Científicos detectan un extraño e inédito elemento en la atmósfera de un nuevo tipo de planeta recién descubierto

Ilustración: Ricardo Ramírez, U. de Chile

El hallazgo fue encabezado por el astrónomo de la U. de Chile, James Jenkins y reveló un enigmático compuesto en un recién descubierto planeta del tipo Neptuno Ultracaliente.




Tras descubrir el inusual planeta tipo Neptuno Ultracaliente, hace pocas semanas, un objeto ubicado a 260 años luz de la Tierra y que tarda 19 horas en dar la vuelta a LTT 9779 (su estrella), un equipo de científicos lograron detectar un componente atmosférico aparentemente inexplicable, la presencia de moléculas, probablemente el monóxido de carbono.

“Estas son las primeras mediciones de este tipo, para un Neptuno Ultra Caliente, que prometen revelar mucho sobre la naturaleza de estos mundos extrasolares”, explica James Jenkins, astrónomo del Departamento de Astronomía de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile.

James Jenkins

“También encontramos que la temperatura del lado diurno del planeta, el lado que apunta constantemente hacia la estrella, es de alrededor de 2.000 grados centígrados. Al mirar fijamente a la estrella para observar el cambio de brillo a medida que el planeta pasa alrededor de su órbita, lo que permite medir la distribución de la temperatura alrededor del planeta. Descubrimos que hay una diferencia de alrededor de 1000 grados entre ambos lados, siendo el lado donde la luz de su estrella no llega es de alrededor de 1000 grados centígrados”, añade el también investigador del Centro de Excelencia en Astrofísica y Tecnologías Afines CATA.

Jenkins señala que lo anterior “significa que también hemos sido testigos de los efectos de los vientos que redistribuyen el calor alrededor del planeta, moviendo material caliente del lado del día al lado de la noche. Es probable que el planeta también tenga una atmósfera rica en metales, elementos más pesados que el Helio”.

Un mundo de enigmas

Jenkins fue quien proporcionó los datos al equipo de científicos norteamericanos y canadienses, para establecer el modelo de la órbita y así poder analizarlo, para lo cual utilizaron el telescopio espacial Spitzer antes de que pusiera fin a sus operaciones a principios de este año.

El astrónomo de la Universidad de Chile indica que ahora, se concentrará en confirmar algunos de los resultados y responder a interrogantes cómo “¿Las moléculas son de monóxido de carbono o de otro elemento? ¿La atmósfera es rica en metales? ¿Qué otros nuevos instrumentos debemos usar en Tierra y en el espacio para continuar la investigación?”, concluye.

Recreación artística de cómo luciría el planeta. Ilustración: Ethen Schmidt, Kansas University.

Los resultados del hallazgo aparecieron en la revista The Astrophysical Journal Letters. El hallazgo se publicó en dos artículos, el primero es “Spitzer revela evidencia de absorción molecular en la atmósfera de un Neptuno caliente LT9779b” y el segundo es "Curvas de fase del Neptuno caliente LTT9779b sugieren una atmósfera de alta metalicidad con albedo distinto de cero”.

Junto a Jenkins participaron en el primer artículo, Diana Dragomir de la U. de Nuevo Mexico; Ian Crossfield, de la U. de Kansas y Bjorn Benneke, U. de Montreal.

En el segundo, el Doctor Jenkins colaboró junto a Ian Crossfield, de la U. de Kansas; Diana Dragomir, de la U. de Nuevo México y Nicolás Cowan, de la U. McGill.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.