Economistas creen que es mejor la propuesta del gobierno que retirar fondos de AFP y muestran preocupación por el avance de medidas populistas

En el marco del ciclo de Conversaciones LT los economistas coincidieron en que el retiro anticipado de los fondos no es la mejor opción y que el crédito con componentes de subsidio se ajusta mejor a la actual crisis y no pone en riesgo las jubilaciones.




Muy lejos está de terminar la discusión sobre el retiro anticipado de los fondos previsionales aprobado en la Cámara de Diputados, más aún si la iniciativa que causó un verdadero terremoto político y entre los expertos, tendrá mañana otra importante jornada en el parlamento.

El debate que ha cruzado al país en las últimas horas también fue abordado por el ciclo Conversaciones LT. El espacio conducido esta vez por la periodista de Pulso, Mariana Marusic, tuvo en el panel a los expresidentes del Banco Central, Vittorio Corbo y José De Gregorio, además de la economista ligada al Frente Amplio, Claudia Sanhueza, quienes analizaron a fondo la iniciativa y sus repercusiones en la economía chilena.

Y más allá de sus inclinaciones políticas, entre este grupo de expertos la visión técnica que tienen es muy similar: el retiro anticipado de fondos en un sistema como el chileno no es la vía más adecuada. Al mismo tiempo, concuerdan en que los créditos contingentes al ingreso y con componente de subsidio son una opción más viable para hacer frente a la situación actual.

“Esta no es la solución, porque esto lo que hace es pedir prestados sus propios fondos, debilitando sus pensiones futuras, cuando hay opciones más fáciles y mucho mejores para el trabajador y para el país. Aquí ampliamos el problema que tenemos que resolver en algún momento, que es el problema de pensiones”, dijo Corbo.

En ese sentido, el ex presiden del BC dijo que hay varios problemas con esta propuesta del retiro de fondos de pensiones. En primer lugar, dijo que está abierto a que acceda a gente que no lo necesita, “y como es libre de impuestos, estamos destruyendo más la progresividad del sistema tributario (...) Al mismo, tiempo, deja fuera a la clase media que no es trabajador dependiente, no están en esto los independientes”.

Corbo también explicó que es regresivo, porque hay personas que tienen un saldo muy bajo, y que van a recibir menores recursos, versus quienes tienen sueldos más altos, que van a obtener más fondos al retirar el 10% de su pensión.

“Un crédito, con un componente de subsidio y contingente al ingreso. Esto es tremendamente beneficioso, mucho más que retirar del fondo de pensiones cuando el retorno real es del 5%”, advirtió Corbo.

Economistas vuelven a la carga para frenar retiro del 10% de las AFP tras la derrota frente a los políticos
Ministra Zaldívar dice que Chile “no necesita” proyecto para retirar ahorro previsional y advierte “costo muy alto” para la gente
Briones en picada contra propuesta que plantea el diputado Boric: “Parece de una liviandad realmente sorprendente”
Corte de Punta Arenas rechaza recurso de trabajadora de la salud por retiro de fondos de AFP Habitat

En esta misma línea, De Gregorio dijo que “la propuesta del gobierno sí me gusta”. Detalló que “a igual cobertura, en términos de monto y de personas, el crédito es obviamente lo mejor, en comparación a tener que devolver una plata que renta en los fondos de pensiones”.

Pero el economista advirtió que el problema de fondo de todos estos paquetes de medidas que se han anunciado, es la cobertura, porque “no tenemos una real dimensión de a quiénes les están llegando las ayudas y a quiénes le falta”.

En este contexto, dijo que él en marzo pasado habría hecho “un panel de 20.000 familias para hacerle un seguimiento y tener una sensación de qué está pasando y qué tipo de trabas puede haber (para que lleguen los recursos)”.

Sanhueza, por su parte, dijo que “lleva a errores” que el retiro de fondos de las AFP sea para toda la población, y no necesariamente para quienes lo necesitan. “Las propuestas que ha diseñado el gobierno están un poco más en la línea de quienes lo necesitan, creo que van en la dirección correcta, pero habrían estado mucho mejores hace varias semanas y tal vez meses atrás, tener el IFE con un carácter más universal, como se hizo en su minuto en EEUU u otros países”, puntualizó.

Con todo, la investigadora COES agregó que “lo del crédito con tasa de interés 0% (que propone el gobierno), en la práctica es mejor que retirar los fondos”, ya que el retiro de fondos constituye “un desahorro, cuyo costo no es más que la pérdida de rentabilidad de ese ahorro, en cambio, endeudarse con tasa interés cero te lleva algo mucho menor en la práctica”.

Espacios para el populismo

Sobre el tema del populismo, que también ha cruzado el debate al calor del apoyo y defensa del proyecto de ley, no hay dos miradas y los tres coinciden en que se ha abierto un espacio para que esto prolifere y que se legisle en función de ello.

“Hoy día cambió la forma de hacer política, pero sí ha dado espacio para un populismo y una cantidad que me preocupa”, apuntó De Gregorio, quien además manifestó sentirse aún más preocupado por lo deteriorada que está la política. “Tenemos un problema institucional complicado”, remarcó.

Corbo, en esta misma línea, pero en términos más duros, dijo que este proyecto, “es puro populismo”, y si bien reconoció que “Chile se destacó hace muchos años por políticas que se pensaban y se discutían, y algo similar pasó cuando trabajamos los 16 economistas en este acuerdo fiscal, ahora yo no lo veo”.

Sanhueza, por su parte, señaló que en un contexto de crisis como el actual, los espacios para caer en el populismo se agrandan. “Me preocupa un poco que los técnicos se vean casi opuestos a la política, creo que tienen que ser espacios complementarios para generar buena política pública”, puntualizó.

La investigadora COES añadió que “el riesgo de populismo por la crisis de legitimidad, es real. Eso espero se resuelva con un proceso constituyente y con mejorar la democracia”.

El fondo solidario

Sanhueza se refirió también a la carta que envió a El Mercurio junto al diputado Gabriel Boric, donde aclaran que el fondo solidario que propone el proyecto de retirar el 10% de los fondos de las AFP, es un fondo permanente, financiado con recursos de los empleadores y del Estado, que no tiene como objetivo reponer los montos retirados, sino que más bien, sería un fondo para complementar pensión de todos los afiliados del sistema, carta que no fue del agrado del ministro Briones.

Sobre esto, la investigadora COES dijo que “estamos en una conversación, que básicamente es paralela, desde 2005 por lo menos, que estamos hablando de tener un fondos solidario para poder complementar las pensiones que hoy son insuficientes por distintas razones (...) Entonces, este fondos solidario, que permitiría complementar las pensiones, está en línea con esa discusión, no es algo tan divergente, para nada, acerca de esa discusión que tenemos en Chile (sobre cómo mejorar las pensiones), y además es coherente con otras políticas públicas que tenemos nosotros, como el seguro de cesantía, entonces no es algo tan innovador tampoco”.

La economista agregó que este fondo solidario se ve como más urgente condicional al retiro que se está planteado. “Es una reforma que uno puedo decir que es grande, pero tampoco es la reforma de pensiones que nosotros necesitamos, está en línea con eso, no la contradice. Simplemente está en línea con eso y deberían conversar”, comentó.

Este fin de semana, previo a que se conociera que este fondo solidario en realidad no es para reponer los recursos retirados, algunos economistas advertían de un impacto Fiscal de hasta US$18.000 millones. Entre ellos, firmaba De Gregorio.

Consultado por el impacto fiscal que ve ahora con esta nueva definición del fondo, el economista dijo que “ahí está la confusión, y yo creo que la confusión es más fuerte, porque si uno dice, este es un fondo que tiene una vida aparte, que va a complementar pensión. Primero, pensemos una sola cosa: si hay un retiro de 10%, este fondo necesariamente va a tener que ser más gordo que sin ese 10%. Si queremos asegurar pensiones dignas, este fondo de alguna u otras manera se va a tener que hacer cargo de eso”.

De Gregorio agregó que hay que estar conscientes, que es un fondo que tiene vida aparte, y que va a tener que financiar pensiones más bajas si se retira el 10% de los fondos, “y al ser pensiones más bajas, vamos a requerir un mayor esfuerzo del que estamos pensando hacer subiendo las cotizaciones a 16% (en la reforma de pensiones). Aquí se genera una deuda de todos los chilenos. Por eso, prefiero un sistema de créditos”.

De Gregorio agregó que “el gran problema de hoy día, es que además, la ciudadanía no lo tiene claro, porque el sistema político le está dando señales súper poco claras”. También comentó que una gran parte de los diputados que votaron a favor de esta iniciativa, no tienen claro en qué consiste el fondo solidario. “Además, me han dicho que en el senado quieren reponer un bono de reconocimiento para pagar todo lo que se retira”, detalló.

Comenta