Futuro de Credit Suisse se agrava tras los intentos de calmar la situación con los empleados e inversionistas

El nuevo consejero delegado, Koerner, trató de tranquilizar a los empleados con su nota del viernes, pero las acciones caen a un nuevo mínimo histórico y el indicador de riesgo crediticio aumenta


Credit Suisse Group AG se vio sumido en una nueva agitación bursátil después de que los intentos del consejero delegado, Ulrich Koerner, de tranquilizar a los empleados y a los inversores resultaran contraproducentes, aumentando la incertidumbre que rodea al banco.

Las acciones, que ya se habían reducido a más de la mitad este año antes de la venta del lunes, cayeron hasta un 12% en las operaciones de Zúrich, hasta un mínimo histórico que valora a la empresa en menos de US$10.000 millones. Esto se vio acompañado por un aumento en el coste de asegurar la deuda del banco contra el impago, que saltó a su nivel más alto.

Koerner, por segunda vez en otras tantas semanas, había tratado de calmar a los empleados y a los mercados con un memorándum a última hora del viernes en el que destacaba la liquidez y la fortaleza del capital del banco. En cambio, centró la atención en los dramáticos movimientos recientes de la cotización de la empresa y los diferenciales de crédito, y los inversores se apresuraron a salir cuando la negociación se reabrió tras el fin de semana.

Aunque reconoció que el banco se encontraba en un “momento crítico”, se comprometió a enviar a los empleados actualizaciones periódicas hasta que la empresa anuncie su nuevo plan estratégico el 27 de octubre. Al mismo tiempo, Credit Suisse volvió a enviar temas de conversación a los ejecutivos que trataban con clientes que sacaban a relucir el swap de incumplimiento crediticio, según personas con conocimiento del asunto.

El hundimiento de las acciones de Credit Suisse es una “compra para los valientes”, dice Citi

Aunque todavía están lejos de ser una crisis -y también forman parte de una amplia venta del mercado-, significan el deterioro de la percepción de la solvencia del banco afectado por el escándalo en el entorno actual. Los swaps ahora cotizan con un 23% de posibilidades de que el banco incumpla sus obligaciones en un plazo de 5 años.

Algunos clientes han aprovechado el aumento de los CDS este año para hacer preguntas, negociar precios o recurrir a los competidores, dijeron las personas, que pidieron permanecer en el anonimato al hablar de conversaciones confidenciales.

Credit Suisse declinó hacer comentarios a través de un portavoz de la empresa.

Aun así, algunas figuras prominentes tomaron Twitter durante el fin de semana para descartar algunos de los rumores que circulan en las redes sociales provocados por la ampliación de los CDS como “alarmismo”. Boaz Weinstein, de Saba Capital Management, tuiteó “respira hondo” y comparó la situación con la de cuando los CDS de Morgan Stanley eran el doble de amplios en 2011 y 2012.

Koerner, nombrado consejero delegado a finales de julio, ha tenido que lidiar con la especulación del mercado, las salidas de los banqueros y las dudas sobre el capital mientras trata de establecer un camino a seguir para el problemático prestamista, que se ha visto afectado por una serie de golpes financieros y de reputación. El prestamista está ultimando unos planes que probablemente supondrán cambios radicales en su banco de inversión y podrían incluir el recorte de miles de puestos de trabajo a lo largo de varios años, según ha informado Bloomberg.

Los analistas de KBW también estiman que la firma podría necesitar recaudar 4.000 millones de francos suizos (4.000 millones de dólares) de capital incluso después de vender algunos activos para financiar cualquier reestructuración, esfuerzos de crecimiento y cualquier incógnita.

La capitalización bursátil de Credit Suisse ha caído a unos 9.500 millones de francos suizos, lo que significa que cualquier venta de acciones sería muy diluyente para los titulares de las mismas desde hace tiempo. El valor de mercado superaba los 30.000 millones de francos en marzo de 2021.

Los ejecutivos del banco han señalado que la ratio de capital CET1 de la empresa, del 13,5% a 30 de junio, estaba en medio del rango previsto del 13% al 14% para 2022. El informe anual de 2021 de la firma decía que su ratio mínimo regulatorio internacional era del 8%, mientras que las autoridades suizas exigían un nivel más alto, en torno al 10%.

Los reguladores tanto en el Reino Unido como en Suiza, que han estado vigilando de cerca a Credit Suisse desde la multimillonaria pérdida de Archegos Capital en 2021, siguen vigilando la estabilidad del banco, según personas con conocimiento del asunto.

Los portavoces de la Autoridad de Regulación Prudencial del Reino Unido y la Finma de Suiza declinaron hacer comentarios.

Los analistas de KBW han sido los últimos en establecer comparaciones con la crisis de confianza que sacudió a Deutsche Bank AG hace seis años. Entonces, el prestamista alemán se enfrentaba a amplios interrogantes sobre su estrategia, así como a preocupaciones a corto plazo sobre el coste de un acuerdo para poner fin a una investigación estadounidense relacionada con valores respaldados por hipotecas. El Deutsche Bank vio cómo aumentaban sus swaps de impago, se rebajaba la calificación de su deuda y algunos clientes dejaban de trabajar con él.

La tensión se redujo a lo largo de varios meses, ya que la empresa alemana llegó a un acuerdo por una cifra inferior a la que muchos temían, recaudó unos 8.000 millones de euros (7.800 millones de dólares) de nuevo capital y anunció una renovación de su estrategia. Aun así, lo que el banco denominó un “círculo vicioso” de disminución de ingresos y aumento de los costes de financiación tardó años en revertirse.

Hay diferencias entre las dos situaciones. Credit Suisse no se enfrenta a ningún problema de la envergadura de la liquidación de 7.200 millones de dólares de Deutsche Bank, y su ratio de capital clave del 13,5% es superior al 10,8% que tenía la firma alemana hace seis años.

La tensión a la que se enfrentó Deutsche Bank en 2016 dio lugar a la inusual dinámica en la que el coste de asegurarse contra las pérdidas de la deuda del prestamista durante un año superó al de la protección durante cinco años. Los swaps de Credit Suisse a un año siguen siendo significativamente más baratos que los de cinco años. 

La semana pasada, Credit Suisse dijo que está trabajando en posibles ventas de activos y negocios como parte de su plan estratégico que se dará a conocer a finales de octubre. El banco está explorando acuerdos para vender su unidad de negociación de productos titulizados, está sopesando la venta de sus operaciones de gestión de patrimonio en América Latina, excluyendo Brasil, y está considerando revivir la marca First Boston, según ha informado Bloomberg.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Revisa en nuestro video semanal la nueva herramienta que prepara el popular servicio de mensajería.