Gremios empresariales valoran propuesta del Colegio Médico, pero toman distancia de su efectividad y advierten consecuencias económicas

“Todas las propuestas deben ser evaluadas, para rescatar de ellas elementos positivos para superar esta crisis. El foco debe estar en el bienestar de las personas, las que creemos han sido sometidas a largos procesos de confinamiento y en su gran mayoría necesitan retomar o recuperar su trabajo", sostuvo el presidente de Sofofa, Richard von Appen.




Un cierre de actividades productivas no esenciales por tres semanas. Un “cortocircuito epidémico”. Esa es una de las propuestas del Colegio Médico para frenar el alza de contagios de coronavirus, que obligó a las autoridades a dejar de nuevo en cuarentena a toda la Región Metropolitana y otras ciudades de Chile.

Desde los gremios empresariales, si bien valoraron la propuesta, la miran con inquietud debido a su impacto en la actividad, que está justo en proceso de recuperación.

El presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), Juan Sutil, dijo en ese sentido que la salud y el trabajo no deben ser factores que se consideren opuestos. “Proteger la salud (...), disminuir los contagios y evitar las muertes debe ser la prioridad de todos, y en eso valoramos el rol que ha cumplido el Colegio Médico colaborando en la Mesa Covid. Sin embargo, salud y trabajo no pueden verse como dos objetivos contrapuestos”, sostuvo el líder de los empresarios.

“Debemos seguir actuando con máxima responsabilidad para resguardar la salud de las personas, y junto con ello, para que Chile pueda seguir funcionando, para que las personas puedan trabajar, para que las familias puedan alimentarse, para que las pymes se mantengan en pie, para que no se corte la cadena de suministro, para que las empresas puedan seguir exportando. Entendemos que la estrategia sanitaria se puede perfeccionar y actualizar, pero la crisis sanitaria, social y económica se combate en forma conjunta e integral”, agregó.

La propuesta del Colegio Médico fue abordada también por la Sofofa, donde apuntan a rescatar lo positivo de lo planteado este lunes. El presidente del gremio, Richard von Appen, hizo hincapié en que si se respetan los protocolos sanitarios la salud y el trabajo son compatibles.

“Todas las propuestas deben ser evaluadas, para rescatar de ellas elementos positivos para superar esta crisis. El foco debe estar en el bienestar de las personas, las que creemos han sido sometidas a largos procesos de confinamiento y en su gran mayoría necesitan retomar o recuperar su trabajo. Como empresarios confiamos en que respetando todos los protocolos sanitarios e incentivando el plan de vacunación, con restricciones tolerables, podamos compatibilizar salud y trabajo”, indicó Von Appen.

Cristián Allendes, presidente Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), sostuvo que si bien valoran la preocupación afirman que la propuesta “no repara en la complejidad de su solicitud ni en sus múltiples efectos negativos, que pensamos, son más que los positivos”. En ese sentido, añade que “nuestro deber es seguir actuando con responsabilidad para no cortar la cadena de suministros y continuar llevando alimentos a todas las familias de Chile como lo hemos hecho durante toda esta pandemia, cautelando siempre la salud de nuestros trabajadores”.

La Confederación de la Micro, Pequeña y Mediana empresa (Conapyme) tiene una mirada muy similar y afirma que la propuesta debe ser analizada en profundidad. “Conapyme parte valorando la preocupación del Colegio Médico por ayudar a intentar disminuir ostensiblemente la cantidad de contagios y hay que buscar todas las fórmulas... Este cortocircuito de tres semanas uno tendría que mirar cuán efectivo es, porque como sea, la vida sigue funcionando y hay que cumplir con ciertas obligaciones”, indicó a Pulso Héctor Sandoval, representante de ese gremio.

“Necesitamos reactivar la economía y no sabemos si tendrá un resultado como política de shock, que pasadas estas tres semanas nos vamos a poner en funcionamiento nuevamente”, enfatizó el dirigente, quien adelantó que se reunirán con el Colmed este martes en la tarde para analizar las medidas.

Más medidas restrictivas y limitaciones de funcionamiento para los sectores productivos preocupan también en el gremio minero. “Aquí sin duda que la salud de las personas está en primer lugar, pero hay otras consideraciones que es necesario tener a la vista para adoptar una medida tan drástica como paralizar las actividades productivas después de más de un año del inicio de la pandemia. Creemos que la autoridad sanitaria es la llamada a adoptar las decisiones que competan y velen por todos los aspectos que involucren el combate eficaz de la pandemia”, señaló Diego Hernández, presidente de la Sociedad Nacional de Minería, Sonami.

El comercio

Desde la Cámara de Centros Comerciales reconocen el “importante” rol que ha tenido la entidad dirigida por Izkia Siches, pero coinciden con el resto de los gremios respecto a que una paralización masiva del país puede tener consecuencias “devastadoras para la economía y para las personas”. “Sí, estamos muy de acuerdo con mejorar la comunicación de riesgo, enfatizar la importancia del autocuidado y seguir fortaleciendo y colaborando con el proceso de vacunación”, precisó la presidenta del gremio, Katia Trusich.

Por su parte, en la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) manifestaron que propuestas “extremas” de endurecimiento de medidas de encierro “no se hacen cargo de la inefectividad cuando son más restrictivas”. “Esto es muy evidente al analizar Latinoamérica como la región con medidas más duras y menos efectivas. Daño a la salud de las personas por los encierros y daño terminal a la actividad económica”, indicó Carlos Soublette, gerente general de la CCS.

“El plan propuesto conlleva un costo enorme y con resultados inciertos, que seguirán afectando a nuestro sector que ha sido fuertemente golpeado por esta crisis sanitaria, donde ya se han perdido 240 mil empleos”, dijo por su parte Ricardo Mewes, presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CNC).

Fedetur, en tanto, sostuvo que las restricciones de movilidad no son el camino para abordar este tema, y que les parece “poco realista lograr” la meta de contagios cero que plantea el Colegio Médico.

El cuestionamiento más tajante provino de la Confederación del Comercio detallista y Turismo de Chile, que pidió al Ejecutivo no considerar estas medidas, ya a su juicio serían “un golpe criminal”. “Creemos que las medidas que se han estado adoptando son más que suficientes, así que esperamos que el Gobierno por ningún motivo recoja ese punto intentando suspender las actividades de todos los sectores de la vida nacional. Sería un golpe criminal, fatal para las pymes del país”, afirmó Rafael Cumsille, presidente del gremio.

Paula Valverde, presidenta de la Asociación de Marcas del Retail, valoró que “se generen propuestas y alternativas para enfrentar la pandemia” y afirmó que “es indudable que el Plan Paso a Paso debe tener modificaciones”. Sin embargo, puntualizó que, “en definitiva, es el Gobierno y las autoridades sanitarias las que deben sopesar las opciones que se ponen sobre la mesa”. A lo que agregó una interrogante en el caso de existir un “cierre productivo”: “¿Tenemos la certeza que se podrá fiscalizar a los sectores informales? Esto es relevante, ya que el comercio formal ha cumplido con todas las normativas emanadas desde el Ejecutivo”.

Emprendedores y restaurantes

Desde el mundo del emprendimiento, el presidente de la Asociación de Emprendedores de Chile (Asech), Marcos Rivas, dijo que si bien entienden y comparten “la preocupación por atender la urgencia sanitaria”, es pertinente “ampliar la mirada y entender que esta crisis, además de sanitaria, es económica y educacional”. Y añadió que, a juicio de la Asech, es necesario “ampliar la mesa y sentarnos expertos sanitarios, educacionales y económicos para poder buscar un punto medio que nos permita convivir con la pandemia con protocolos claros”.

En el ámbito de los restaurantes, desde la Asociación Chilena de Gastronomía, Achiga, también evalúan que la propuesta es poco realista y manifestaron que han intentado, sin éxito, reunirse con el Colmed para buscar puntos de encuentro. “Pensamos que la propuesta tiene poco de realidad, en el sentido que a estas alturas sabemos que las cuarentenas no se cumplen”, señaló Máximo Picallo, su presidente.

“No podemos seguir cerrando negocios que han cumplido las cuarentenas. Esta medida nos parece que va en la dirección contraria a lo que debemos hacer en este momento”, agregó.

En la misma línea, desde la Multigremial Nacional advirtieron los riesgos que, a su juicio, implicarían las medidas propuestas por el Colmed, ya que de llevarse adelante, podrían “poner en riesgo a 300 mil pequeñas empresas y amenaza con aumentar en 2 millones la cantidad de desempleados”, según Juan Pablo Swett, su presidente. Este recalcó que “proponer un confinamiento mucho más estricto, propio de regímenes autoritarios, realmente no tiene ningún sentido para el país”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.