Columna de Opinión de Iván Suazo: “Democratizar el conocimiento”

Foto: AP


Congreso Futuro es el evento de divulgación científica más importante de Latinoamérica y el cuarto más grande del mundo, pero pocos saben que es el único que tiene un vínculo con el poder político, precisamente porque todo comenzó como una propuesta legislativa. Una idea que inicialmente tenía el objetivo de recabar información para crear proyectos de ley se amplió a presentaciones públicas, invitando a participar a universidades, empresas y a la sociedad en su conjunto. Siendo hoy uno de los pocos espacios en los que se encuentran la ciencia, la política y la ciudadanía.

Gratuito, masivo y abierto a todo público, por primera vez en los 12 años de historia de este encuentro, estuvo presente en todas las regiones del país -de Arica a Magallanes- con eventos desarrollados en paralelo y exposiciones internacionales, nacionales y locales. También por primera vez Futuristas, su side event destinado a niñas, niños y adolescentes este 2023 se desarrollará fuera de Santiago. Eventos que no son de “especialistas para especialistas”, sino más bien de una instancia de divulgación científica en los propios territorios, fundamental para avanzar en el desafío de democratizar el conocimiento.

Foto: FEF

Eso, en un contexto como el actual, marcado por la incertidumbre cobra mucha mayor relevancia. Los cambios sociales y económicos de los últimos años, los enormes retos que supone el cambio climático, plantean a la humanidad un desafío muy importante: decidir qué futuro quiere y qué acciones tomar para construirlo. Para esto es fundamental la generación de diálogos que permitan llegar a puntos en común entre distintas perspectivas. Ampliando horizontes para formular en conjunto posibles respuestas a determinados inciertos escenarios: soluciones creativas y sustentables para un mejor futuro.

*Vicerrector de Investigación y Doctorados de la Universidad Autónoma de Chile

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.