Familias Imschenetzky y Sáenz exploran venta o incorporación de socio a la red de clínicas Andes Salud

La empresa, que maneja cuatro establecimientos en Calama, Chillán, Puerto Montt y Concepción y tiene 260 camas, tuvo un Ebitda de $ 33 mil millones en 2021. BTG lleva adelante un proceso de que incluye las opciones de alianza, incorporación de socio estratégico y venta y ha invitado a varios fondos de private equity. Los controladores compraron la red de salud en 2018.




Son cuatro las clínicas que conforman el grupo Andes Salud, una red de establecimientos que va desde la región de El Loa hasta Puerto Mont. El grupo es controlado por dos grupos empresariales con presencia en el sur del país, las familias Sáenz y Imschenetzky, pero podría estar próxima a cambiar de manos.

El banco de inversiones BTG Pactual contactó a los controladores para tantear si estaban disponibles a vender la compañía y tras ello se abrió un proceso que podría terminar con el traspaso de la compañía. Desde hace algunos días, circula entre agentes del mercado un prospecto sobre el negocio de las clínicas. El proceso no incluye solo la venta: también los dueños se abren a eventuales alianzas, incorporación de socio estratégico o aumentos de capital que permitan solventar su crecimiento futuro.

En total, la red posee 260 camas en sus instalaciones de Concepción, Chillán, Puerto Montt y Calama y en 2021 alcanzó un Ebitda cercano a los $ 33.000 millones. Para este año, se estima la cifra bordeará los $24.000 millones. Además, el grupo tiene cerca de 200 box de consultas y sus instalaciones suman más de 40 mil metros cuadrados.

La familia Imschenetzky, proveniente de Concepción, son también los controladores del casino de la ciudad, Marina del Sol, y su presidente también dirige la mesa de Andes Salud: Nicolás Imschenetzky. La familia Sáenz, que participa en los rubros forestal, agrícola, energía, construcción y logística, entre otros, tiene la vicepresidencia de la red de clínicas, donde figura Fernando Sáenz.

Su ingreso al sector se concretó a mediados de 2018, cuando Valmar de la familia Imschenetzky, y Madesal de la familia Sáenz, tomaron control con el 51% de la propiedad de la red de la entonces Masvida, que abarcaba cinco centros hospitalarios en Puerto Montt, Concepción, Chillán, Rancagua y Calama.

En ese momento, la inversión comprometida consistía en un aporte de capital equivalente a $6.500 millones por parte de Valmar y Madesal y $1.000 millones de aporte de capital de Empresas Masvida.

Mientras los Imschenetzky y Sáenz tienen el 51%, los ex médicos de MasVida tienen alrededor de un 42% de la propiedad y otros accionistas minoritarios poseen el 7%.

El proceso de venta podría concretarse si los actuales propietarios consiguen un precio atractivo por el activo y, trascendió, no pusieron en el mercado la red de clínicas por necesidades financieras.

Al contrario, han dicho los accionistas a alguien que conoció sus intenciones, no tenían hasta ahora intenciones de vender y Andes Salud está enfocada en llevar adelante un plan de expansión a través de una nueva red de centros ambulatorios y, además, está gestionando la adquisición de algunos activos clínicos en Chile.

Fondos de private equity

Para el proceso de venta, BTG ha invitado a varios fondos de private equity, quienes están analizando las cifras del negocio de Andes Salud. El buen desempeño de la empresa en 2021, sin embargo, algunos inversionistas lo atribuyen a la recuperación post pandemia -por eso la proyección de Ebitda será menor para 2022- y entre ellos figura la duda sobre la futura reforma a la salud que emprenderá el próximo gobierno.

Uno de los fondos que están analizando el negocio es el brasileño IG4, que a comienzos de 2021 intentó sin éxito ingresar a la propiedad de las sociedades cascadas a través de las cuales Julio Ponce participa en SQM, pero que a fines del año pasado concretó su entrada a Graña y Montero en Perú y debutó en Chile con su ingreso a la distribuidora Adelco, de propiedad de la familia Paulmann Mast, donde se quedaron con el 50% tras aportar US$57 millones en un aumento de capital.

A fines de noviembre, Pablo Kuhlenthal, representante de IG4 en Chile, adelantó en entrevista con Pulso los otros rubros que estaban mirando: “En el sector salud en Chile hay compañías que la pandemia les pegó duro, porque el Covid no le generó utilidades, los hospitales, por ejemplo. Se crearon oportunidades y hemos visto más de un activo ahí. Hay clínicas en regiones y en Santiago, hay de todo”.

La firma de private equity administra US$1.200 millones y están trabajando en un tercer fondo que esta vez será de unos US$500 millones, con el que continuarán con su estrategia de ingresar a empresas que atraviesen por dificultades y que tengan un alto potencial de recuperación.

Ese precisamente es un factor que podría ser determinante. Fuentes ligadas al proceso apuntan que la venta de Andes Salud “aún es un proyecto en verde” y que IG4, como cualquier firma de private equity, se especializa en empresas con necesidades de capital o financiamiento, que les permita entrar comprando a un precio castigado, algo que no ocurriría en el caso de Andes Salud, una empresa que, consideran, tiene buena salud financiera y no está en “una situación especial”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.