Historia de un salvataje: cómo se vendieron las deudas de Gonzalo Vial Concha

FOTO: RENE MERIÑO/AGENCIAUNO

Representantes de cinco bancos, la gestora de fondos CHL y los asesores de Gonzalo Vial Concha sellaron el acuerdo al filo del plazo. Casi veinte personas negociaron por Teams todo el jueves. La banca recupera el 40% de inmediato y otro 25% eventual en seis años. La última valla fue una exigencia de los bancos: que CHL declarara por escrito no tener un acuerdo comercial con Vial o su familia para beneficiarlo en el pacto.




Dos minutos antes de la medianoche. A esa hora exacta, a las 23:58 horas, los bancos recibieron un documento en PDF firmado por Nicolás Larraín, socio del gestor de fondos CHL, aceptando un acuerdo mediante el cual uno de sus vehículos de inversión comprará deudas por US$ 290 millones a un 40% de su valor. Con ello, los bancos dejarán de ser los acreedores de las empresas de Gonzalo Vial Concha -Graneles de Chile y Agrogestión Vitra- y cederán sus créditos a CHL: a cambio, recibirán un pago inmediato de US$ 116 millones y podrán recuperar otro 25% eventual con dividendos futuros que reciba Vial de Agrosuper, el grupo alimentario que controla su padre, Gonzalo Vial Vial.

Llegar a esa fórmula final no fue fácil. Las negociaciones fueron intensas y el jueves las reuniones por la plataforma de comunicaciones a distancia Teams llegaron a reunir a casi veinte personas simultáneamente.

Las empresas de Vial acumularon hace años deudas por más US$ 600 millones con la banca. En 2017 renegoció y redujo sus deudas a US$ 290 millones, con nueve bancos. Pero no pudo pagar y reprogramó en seis ocasiones. En octubre de 2020 se aplazó por última vez al 16 de marzo, plazo que se volvía exigible el próximo 7 de abril. En el intertanto, el Santander, acreedor que reclama US$ 60 millones, inició acciones judiciales e intentó involucrar a Gonzalo Vial Vial y Agrosuper en el pago de las deudas de su hijo, forzando el reparto de dividendos desde el grupo. A la posición frontal y dura del Santander se sumó en los últimos días el Bice, acreedor por US$ 11 millones.

CHL logra acuerdo con los bancos para comprar la deuda de Gonzalo Vial Concha

En ese ambiente enrarecido apareció CHL. Primero ofreció comprar las deudas a un tercio de su valor, pero los bancos consideraron inaceptable la quita.

CHL es una empresa financiera formada por Canio Corbo Atria, hijo de Canio Corbo Loi, director de Agrosuper; Tomás Hurtado, hijo del empresario Nicolás Hurtado Vicuña; y Nicolás Larraín, hijo del expresidente de RN, Carlos Larraín. La firma tenía interés que el grupo Graneles no cayera: fondos suyos han financiado operaciones de las empresas de Vial Concha, un trader de granos que abastace también a Agrosuper.

Tras la negativa de los bancos, CHL mejoró su oferta y el miércoles comunicó que estaba dispuesto a pagar el 40% del valor de las deudas. A ello se sumó la disposición de Vial Concha a pagar otro 25% en la medida que recibiera flujos de Agrosuper.

Los bancos cambiaron entonces su disposición y se allanaron a un acuerdo. Menos el Bice, que exigía una mejor oferta. El jueves a las 20 horas no había pacto y los bancos trabajaban en otra fórmula: una reorganización judicial simplificada, la que requiere en tribunales la aprobación de dos o más acreedores que tengan más del 75% de los pasivos. Era el camino alternativo y expedito, porque la oferta de CHL requería unanimidad de los nueve bancos y vencía a la medianoche del jueves. “El acuerdo estaba desahuciado”, dice un negociador. Las partes volvieron a negociar. Y el Bice, esa noche, terminó cediendo. Pasadas las 22 horas, según un negociador, y presionado por sus pares, dio su beneplácito final a los términos del acuerdo.

La administradora de fondos CHL ofrece comprar la deuda de Gonzalo Vial Concha a los bancos

La última valla

La negociación del jueves tuvo muchas personas, pero dos contrapartes protagónicas: Nicolás Larraín, por CHL, y Sergio Guillier, gerente del área de riesgo de empresas del Banco de Chile, el banco agente del sindicato de bancos. Pero en las reuniones virtuales participaron también abogados -Ricardo Reveco, cabeza de la ofensiva judicial del Santander, y Pedro Pablo Gutiérrez, por Scotiabank-; los gerentes de normalización del Chile, el BCI, Scotiabank, Itaú y Santander; el abogado Nelson Contador, especialista en reorganizaciones judiciales y asesor de Vial Concha, y al menos tres ejecutivos del grupo Graneles: su gerente general, Juan Pablo Correa; el gerente de finanzas, Rodrigo Astele, y el director Fernando Pacheco.

Una última disposición fue la más compleja. La suspicacia de los bancos era mayúscula y temían que el propio Vial Concha o su familia estuviesen tras la oferta de CHL, para, por esa vía, quitarse de encima y de golpe más de la mitad de la deuda. Nicolás Larraín prometió que los Vial no participaban del negocio y afirmó que CHL tenía 157 aportantes en sus fondos, recuerda un testigo de las agitadas conversaciones del jueves. Aunque no tuviese efecto legal ahora, algunos bancos exigieron papeles. Y Larraín accedió. Por correo envió un texto suscrito por él, en el que declaraba que no existía ningún acuerdo comercial con las familias Vial Vial o Vial Concha que les permitiera beneficiarse de la cesión de los créditos. El documento final de dos carillas con los términos del acuerdo llegó a las 23:58 horas, casi al filo de la hora.

Santander acusa a controlador de Agrosuper de “falta de respeto” e insiste en arremetida por millonaria deuda de Vial Concha

Así, CHL pagará el 40% una vez que se formalice la cesión de créditos, vía notario, en los próximos días. Además, los dividendos que Gonzalo Vial Concha -quien avaló en 2017 las deudas de sus empresas-, reciba durante los próximos seis años de las sociedades controladoras de Agrosuper, serán repartidos en partes iguales entre CHL y los bancos. Cumplido ese plazo, termina ese derecho para los bancos.

Y con ello, además, se terminará la agria y publicitada disputa entre el Santander y Gonzalo Vial Vial, a quien el banco acusó en tribunales de obstaculizar los flujos económicos de Agrosuper hacia su hijo. Esa discusión judicial, dicen dos abogados, terminará por defecto. Santander venderá su crédito a CHL, dejará de ser acreedor de Vial Concha y, en lenguaje legal, ya no tendrá legitimación activa para litigar contra el dueño de Agrosuper. P

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.