¿Cómo fortalecer el sistema inmune en tiempos de coronavirus?

Las defensas del organismo juegan un papel fundamental en el combate contra virus como el SARS-CoV-2 ¿Cómo hacer para mejorar las defensas?


La cifra de contagiados con Covid-19 aumenta diariamente. Cada virus que pueda entrar al organismo es asimilado y combatido por el sistema inmune. Pero, ¿cómo podemos reforzar las defensas de nuestro cuerpo para afrontar esta crisis sanitaria?

Hasta ahora, no se sabe con total certeza cómo el sistema inmune responde al coronavirus. En distintas partes del mundo realizan investigaciones para entender cómo el cuerpo se defiende de la invasión viral, y así crear principios activos que evite la proliferación del virus y disminuya su contagio.

Eso sí, “existen medidas para inmuno-estimular el organismo, y eso depende de cada paciente, porque son muchas las causas que generan inmuno-supresión”, explica Lorena Jiusan, inmunóloga de Clínica Alemana. Aunque, es imposible determinar recomendaciones universales para toda la población, existen algunas acciones que pueden mejorar el sistema de defensas.

Las deficiencias inmunológicas pueden tener origen primario, desde antes de nacer, o secundarias. Estas últimas son las más habituales en la población y tienen que ver con déficit nutricionales. “Tanto la desnutrición como la obesidad generan alteraciones en la función del sistema inmunológico, muchas veces cuando faltan vitaminas u oligoelementos como el zinc, se debilita la función defensiva”, agrega la doctora Juisan.

Otras alteraciones metabólicas, como los pacientes diabéticos o con niveles anormales de glicemia, también son factores de comprometer un completo funcionamiento del sistema inmune.

En 1987 se publicó en la revista American Society for Clinical Nutrition, un artículo realizado por el ya fallecido doctor chileno en nutrición clínica, Carlos Castillo Durán, donde explica una relación entre la falta de oligoelementos esenciales, como el zinc y el hierro, y la aparición de enfermedades respiratorias y digestivas. Todas ellas, relacionadas con un debilitamiento del sistema inmune.

Los mariscos, así también la carne de vacuno y las semillas de chía y sésamo son una buena fuente de zinc. Este mineral también se puede encontrar en derivados de los lácteos, chocolates y verduras como la espinaca y la acelga.

Sin embargo, un trabajo del Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Universitario La Paz, en Madrid, intentó establecer en 2017 una relación entre la alimentación y el cuidado del sistema inmune en pacientes hospitalizados. Los resultados fueron inconclusos, ya que encontraron que el organismo funciona de distintas formas para distintos virus que puedan ingresar al organismo, y por ende, su recuperación inmunológica a través de la alimentación también varía.

Ingerir alimentos ricos en zinc y hierro no necesariamente garantiza una pronta recuperación de infecciones como el coronavirus, pero sí están relacionadas al fortalecimiento del sistema inmune.

Salud mental como factor

Los niveles de estrés también juegan un rol importante en el manejo de las defensas y el sistema inmune. Un estudio realizado por la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston, en 1994, indica que el estrés altera la resistencia del huésped a la infección, así como los efectos inmunomoduladores de los mediadores del sistema inmune, liberados en el cerebro. Es decir, las defensas del organismo suelen disminuir cuando existen cuadros de estrés en las personas.

Bajo el contexto en el que estamos, no es difícil pasar por un episodio de estrés frente a la emergencia sanitaria que atraviesa el mundo. Sin embargo, “en estos tiempos el llamado es a la calma, cada uno sabe cómo le acomoda más el manejo del estrés. Por lo tanto, si puede hacer actividad física en el domicilio, o si puede sentarse un minuto y hacer meditación, esas medidas ayudan para que funcionalmente nuestro sistema inmune no se deteriore”, explica Juisan.

Comenta