Chile es el tercer país de Latinoamérica donde menos se confía en la gente

SANTIAGO 03 MARZO DEL 2014GENTE EN EL PASEO AHUMADA FOTO: REINALD

El estudio además mostró que los ingresos socioeconómicos no son un factor determinante a la hora de confiar en los demás.


Ipsos lanzó su más reciente informe “Confianza Interpersonal en el mundo”, el cual muestra la opinión de más de 22.500 personas en 30 países, con el objetivo de medir la percepción sobre el grado de confianza que existe entre la ciudadanía, analizando factores como los el estado civil, grado de estudios, nivel socioeconómico, género, entre otros.

En promedio, de los 30 países encuestados, el 30% dice que se puede confiar en la mayoría de las personas, siendo China e India quienes tienen el porcentaje más alto con un 56%. A nivel nacional, solo un 20% de los chilenos adhiere con esta consigna, siendo el tercer país de Latinoamérica con la puntuación más baja, sólo superado por Perú (17%) y Brasil (11%).

“Sólo una de cada cinco personas en Chile cree que es posible confiar en la mayoría de la gente. Resultado que es expresión de una fuerte de crisis de la confianza interpersonal y que también se relaciona con falta de confianza hacia las instituciones públicas y privadas en el país. Y esta medición establece que se trata de un fenómeno que está aconteciendo con mayor intensidad en los países del Cono Sur, siendo aún más grave la crisis de confianza en Brasil o en Perú”, comenta Alejandra Ojeda, gerente de Estudios Públicos de Ipsos Chile.

Respecto a la confianza interpersonal y el género de los encuestados, en Chile los hombres tienden a confiar más en el resto que las mujeres (24% y 16%, respectivamente). Sólo en 5 de los 30 países medidos, las mujeres son más confiadas que los hombres: México, Bélgica, China, Suecia y Japón.

“La tendencia global es las mujeres confíen menos en otras personas. Ese resultado implica un complejo entramado de causas, donde una mayor visibilidad y denuncia de violencias, desigualdades de derechos y discriminación por género ha sido el contexto para una generación de mujeres más empoderadas y conscientes de su condición histórica y social, pero también menos confiadas en otras personas que no correspondan a sus grupos de pertenencia y redes sociales de apoyo. Al respecto, resulta aún más interesante preguntarse en quienes sí están confiando las mujeres hoy”, indica Alejandra Ojeda, gerente de Estudios Públicos de Ipsos Chile.

Sobre la edad de las personas encuestadas y su visión frente al resto, en Chile no existen grandes diferencias entre los diversos grupos etarios. Bajo los 35 años tienen un 18% de confianza, entre 35 y 49 años un 20%, y entre 50 y 74 años un 21%. En solamente 5 de los 30 países, los ciudadanos más jóvenes son más confiados que los mayores.

En relación a la confianza interpersonal relacionada a los ingresos del hogar, los chilenos tienden a confiar de manera similar en las personas sin importar su nivel salarial, siendo los ciudadanos con ingresos altos y medios (20%) quienes lideran en este tópico, seguido de aquellos con bajos ingresos (19%).

Los chilenos confían más en personas con educación superior/alta (23%) que en aquellos con educación media (16%). Los Países Bajos, Bélgica, Corea del Sur, Canadá, Francia, Italia y Alemania muestran una diferencia de más de 10 puntos entre los porcentajes de gente con estudios superiores y los de nivel medio que dicen que se puede confiar en la mayoría.

Frente a la relación entre el matrimonio y la confianza existente en el resto de la sociedad, en Chile las personas casadas son más confiadas que las no casadas (22% y 19% respectivamente). En general, esa tendencia se ve en casi todo el mundo, habiendo casos como China y Estados Unidos donde las diferencias entre los casados y el resto son de hasta 14% y 12% respectivamente.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Un estudio de la U. de Hong Kong mostró cuál es la posibilidad de morir para aquellos que tuvieron Covid respecto a quienes no tuvieron la enfermedad. El estudio, fue realizado a más de 150 mil personas en Gran Bretaña, utilizando registros médicos y de defunciones de ese país.