Más de la mitad de las obras paralizadas ha pedido autorización para retomar sus faenas

16.09.2020 FOTOGRAFIAS PANORAMICAS DE CONSTRUCCION EN SANTIAGO, TRAS EL DESCONFINAMIENTO DE LA COMUNA DE SANTIAGO, IMAGENES DE DISTINTAS CONSTRUCTORAS CON PERSONAL TRABAJANDO, OBREROS. FOTO:PATRICIO FUENTES Y./LATERCERA

Hasta el martes, 416 de los cerca de 700 proyectos habían realizado el trámite y más de 200 ya obtuvieron el permiso. Algunas constructoras han contratado personal de comunas sin confinamiento, por el alto costo del transporte privado para movilizar a quienes siguen en cuarentena, como ordena el oficio del gobierno.




En tres semanas, cientos de constructoras presentaron antecedentes para solicitar el permiso para retomar las obras con trabajadores que viven en comunas con cuarentena.

A fines de agosto, el gobierno abrió esta posibilidad, siempre y cuando las empresas con faenas en comunas que lleven al menos dos semanas en etapa de transición cumplan con la exigencia de trasladar a los trabajadores que viven en zonas de cuarentena en transporte privado, previo examen PCR, a costo de la constructora.

“Como gremio nos ha tocado ejercer un rol de intermediarios entre las empresas y el gobierno para la obtención de los permisos. Hasta este martes habíamos recibido solicitudes para reanudar 416 obras (de cerca de 700), lo que permitiría el regreso a trabajar de más de 52.000 trabajadores”, señala el presidente de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), Antonio Errázuriz.

Reactivación económica: mirada desde el sector inmobiliario
Gobierno reitera preocupación por pérdida de puestos de trabajo y asegura estar trabajando en el diseño del subsidio al empleo
Gremio de la construcción elige a Antonio Errázuriz como nuevo presidente
Constructoras frenan compra de terrenos y duplican su caja en medio de pandemia

El timonel del gremio detalla que hasta el martes, el Ministerio del Interior ya había aprobado los permisos para 217 obras, con lo cual se podrían reincorporar a la actividad más de 21.300 trabajadores de la construcción. Errázuriz cuenta que, en teoría, podrían acogerse al plan del gobierno los cerca de 700 proyectos habitacionales que se encuentran en comunas en etapas en transición y en preparación y cuyos trabajadores viven en zonas en cuarentena, siempre cumpliendo con todos los requisitos que definió la autoridad. “Sin embargo, mi impresión es que las empresas que han recurrido a esta alternativa son aquellas que tienen proyectos en fase de terminación y están corriendo contra el tiempo” recalca, en relación a proyectos con entrega comprometida. “El plan implica importantes costos, lo que hace que sea difícilmente escalable y, por ende, de aplicación acotada”, complementa.

En ese sentido, el presidente de la CChC dice que esta es una iniciativa que el gremio valora, pero que “es necesario continuar trabajando para llegar a la solución de fondo, que es reiniciar todos los proyectos que están paralizados y dar continuidad operacional”, considerando el delicado momento que viven las empresas socias, pues el efecto de las paralizaciones ha significado un costo de US$2.400 millones.

Caso a caso

Desco recibió la aprobación de los permisos. Sin embargo, Juan Pablo Monge, gerente general de la constructora, cuenta que las dos obras que tienen en Ñuñoa, las retomaron con trabajadores que viven en comunas que no están en cuarentena. “Ya tenemos autorización, pero estamos teniendo problemas por el valor del transporte, porque trasladar individualmente a gente que vive en distintos lugares es carísimo. Si todos vivieran cerca, uno contrataría una micro y los trae a todos juntos, pero si es caso a caso, es casi un Uber. Eso está llevando a contratar gente de comunas que no están en cuarentena”, explica.

Respecto al costo, lo calcula entre $8 mil a $12 mil diario por persona. Ahora bien, si los trabajadores viven cerca y optan por contratar, por ejemplo, un furgón escolar, el costo sería entre $6 mil a $8 mil diarios. “En 20 días son $160 mil (por trabajador), es un porcentaje de incremento de la remuneración bastante alto”, indica.

Desde la semana pasada, 10 de los 12 proyectos que Paz Corp tenía detenidos, retomaron sus obras en Estación Central, Santiago, Lo Barnechea y Ñuñoa, tras la aprobación de los documentos requeridos por la autoridad. Desde la empresa dicen que implementaron un plan de retorno al trabajo que incluye varias acciones, como la aplicación preventiva de test de PCR a todos sus trabajadores, flexibilidad de horario y también buses de acercamiento, entre otras medidas.

En Moller y Pérez-Cotapos explican que, en su caso, retomaron los trabajos en todas las obras en Providencia, Las Condes, Vitacura y Lo Barnechea, principalmente. Para todas ellas, dicen, ha sido necesario implementar un plan de adaptación de la obra previo a su reinicio.

“La apertura paulatina de las comunas nos ha permitido ir incorporando un mayor número de trabajadores en forma normal, estando actualmente sobre el 55%, esperándose un aumento de asistencia sobre el 65% a partir de la próxima semana y en aumento con las nuevas comunas que se abren”, indican.

Comenta