Evaluación de programas públicos: 17% mostró un empeoramiento significativo en su propósito

La subsecretaria de Evaluación Social, Alejandra Candia, en septiembre pasado, en la ceremonia de lanzamiento de la Encuesta de Caracterización Socioeconómica, Casen en Pandemia 2020. Foto: Agencia Uno.

De acuerdo a la Subsecretaria de Evaluación Social y la Dipres informó que un total de 357 programas explicitaron que efectivamente se vieron afectados en su ejecución y resultados por el COVID-19.




Con el objetivo de mejorar la calidad de los distintos programas que ofrece el Estado, la División de Control de Gestión de la Dirección de Presupuestos del Ministerio de Hacienda, en conjunto con la Subsecretaría de Evaluación Social del Ministerio de Desarrollo Social y de la Familia entregaron los resultados del proceso de monitoreo y evaluación de desempeño de programas 2020.

El análisis de monitoreo de los programas se concentra, tanto para programas sociales como no-sociales, en tres dimensiones: Eficacia, Eficiencia y Focalización. El primer concepto apunta a los problemas que debe resolver el programa en cuestión, el segundo, a que dicho objetivo debe lograrse al mínimo costo posible (dado que los recursos son escasos) y, el tercero, a alcanzar primero a los más necesitados.

“El monitoreo de programas entrega un barrido comprehensivo de la oferta, lo que permite levantar alertas y focalizar selectivamente procesos evaluativos más detallados. El proceso coordinado con la Subsecretaría de Evaluación Social nos permite incorporar oportunamente y como insumo preliminar la información de desempeño al proceso presupuestario que está en sus primeras etapas”, señaló Slaven Razmilic, jefe de División Control de Gestión Pública de Dipres.

En la medición se revisaron 684 programas, 469 correspondiente a la oferta social y 215 a la oferta programática no social.

En Focalización, de los 684 programas estudiados, 561 no presentan nuevos criterios de focalización, correspondiente a un 82% de la oferta, mientras que el 11,3% (77 programas) realizaron ajustes a sus criterios (por contexto sanitario u otros motivos) y un 6,7% (46 programas) no reportan información en esta pregunta.

Asimismo, de la oferta pública que incorpora criterios nuevos de focalización, un 95% no presenta problemas en los nuevos criterios definidos, mientras que un 5% sí.

En Eficiencia se considera la ejecución presupuestaria respecto al presupuesto final 2020. Para la oferta pública, un 81,9% presentó ejecución dentro de rango (54,6% 2019); 11,7% subejecutó (16,3% en 2019) y 5,8% sobre ejecutó (17,3% en 2019).

Y en Eficacia, que es el logro del propósito respecto al periodo anterior, considerando a 277 programas e iniciativas que cuentan con información para analizar su cumplimiento, un 19,1% presenta una mejora significativa de sus resultados (20,7% período anterior), un 17% un empeoramiento significativo (11,6% período anterior) y un 14,1% no presenta variación respecto al 2018-2019 (13,8%).

La Subsecretaria de Evaluación Social, Alejandra Candia, explicó que “nuestro objetivo es mejorar la calidad de los programas del Estado, y con ello que cada peso sea destinado de forma eficiente a las prioridades de las personas. Para esto, es clave contar con información que permita revisar, mediante una evaluación rigurosa y objetiva, cómo la oferta pública en su conjunto atiende los problemas que el Estado ha sido mandatado a resolver”.

Efectos COVID-19

En el marco de la coyuntura nacional producto de la pandemia, el proceso de monitoreo de la oferta pública 2020, el gobierno explicó que se ofreció la oportunidad para que los programas, al informar su desempeño, pudieran explicitar si se vieron afectados en las dimensiones del desempeño por dicha la emergencia sanitaria. De este modo, un total de 357 programas explicitaron que efectivamente se vieron afectados en su ejecución y resultados por el COVID-19.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.