Nuevo retiro del 10% y quiebre de stock de productos elevan expectativas de inflación para cierre del año

Dos tercios de la población destinará el 10% de las AFP para alimentos y productos de primera necesidad

De concretarse las expectativas para noviembre (0,2%) y diciembre ( 0,1%), los precios acumularán entre septiembre y diciembre un alza de 1,6%. Nuevo retiro del 10%, quiebres de stock en productos del comercio como electrodomésticos y autos nuevos, así como el alza del petróleo explican los mayores precios.




Hasta agosto, el escenario inflacionario del país iba acorde con la debilidad que estaba mostrando la demanda interna debido al complejo momento de confinamiento que atravesaba Chile para hacer frente al Covid-19. Esa situación en septiembre comenzó a cambiar. La apertura de la economía y los mayores recursos con los que contaba la ciudadanía debido al retiro del 10% de los fondos de pensiones y las transferencias realizadas por el gobierno impulsaron la demanda. Ese mes la inflación fue 0,6% el doble de lo esperado por el mercado.

Lo mismo sucedió en octubre: 0,7% muy por sobre lo previsto. Los factores fueron similares a los de septiembre, sin embargo, se añadió uno adicional: quiebre de stock de algunos productos en el comercio y otros como la madera se sumaron a la presión que seguían ejerciendo los alimentos.

“Se aceleró la demanda sobre todo en los bienes de consumo llegando incluso a producirse quiebres de stock”, sostiene Bernardita Silva, gerente de estudios de la Cámara Nacional de Comercio (CNC).

Así, a octubre los precios acumularon un alza de 2,8%, de ese total, casi la mitad se explica por el resultado de ambos meses.

Y para adelante también comenzaron a ajustarse las expectativas de inflación de corto plazo. Si bien aún las revisiones son leves y paulatinas, muestran un cambio de tendencia, luego de conocer el registro de octubre.

La primera señal de cambios lo están reflejando los forwards de inflación. De acuerdo con EuroAmerica, en dos días las expectativas implícitas en los activos financieros para noviembre pasaron de 0,05% a 0,14%, mientras que las de diciembre avanzaron desde el terreno negativo a uno positivo. Ahora espera 0,04%. Los expertos afirman que esta tendencia podría seguir ajustándose al alza, por lo que es probable que las expectativas de ambos meses se sitúen en 0,2% para noviembre y 0,1% para diciembre.

De concretarse estas previsiones, en solo cuatro meses se acumularían un IPC de 1,6%, su mayor nivel desde 2011 para un mismo período. En los ocho meses anteriores, es decir, entre enero y agosto el avance en los precios habrá sido de 1,3%.

Dado estos nuevos parámetros, los economistas junto con revisar sus proyecciones mensuales también afinaron sus estimaciones anuales. Martina Ogaz, economista de EuroAmerica, dice que su proyección pasó de 2,4% a 2,7%, mientras que Carolina Grünwald, economista jefe de Banchile, señala que subió su previsión de 2,6% a 2,9%. Tomás Flores, economista de LyD, la corrigió de 2,6% a 3,1%, y Sergio Gogoy, economista jefe de STF Capital, avanzó de 2,4% a 3%.

Con este cambio en las perspectivas, van quedando atrás las proyecciones que en septiembre hizo el Banco Central en su Informe de Política Monetaria (Ipom) de 2,4%.

Para enero de 2021 también hubo alza: los forward pasaron de 0,23% a 0,34%.

Las razones

Las razones que explican este cambio de escenario son variadas, pero entre las principales están los mayores recursos por el primer y posible segundo retiro del 10% que seguirá impulsando la demanda, algunos quiebres de stock en productos del comercio como electrodomésticos y autos nuevos. Ahora último se está sumando el alza de 14,9% que acumula en el mes el precio del petróleo, lo que impacta directamente en el precio de las bencinas y otros. Para los economistas todos estos factores estarán presentes durante los próximos meses.

“Esta alza del IPC para los próximos meses la asociamos principalmente a la aprobación en la Cámara de Diputados de un segundo retiro de fondos de las AFP, retiro que si se llegase a concretar podría elevar la inflación -aunque en menor magnitud- como lo fue el primer retiro”, sostiene Ogaz.

Godoy subraya que “es una mezcla de factores. En primer lugar, la persistencia del shock al alza del precio de alimentos que ha sido el factor más relevante del aumento de la inflación. El otro ha sido la mejora de la economía explicada por la apertura que ha permitido que consumo privado se manifieste y esto ayudado por el primer retiro”.

Felipe Ruiz, economista de Bci, añade que “consideramos que parte importante de las alzas en precios de bienes provienen de una recuperación de márgenes de las empresas, junto con el incremento de la demanda producto de los ingresos que han recibido los hogares en el último tiempo. Para adelante, es posible que el nuevo retiro parcial de fondos de pensiones continúe generando presiones en precios en el corto plazo y los riesgos están sesgados al alza”.

¿Quiebre de stock?

Uno de los factores que también explica la aceleración de los precios son los quiebres de stock que hubo en productos como electrodomésticos y automóviles nuevos principalmente.

“Los principales productos que se verán más afectados serían los tecnológicos, equipamiento del hogar y automóvil nuevo, donde el mercado no esperaba un rebote de las ventas dada la pandemia”, dice Ogaz. Sin embargo, agrega que el comercio en general está mucho mejor preparado con este segundo retiro que con el primero". Grünwald sostiene que “es de esperar que el precio de renovación de stock se realice a niveles mucho más altos que los actuales. Hay que considerar, además, que el tipo de cambio ha aumentado 20% en términos anuales si comparamos el segundo trimestre de este año con el mismo período de 2019. Es decir, la renovación de stock de bienes importados es más cara”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.