Fondo que permitirá garantizar el 10% de los créditos hipotecarios avanza en la Cámara y será ley en tiempo récord

Tasas de los créditos hipotecarios frenan tendencia al alza, pero siguen en máximos de un año

En la ocasión, el Ejecutivo se comprometió a incorporar algunos puntos en el reglamento del Fogaes, que habían presentado diputados opositores. El proyecto será visto mañana por la Sala.


El Fondo de Garantías Especiales (Fogaes) podría ser ley en tiempo récord. Esto, ya que la comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados aprobó esta tarde la iniciativa en forma unánime. El proyecto del Ejecutivo permitirá garantizar préstamos a empresas del sector de la construcción por hasta 1 millón de UF, además de otorgar un mayor acceso a créditos hipotecarios para familias que necesiten financiar primeras viviendas por hasta 4.500 UF.

Cabe recordar que la iniciativa ingresó a trámite el pasado 9 de enero, y cuenta con discusión inmediata. El ministro de Economía, Nicolás Grau, dijo en entrevista con Pulso que los planes del gobierno contemplan tener aprobado el proyecto en enero, y que “debiéramos estar entre marzo y abril con esto funcionando”.

La propuesta del gobierno que crea el Fogaes contempla un aporte inicial con cargo al Tesoro Público de US$50 millones, extensible en otros US$20 millones, dentro del primer año de funcionamiento. El proyecto también crea dos programas, que tendrán una duración de 12 meses y estarán enfocados en la construcción, tanto en el lado de la oferta como la demanda.

El primero, de Garantías Apoyo a la Construcción, tendrá una vigencia de 12 años y permitirá garantizar financiamientos a empresas constructoras y del rubro inmobiliario, con ventas anuales de entre 100 mil y 600 mil UF, en préstamos por hasta 150 mil UF. En el caso de las empresas con ventas mayores a las 600 mil UF, pero inferiores al millón de UF, las garantías no podrán exceder créditos por más de 250.000 UF.

El segundo, de Garantías Apoyo a la Vivienda, permitirá que personas naturales garanticen hasta el 10% del valor de una vivienda, adquirida sin subsidio o beneficio estatal, y cuyo valor no supere las 4.500 UF. Dicha garantía operará por diez años.

Durante su discusión en la instancia de la Cámara Baja, el ministro de Vivienda, Carlos Montes, remarcó que “los bancos han sido particularmente restrictivos con el sector la construcción”, a lo que agregó que “también se han elevado bastante las exigencias a las familias para solicitar un crédito”, por lo que aseguró que “lo que hace este proyecto es bastante sencillo, no va a haber ninguna gran revolución, sino que al dar garantías por el 10% del crédito hace que las personas tengan mayores posibilidades de obtenerlo, y regula la tasa de interés”.

Montes recordó que las estimaciones sobre acceso a la vivienda oscilan entre 16 a 24 mil beneficiados, ante lo cual remarcó que “esto no es solo la cantidad de créditos que se entreguen, sino para crear un ánimo distinto respecto del sector”.

El diputado Ricardo Cifuentes (DC) valoró la propuesta del gobierno, afirmando que “va a resolver un problema muy significativo en el sector de obras públicas”, pero también planteó que “ojalá este proyecto hubiera llegado un poco antes” a dar un impulso al segmento de empresas constructoras que considera la iniciativa, que “está muy complicado en Chile, y sobre todo en regiones”.

Por su parte, el diputado Miguel Mellado (RN), si bien valoró la propuesta, solicitó entregar “certezas” al sector de la construcción y no solicitar deducibles a las empresas, ya que, aseguró, “la banca no es el Hogar de Cristo y aquí ellos lo que quieren es ganar plata”.

Montes respondió a los emplazamientos de los legisladores, y reconoció que “es cierto que esto debió haber salido antes, pero se anunció a fines de octubre y la verdad esto es construir instrumentos que no existían”. Agregó que su cartera está preparando una modificación al funcionamiento de las direcciones de obras municipales “de tal forma de garantizar (a las constructoras) que van a tener otro ritmo”.

Sin embargo, también afirmó que no podía dejar pasar las palabras de Mellado sobre que la banca no era el Hogar de Cristo, y retrucó señalando que “hoy la banca está con sobre utilidades, porque tiene una capacidad de captar la inflación que no tienen otras instituciones, y es por eso que se les pide que contribuyan”. En eso, recordó la reunión sostenida con el ministerio de Hacienda el día previo, donde aseguró que se les planteó “que si ustedes no hacen un aporte, dadas las sobre utilidades lo que correspondería sería poner un impuesto especial”. Montes remarcó la necesidad de que la “banca cumpla el papel que debe cumplir, teniendo utilidades” y la emplazó a tener “una disposición a ayudar que la economía se mueva en su conjunto, porque le ayuda a la banca y al conjunto de la economía y las personas”.

Al cierre del debate, el ministro Nicolás Grau se comprometió a incorporar en el reglamento de los programas la no obligatoriedad de los deducibles, lo que permitió que las indicaciones que habían presentado los diputados Mellado y Sauerbaum en esa línea, fueran retiradas.

El Fogaes será visto mañana por la Sala de la Cámara. El diputado Raúl Soto (PPD) será el encargado de informar sobre la iniciativa, que, de ser aprobada, quedará lista para ser ley en tan sólo 16 días.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Aunque se trata de una investigación básica realizada en ratones, el científico que dirige el estudio, Baptiste Piqueret, asegura que los resultados "son prometedores".