La nueva era de Clínica Las Condes con Cecilia Karlezi en el control

Imagen Junta Accioinistas Falabella 92

Esta semana la socia de Falabella logró comprar las acciones necesarias para tener más del 50% de la propiedad de la empresa, con lo que tendrá cinco de nueve directores. Se prevé que salgan de la mesa su presidente, Andrés Navarro, además del representante de los fondos de inversión, Alberto Eguiguren. Apunta a que CLC sea la mejor clínica de Latinoamérica.




Este miércoles se concretó la Oferta Pública de Acciones (OPA) que lanzó Cecilia Karlezi, la socia de Falabella, Cruzados, Enaex, Moller & Pérez-Cotapos y del Hipódromo de Chile, entre otras empresas, sobre Clínica Las Condes.

Con este movimiento, la mujer de negocios logró tomar el control (pasó del 27,37% de las acciones al 50,0052% a cambio de un desembolso de casi $76 mil millones) de la firma de la salud y pone punto final a la serie de desencuentros que tuvieron los directores que la representan al interior de la compañía con las otras fuerzas accionarias, respecto al manejo y gestión de la empresa.

Uno de los puntos más complejos fue el ajuste contable que hizo CLC y que le significó pérdidas por $10 mil millones en 2017, lo que generó la salida del gerente general de ese entonces, Gonzalo Grebe, además de la renuncia de varios directores.

Justamente, en los próximos días se espera que haya cambios en el directorio que está compuesto por nueve personas. Las sociedades de la empresaria ahora pasarán de tener tres representantes a cinco y tendrá mayoría en la mesa de toma de decisiones.

Por lo anterior, al menos dos directores saldrían de la mesa, para darle paso a los nuevos representantes de Karlezi. Uno de los dos que diría adiós es el presidente de CLC, el empresario Andrés Navarro -controlador de la constructora e inmobiliaria Salfa Corp., de la AFP Modelo y de la firma tecnológica Sonda-, quien tuvo una serie de encontrones con los representantes de Karlezi, en especial con su esposo y mano derecha en la gestión de sus inversiones, Alejandro Gil. Fuentes de la clínica sostienen que Navarro está cansado en su rol, donde de todos modos tenía previsto salir en abril de 2020.

Otro de los que suena fuera del nuevo directorio es el representante de los fondos de inversión -quienes se diluyeron en el proceso de OPA- Alberto Eguiguren, por lo que los médicos seguirían teniendo representación en la mesa a través de Carlos Schnapp y Alfredo Misraji.

En los últimos días, desde Auguri, la oficina de inversiones familiar de Karlezi, han estado entrevistando a distintos profesionales que puedan tomar un rol activo en el nuevo directorio de la clínica. Entre los atributos que buscan los nuevos controladores está el liderazgo en una gestión integral, que tengan una nueva visión estratégica y ayuden a dar un enfoque renovado del negocio, además de una deseable experiencia en la industria de la salud.

Nuevo modelo de administración

Una de las principales barreras que tendrá que derribar Karlezi es la aversión de los médicos al cambio. La empresaria busca profesionalizar aún más el manejo de la clínica, avanzando en la simplificación de los procesos de cara a los clientes y en la incorporación de más tecnología, tal como lo están haciendo Amazon y Google en el área salud. Esto implicaría, aseguran fuentes ligadas a la clínica, un mayor foco en la experiencia del usuario, potenciando la transparencia de los procesos y costos, por ejemplo, aumentando el número de procedimientos paquetizados y consolidando la reputación de la empresa.

Para Karlezi esto sería mucho más que un negocio. Quienes conocen a la nueva controladora de CLC, indican que ella generó un compromiso de vida con la clínica, porque su madre se atendió en ese lugar antes de morir. Por lo anterior, su deseo es convertir a CLC en el mejor centro médico de Latinoamérica, con un potente centro del cáncer.

Pero además de lo anterior, buscará profundizar aún más las eficiencias en costos y mejorar la rentabilidad sobre el patrimonio, pasando del 3% actual al 5%. Esto es clave para poder cumplir con la deuda financiera de $ 75 mil millones hacia 2023.

Avanza proceso de venta de terreno para hotel

CLC tiene un terreno en Lo Fontecilla (en la comuna de Las Condes) sin ocupar. El directorio ya decidió ponerlo a la venta para disminuir, en parte, el endeudamiento de la firma. El proceso está avanzando. Es más, un grupo de inversionistas ya presentó una oferta.

En estas semanas los ofertantes han gestionado el anteproyecto ante el municipio, con miras a tener la aprobación y hacer efectiva la compra si es que el directorio aprueba las condiciones. Con esta enajenación, se podrían recaudar en torno a US$20 millones.

El de Lo Fontecilla no es el único terreno del cual se podría desprender la clínica. También se está trabajando en venderle al Banco de Chile contiguo una franja de acceso de estacionamientos, con lo que la institución financiera ganaría la constructibilidad y altura necesaria para poder levantar un edificio de oficinas. En tanto, en el mercado explican que otra manera de obtener recursos sería vendiendo una parte de la cartera de cuentas por cobrar.

La nueva era de la Clínica Las Condes está comenzando.

Comenta