año la confianza de los consumidores subió marcadamente (15,9 puntos), pasando del nivel muy pesimista a pesimista. En los últimos doce meses ha aumentado 15,2 puntos.

“La tendencia de mediano plazo, medida a través del promedio móvil trimestral, aumentó gradualmente, aunque se mantuvo en el nivel muy pesimista”, precisó el Centro de Estudios de Economía y Negocios de la UDD.

Ipeco de enero revela leve mejora en percepción sobre el empleo pero el cuadro general sigue en terreno pesimista
Encuesta UC: el regreso a la Fase 2 en la capital estancó la mejora en el mercado laboral
Confianza de consumidores cae a niveles de julio en medio de alza de contagios y confinamientos

La confianza en la actualidad (índice coyuntural) fue la que avanzó en mayor magnitud (20,7 puntos), pasando de muy pesimista a pesimista, mientras que un poco más atrás estuvo la confianza en el futuro (índice de expectativas), que escaló 14,3 puntos.

“Durante febrero el pesimismo respecto al desempleo declarado por los consumidores disminuyó respecto al mes anterior, en correspondencia con la disminución en la tasa de desocupación del INE durante el trimestre terminado en enero”, explicaron desde la UDD.

En el período noviembre-enero la tasa oficial de desempleo se ubicó en 10,3%, lo que implicó una baja respecto de la medición inmediatamente anterior. Sin embargo, en lo peor de la crisis provocada por la pandemia del Covid-19 se destruyeron casi dos millones de puestos de trabajo, de los cuales solo se han recuperado un millón.

Futuro

La mejor percepción por parte de los consumidores respecto del futuro (subíndice) se debe a incrementos en los tres componentes: situación económica futura, desempleo futuro e ingresos futuros. Todos subieron “marcadamente”, según el reporte de la UDD.

El primero se elevó 9,2 puntos, pasando del nivel pesimista a moderadamente pesimista. La percepción del desempleo futuro avanzó 29,5 puntos, pasando de pesimista a levemente pesimista. En cuanto a los ingresos esperados, pasaron de extraordinariamente pesimista a muy pesimista, al subir 9,5 puntos.

Por estratos

También analizado por estratos socioeconómicos se observaron estos cambios positivos. En el estrato ABC1 la confianza aumentó a moderadamente pesimista, al igual que en el segmento C2. En el C3 si bien mejoró, se mantuvo pesimista. Por último, en el estrato D avanzó a moderadamente pesimista y en el E a levemente pesimista.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.