Cohete SpaceX con la nueva cápsula Crew Dragon despega con éxito e inicia una nueva era espacial

El cohete SpaceX Falcon 9 y la nave espacial Crew Dragon que transportan a los astronautas de la NASA Douglas Hurley y Robert Behnken despegan durante la misión SpaceX Demo-2 de la NASA a la Estación Espacial Internacional desde el Centro Espacial Kennedy de la NASA en Cabo Cañaveral, Florida, EE. UU. 30 de mayo de 2020. REUTERS / Thom Baur

SpaceX, la compañía de cohetes privada del empresario multimillonario Elon Musk, lanzó a dos estadounidenses hacia la órbita en una misión que marca el primer vuelo espacial de astronautas de la NASA desde suelo estadounidense en nueve años. Es la primera vez que se realizan vuelos espaciales con vehículos desarrollados para fines comerciales y operados por una entidad privada, en lugar de la NASA.




Que el tiempo fuera favorable era la esperanza de todos quienes estaban expectantes que a las 3.22 pm desde la plataforma de lanzamiento 39A del centro espacial Kennedy, mismo lugar desde donde despegaron los tripulantes de la misión Apollo 11, el cohete SpaceX con la nueva cápsula Crew Dragon, despegara hacia la Estación Espacial Internacional (EEI).

La nave espacial propiedad y operada por la compañía privada SpaceX, realizó con éxito el primer lanzamiento desde tierra estadounidense desde que el transbordador dejó de volar hace casi nueve años.

El cohete SpaceX Falcon 9 despegó del Centro Espacial Kennedy a las 3:22 p.m. EDT (1922 GMT), lanzando a Doug Hurley y Bob Behnken en un viaje de 19 horas a bordo de la cápsula Crew Dragon recientemente diseñada por la compañía con destino a la EEI.

Momentos antes del despegue, Hurley señalo: “SpaceX iremos para el lanzamiento. Vamos a encender esta vela”, parafraseando la famosa frase pronunciada en la plataforma de lanzamiento en 1961 por Alan Shepard, el primer estadounidense lanzado al espacio.

Crew Dragon se separó de su refuerzo de la segunda etapa a las 3:35 y minutos después entró en órbita.

El cohete SpaceX Falcon 9 y la nave espacial Crew Dragon que transportan a los astronautas de la NASA Douglas Hurley y Robert Behnken despegan durante la misión SpaceX Demo-2 de la NASA a la Estación Espacial Internacional desde el Centro Espacial Kennedy de la NASA en Cabo Cañaveral, Florida, EE. UU. 30 de mayo 2020. REUTERS / Thom Baur
Personas observan el lanzamiento de SpaceX Falcon 9 y la nave espacial Crew Dragon desde el Centro Espacial Kennedy de la NASA, en Cabo Cañaveral, Florida, Estados Unidos, el 30 de mayo, 2020. REUTERS / Scott Audette
Otra imagen del cohete SpaceX Falcon 9 y la nave espacial Crew Dragon al despegar desde el Centro Espacial Kennedy de la NASA en Cabo Cañaveral, Florida, EE. UU. 30 de mayo de 2020. REUTERS / Joe Skipper

Clima a favor

Con tres días de atraso por la tormenta el miércoles pasado, los astronautas Douglas Hurley y Robert Behnken, debieron enfrentar un pronóstico incierto para su segundo intento de lanzamiento. Se hablaba de una probabilidad de 50-50 de condiciones aceptables y al mismo tiempo de lluvia, nubosidad y actividad eléctrica, condiciones que afectan las reglas de seguridad.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, aborda hoy el Air Force One para viajar a Florida para observar el lanzamiento del cohete SpaceX Falcon 9 y la nave espacial Crew Dragon, desde la Base Conjulnta Andrews, Maryland, EE. UU. REUTERS / Jonathan Ernst

Pero como Hurley y Behnken tuitearon antes, el mal tiempo y los matorrales de lanzamiento son algo normal cuando se trata de lanzar cohetes y, aunque los retrasos son frustrantes, la seguridad del vuelo es la consigna.

“En mi primer vuelo STS-127 en Shuttle Endeavor, fregamos 5 veces en el transcurso de un mes en busca de desafíos técnicos y climáticos”, dijo Hurley. “Todos los criterios de confirmación de lanzamiento se desarrollan mucho antes de cualquier intento. Esto hace que la decisión correcta de fregado / lanzamiento sea más fácil en el momento”.

Pero el clima no impidió el lanzamiento. “Vamos a lanzar astronautas estadounidenses en cohetes estadounidenses desde suelo estadounidense, y lo haremos con la prioridad absoluta de ser la seguridad de nuestros astronautas”, dijo el viernes el administrador de la NASA, Jim Bridenstine, a los periodistas. “La seguridad es la máxima prioridad, y en eso estamos enfocados”.

Hurley y Behnken supervisarán una cita en su mayoría automatizada con la estación espacial, atracando en el puerto delantero del complejo de laboratorio alrededor de las 10:30 am del domingo.

Los astronautas de la NASA Bob Behnken, de 49 años, y Douglas Hurley, de 53, expilotos militares que se unieron a la agencia espacial en 2000, despegarán hacia la Estación Epacial Internacional (ISS).

La misión se desarrolló en medio de las restricciones impuestas para contener la pandemia del nuevo coronavirus, lo que obligó a los tripulantes a permanecer en cuarentena durante más de dos semanas y someterse a múltiples exámenes de COVID-19.

Por ello, esta vez no hubo una multitud de espectadores reunidos a distancia para observar el lanzamiento, como es habitual en estos eventos.

Los astronautas de la NASA Douglas Hurley y Robert Behnken saludan a sus familias antes del lanzamiento de un cohete SpaceX Falcon 9 y la nave espacial Crew Dragon en el Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral, Florida, EE. UU., 30 de mayo de 2020. REUTERS / Joe Skipper

Alianza con privados

Se espera que Hurley y Behnken permanezcan a bordo de la estación durante al menos seis semanas y posiblemente hasta cuatro meses, ayudando a Cassidy con una lista completa de investigaciones y, posiblemente, con una o más caminatas espaciales para instalar nuevas baterías de paneles solares y completar la instalación de Una plataforma experimental europea.

El presidente Donald Trump y el vicepresidente Mike Pence visitaron Cabo Cañaveral para presenciar el inicio de la misión. “Es increíble, el poder, la tecnología”, señaló Trump luego de ver en el lanzamiento.

Es la primera vez que se realizan vuelos espaciales con vehículos desarrollados para fines comerciales y operados por una entidad privada, en lugar de por la NASA, que históricamente se había hecho cargo de todo el procedimiento para llevar estadounidenses a la órbita.

El presidente Donald Trump y el vicepresidente Mike Pence visitaron Cabo Cañaveral para presenciar el inicio de la misión. “Es increíble, el poder, la tecnología”, señaló Trump luego de ver en el lanzamiento.

Klaus von Storch, ingeniero aeroespacial y candidato a astronauta chileno, destaca que con esto rompe de alguna forma con la dependencia que tiene la NASA de Rusia. “Pero además viene a catalizar un mercado privado de órbita terrestre baja, que le deja una apertura al sector que está creciendo que es el sector turismo espacial y las oportunidades que tienen las empresas, hay muchas industrias que no se perciben en el día que se benefician de acceder al espacio como la industria farmacéutica”, sostiene.

La tecnología privada que tienen SpaceX, dice von Storch, induce a una reducción de costos, pero también implementa altos estándares de tecnología, “Dragon tiene pantallas touch, no hay miedo en implementar tecnología de punta y yo lo valoro porque abre las puertas, tal como lo dijo el director de la NASA apunta a que no solo la NASA tenga el acceso sino que abre las puertas a que el sector privado tenga esa oportunidad”.

Comenta