Marcel descarta IFE Universal para 2023: recursos irán “donde más se necesita, a la escala de lo que se requiere”

El ministro de Hacienda aseguró que los apoyos entregados durante la pandemia fueron otorgados “en un momento totalmente distinto al actual” y que la crisis presente es parte de las réplicas del “terremoto” que fue Covid-19. “Sabemos que afortunadamente las réplicas van siendo menores que el terremoto principal”, señaló.


El ministro de Hacienda, Mario Marcel, se refirió este martes a los planes que está diseñando el gobierno para ir en ayuda de los sectores de menores ingresos durante 2023, una medida que si bien aún no está lista para ser anunciada, se viene pensando desde hace varias semanas, especialmente en caso que la actividad económica y la situación del empleo se vean más afectadas de lo que el Ejecutivo espera.

En entrevista con radio Cooperativa, el economista planteó que desde su posición como jefe de las finanzas públicas “uno tiene que tratar de anticiparse un poco a los acontecimientos” y, aunque la economía esté en este proceso de ajuste más moderado de lo esperado, ello “no obsta para que el gobierno se adelante y sea más proactivo en términos de proteger a los que más lo necesitan”.

En esa línea, al ser consultado sobre si el diseño de las ayudas económicas sería como el IFE Universal, el ministro señaló que dichas medidas fueron adoptadas “en un momento totalmente distinto al actual”.

“Cuando se entregó el IFE universal estábamos todavía en plena pandemia, todavía estábamos varios cientos de miles de empleos por debajo de la situación previa a la crisis, había gente que no podía salir a trabajar por las restricciones sanitarias, y ninguna de esas cosas está ocurriendo hoy día”, remarcó.

El titular de Teatinos 120 enfatizó en el manejo responsable de los recursos fiscales para permitir “que haya recursos para otras cosas que necesitamos hacer, porque también se necesita financiar la PGU, se necesita inversión pública para generar más empleo; entonces tenemos que concentrar los recursos públicos donde más se necesita y a la escala de lo que se requiere”.

En su análisis, Marcel insistió que la caída de la actividad que se ha registrado en los dos últimos meses refleja que el ajuste de la economía “está ocurriendo hoy día, no es un fenómeno que venga más adelante”, por lo que lo que estima que la situación para el próximo año “no va a ser mucho peor, al contrario, vamos a ir viendo nuevas bajas de la inflación”.

Con todo, remarcó que “hay sectores que están más en riesgo que otros, porque los hogares de menores ingresos no tienen los mismos recursos para defenderse frente a menos oportunidades de empleo”, por lo que es “en ese contexto que se está pensando en ayudas adicionales orientadas a estos sectores”.

Requerido sobre si su posición implica cierto optimismo, el ministro dijo que “uno trata de ser lo más realista posible” y graficó su postura realizando una analogía sobre los movimiento telúricos que sacuden de cuando en cuando al país, insistiendo que la crisis actual es un resabio de lo vivido durante la pandemia.

“Por supuesto es otra la escala (de la crisis). Esto es como cuando tenemos un terremoto y después vienen las réplicas. Bueno, el terremoto ya pasó, fue la crisis del Covid-19. Ahora estamos viviendo algunas de sus réplicas, y como nos pasa a nosotros los chilenos, sabemos que afortunadamente las réplicas van siendo menores que el terremoto principal”, indicó.

Consultado si la situación es sostenible, continuó con su comparación sísmica y afirmó que “el edificio se sostiene porque tiene bases sólidas, porque además nos hemos preocupado de recuperar terreno, por ejemplo, en materia fiscal”, lo que, detalló “lo hemos ido ordenando durante 2022 y eso nos permitió aprobar ahora un Presupuesto con una expansión del gasto del 4,2% para 2023, y eso ya nos permite hacer bastantes cosas más que este año”, concluyó.

Sigue en Pulso

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Fue encontrada tallada en la pared de un foso de 10 metros de ancho en la Ciudad Vieja de Jerusalén.