Plaza Italia: Tres de cada cuatro comercios están cerrados

Un estudio de Equifax-Mapcity arrojó que el 73% de los recintos cercanos a la llamada Zona Cero se encuentra cerrado. El rubro más afectado corresponde a los restaurantes, cafés y locales de comida rápida. Mientras, un 14% de las empresas ubicadas dentro del sector suspendió actividades tributarias durante la pandemia.




Muchos comerciantes y hoteleros están en pleno proceso de reconversión de sus establecimientos para cumplir con los protocolos sanitarios y, así, recibir al público después de seis o más meses cerrados. Los que ya lo están haciendo se adaptan con el paso de los días a la nueva normalidad. Pero los locatarios en la zona de Plaza Baquedano y sus alrededores enfrentan una complicación adicional que los aleja de una pronta reapertura. El sector se consolidó como el epicentro recurrente de las manifestaciones tras el estallido social y, con la reactivación de las protestas, los planes de los propietarios de reabrir sus negocios se vieron postergados ante el temor a ser saqueados o quemados nuevamente.

En pocas semanas se cumplirá un año de los saqueos al hotel Principado de Asturias, el restaurante La Hacienda Gaucha y la fuente de soda La Terraza. Desde entonces los tres están cerrados. El histórico Hotel Crowne Plaza, donde trabajaban alrededor de 300 personas, todavía mantiene el blindaje que instalaron el año pasado para protegerse de destrozos o incendios. El estallido social los encontró en pleno proceso de remodelación.

En un recorrido por las calles aledañas a Plaza Italia, se puede ver que en una cuadra, donde en el pasado hubo diez locales operando, actualmente sólo dos están abiertos. Según un estudio realizado por Equifax-Mapcity, en base a un sondeo a 60 establecimientos del barrio, un 73% de ellos están cerrados. Este porcentaje de cierre es mayor al 52% que arrojó un análisis elaborado en enero de este año, tres meses después del estallido social y antes de que se reflejara el efecto de la pandemia. El Covid fue el segundo golpe que sufrieron los establecimientos de la zona cuando apenas se reponían del impacto de la crisis social.

El rubro más afectado corresponde a los restaurantes, cafés y locales de comida rápida, con un total de 16 locales cerrados (67%), seguido por el segmento comercio en general, con 14 locales cerrados (78%). En el rubro hospedaje, el 71% de los recintos no están operando.

“El cierre de locales en la zona de Plaza Baquedano se explica por dos grandes factores. El primero es el estallido social, que provocó que los locales debieran bajar la cortina para evitar destrozos a partir de octubre. Hacia fines de año y principios de 2020 hubo cierta normalización, salvo los días viernes, pero el comercio vuelve a verse afectado con la llegada del coronavirus, que es el segundo gran gatillador de cierres de local. Y lo cierto es que el formato tradicional de comercio necesita de exposición al público para subsistir”, señala Nelson Betancourt, gerente de geoanalytics de Equifax-Mapcity.

Comenta que todo el equipamiento relacionado al comercio de barrio, es decir, tiendas de conveniencia, minimarket y pequeños supermercados, son uno de los más afectados. También el comercio asociado a la actividad universitaria, como papelerías y librerías. “Los locales asociados a servicios específicos, como farmacias de cadena, presentan puertas soldadas, lo que hace pensar que hay un cierre prolongado de esos servicios. Lo mismo pasa con el banco del sector”, añade.

El análisis de Equifax-Mapcity también muestra que de un total de 250 empresas ubicadas dentro del sector evaluado -con dirección fiscal aledaña a la Plaza Italia-, un 14% suspendió actividades tributarias durante la pandemia y un 5% reactivó sus actividades durante el mismo periodo. El 81% restante se mantuvieron activas después del estallido social y durante las cuarentenas. Con respecto a la Ley de Protección del Empleo, un 24% de las empresas se plegaron al instrumento y en su mayoría continúan con actividad tributaria.

Futuro incierto

La Hacienda Gaucha, ubicada a pasos del Metro Baquedano, fue declarada pérdida total luego de ser incendiada y no hay certeza de si algún día será reabierta. Tampoco está claro el futuro del hotel Principado emplazado frente al Parque Bustamante, saqueado dos veces, debido a la incertidumbre que sus dueños dicen tener sobre qué pasará en los siguientes meses.

Francisco Torre, hijo del empresario Lucio Torre, fundador de estos tres recintos -apodado el Rey de Plaza Italia por todos los establecimientos que tiene en la llamada Zona Cero-, cuenta que en La Hacienda Gaucha “no hemos querido hacer nada, ni remodelar”, porque son muchos los recursos que se necesitan. Añade que tampoco han realizado arreglos al hotel y que “no se ha decidido” qué pasará con el recinto. Sí está dentro de los planes de la familia reabrir, en un mediano plazo, La Terraza. “La hemos estado arreglando, pero este mes de octubre no quisimos hacer nada, no quisimos apurar la reapertura porque está habiendo protestas todos los viernes y está muy delicada la situación”, dice Torre. “Estamos con una incertidumbre total, no solo nosotros, sino todos los locatarios, porque uno no puede trabajar tranquilo, además no anda público, la gente tiene miedo, es una zona catastrófica, por decirlo de alguna forma”, remarca.

La mayoría de los locales que están operando actualmente lo hacen a puerta cerrada, enfocados principalmente en el formato de delivery. Muchos de ellos son dark kitchen. Varios establecimientos -cuentan los locatarios del sector- permanecen cerrados a la espera que pase el aniversario del 18-O y el plebiscito del 25 de octubre. Los pocos que están atendiendo público presencial, si pueden hacerlo con normalidad, apenas llegan al 50% del nivel de ventas que un día cualquiera previo a la pandemia o estallido social lograban conseguir. Estas ventas están determinadas en gran medida por la cantidad de gente que transita en el área y el flujo de personas que atrae la estación Baquedano del Metro.

La ex Fuente Alemana hace dos semanas abrió sus puertas tras seis meses cerrados. Eso sí, lo hicieron bajo un nuevo nombre, Antigua Fuente, luego que la sociedad creada hace 60 años llegara a su fin. Su socio, Carlo Siri, también es el presidente de la Asociación Gremial Barrio Plaza Italia, que se creó precisamente para enfrentar la situación que los aqueja. El empresario, en vista de la reactivación de las protestas, no descarta que la cifra de locales cerrados aumente en el futuro.

“En la medida que en la zona no haya orden de una vez por todas, si eso no se logra, varios locales más se van a ir de espaldas, porque aquí si tú no puedes trabajar todo el día, las ventas no dan para mantener los locales, más aún con la pandemia, porque mientras no estemos en Fase 4, solamente podemos atender para llevar o en la calle. En mi caso particular, atender en la calle es muy complicado, porque estoy frente a un paradero”, dice.

“Nosotros, como asociación, pedimos que se restablezca el orden en Plaza Italia, ni siquiera estamos pidiendo plata ya, que nos ayuden ni nada, porque en estricto rigor no nos sirve de nada que nos pasen plata si no podemos trabajar. Podemos postular a créditos Covid, pero si no podemos trabajar, no vamos a poder pagar. Nosotros toda la vida hemos estado acostumbrados a que aquí haya marchas y no tenemos ningún problema, es más, creo que todos en cierta medida estamos también de acuerdo con todas las reivindicaciones sociales que se han planteado en temas de salud, educación, pensiones, pero el problema aquí es la forma de cómo se está activando esto”, añade.

ProUrbe Gestión Inmobiliaria tiene en cartera varios locales en Plaza Baquedano. Su gerente general, Víctor Danús, cree que muchos no se van a abrir en el corto plazo. “En la zona ha ido aumentando la vacancia. Vemos que los locales en oferta se publican al valor de mercado, pero los dueños están abiertos a negociar y recibir ofertas agresivas. Sin embargo, no hay empresas interesadas en Plaza Baquedano”, señala. Finalmente, el análisis que hacen los potenciales interesados es que el factor riesgo es demasiado alto como para instalarse ahí.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.