Pasemos del “hay que” a “tenemos que”

Vistas Santiago

Foto: Andres Perez

Si se mantiene el escenario actual, todo hace pensar que el año 2020 será uno más en que tendremos cifras lamentables en seguridad vial, con potencialmente más muertes de trabajadores a causa del abandono de esta problemática en el país.




Hoy en Chile los temas son muchos, todos relevantes, todos urgentes. Vemos que hay conversaciones que logran avanzar, otras que se vuelven nudos ciegos. Una agenda social llena de reformas de las más variadas temáticas y enfoques con los que, como país, estamos abordando las carencias que se han hecho manifiestas en nuestras pensiones, salud y el marco regulatorio laboral. Sin duda, esta agenda influye de forma determinante en la manera en que nos estamos conduciendo.

Frente a esto, me preocupa observar la sensación anímica del país. Nos encontramos ante un contexto de división, que transita desde la esperanza de cambio para algunos, al miedo y la impotencia para otros. Y lo que como país tenemos que tener presente, es que para que las cosas cambien, no debemos seguir haciendo lo mismo. Las crisis son las que gatillan procesos de mejora para países e instituciones y, muchas veces, la creatividad aflora en la búsqueda de soluciones ante la necesidad de salir de la angustia y alejarnos de la incompetencia.

En este sentido, desde lo que nos concierne en materias de prevención de accidentes y la administración del seguro de accidentes laborales y enfermedades profesionales, ya existe una agenda de temáticas relevantes y urgentes, que no debemos descuidar, pero que parecen no estar del todo en sintonía con las conversaciones que como país estamos teniendo.

Hace un par de semanas, Conaset hizo pública la cifra de siniestros de tránsito con resultado de muerte, que en 2019 nuevamente superaron las 1.500 personas fallecidas por esta causa. Además, desde octubre, los accidentes de trayecto se han incrementado de forma importante, por efecto de las condiciones de borde como los daños en infraestructura vial, semáforos, calles y cambios en las rutinas de trayecto para contar con rutas más seguras.

Frente a esto, sólo podemos decir que, si se mantiene el escenario actual, todo hace pensar que el año 2020 será uno más en que tendremos cifras lamentables en seguridad vial, con potencialmente más muertes de trabajadores a causa del abandono de esta problemática en el país, es por eso que, como Mutual de Seguridad, nos urge alertarlo y trabajar en solucionarlo. Los accidentes viales son una de las principales causas de muerte de los chilenos. No discrimina, ni distingue sexo, edad o condición social, y no tiene perspectiva de parar, sino de empeorar, con efectos nefastos para familias y empresas del país. Creo que la mayor tragedia frente a los accidentes de tránsito radica en la actitud completamente anestesiada con que los vemos ocurrir y no trabajar para enfrentarlos. Al riesgo de sufrir un accidente vial estamos expuestos todos y cada uno, ya sea en nuestra calidad de pasajero, peatón, conductor o ciclista, porque como se dijo anteriormente, este riesgo no discrimina.

Tal como lo han hecho la mayoría de los países con una cultura vial desarrollada, las dos palancas para disminuir los accidentes de tránsito son la capacitación y la educación por un lado, tanto como la fiscalización o lo que llaman "el garrote" a los infractores de la ley de tránsito, para lo cual es necesario y así se había propuesto, un aumento de la fiscalización con innovación y tecnología, sobre todo frente a las principales causas de siniestros con resultado de muerte, como exceso de velocidad, conducir con alcohol y uso de distractores como el celular. A la fecha, el mayor ente fiscalizador, quien soporta el cuidado del comportamiento en nuestras calles y carreteras es Carabineros de Chile. Bien vale la pena preguntarse si esta noble institución está en condiciones de asumir dicha tarea importante, dado el contexto de urgencia de resguardo de la seguridad pública.

Por todo lo anterior, como Mutual de Seguridad estamos convocando a empresas, gremios, políticos, trabajadores y a todo habitante de nuestro país, a tomar conciencia y volcarnos a la acción. Demos juntos pasos decididos y mucho más comprometidos, para dejar de decir "hay que" y pasar a los "tenemos que". Como Mutual de Seguridad, ofrecemos a todos y por todos los canales de conexión disponibles, nuestra experiencia y acompañamiento en esta tarea, que es noble, urgente y que, de tomarla, significará un bienestar inmediato para Chile.

Comenta